VENDEDOR DE QUESOS

Me hubiera gustado conocieras a Simón de joven…hoy no, a sus noventa años está recluido en la soledad del monte y en el silencio de las neblinas…

De alguna manera su modo de andar, me recordaba mi andar por la vida….yo recorriendo los caminos para conocer distancias, él para vender sus quesos y así por unos pesos, ganar la vida….

Aún lo recuerdo con su caminar despacio, terciado al hombro el costal de quesos y saludar sin voltear a verme….su sombrero blanco, pulcro acariciaba el viento en su derecha mano y un buenos días rompía el silencio…así bajaba Simón del monte a vender al pueblo sus sabrosos quesos….

En su mudanza semanal para bajar al pueblo, le acompañaban el canto de los jilgueros y las hierbas elásticas de los arroyos verdes….sobre la arena las huellas de sus huaraches y el recuerdos de sus silbido fresco….así recorría el camino para vender sus quesos….

Después le perdí la huella, me perdí en el desierto de mis ocupaciones, media vida después regresé al monte y fui a verlo a su cabaña…..sentado fuera del jacal encontré sus restos….un hombre delgado, bastón en mano, sin dientes y sin rebaño….

Medio reconoció mi voz…..después se quedó en silencio.

Me hubiera gustado conocieras a Simón de joven…..ahora no, pues en su cuerpo no detuvo el reloj del tiempo.

Like en voces cruzadas bcs se agradece y más si se comparte.