TIJERAS DE PODAR

Hace rato que no escuchaba una historia tan dramática….y la verdad no pensaba escribirla hasta el año nuevo….pero….Don Benito tiene el alma abierta y la humildad de los geranios cuando el sol se oculta….se dobla, pero no se quiebra…

Es jardinero y tiene una esposa, seis flores hijas y a su hijo Martín por nombre…o lo tenía….

Juntó los aguinaldos, el mes y lo que pidió prestado y a su papá le avisó la nueva….compraría un auto….

Don Benito lo escucho en silencio y le pidió esperara a que pasaran los tiempos malos….como respuesta, recibió el enojo y el anuncio que se iría de casa….

Total, auto nuevo, donde quiera se alojaria….ni siquiera vió a su madre tras las ventanas la bendición enviarle….

Pasaron los días y los vientos helados…la vida siguió su curso….Don Benito, su escalera, su tijera de podar…y su andar cada día más marchito…Su hijo, su auto….su soledad…..

Y el destino hace sus travesuras…cruza las líneas de la vida buena….y de la vida ingrata….

Ahí por la calle aquella….Don Benito, sus pies cansados y su escalera a cuesta, amarradas las tijeras y el sudor que baña su piel morena….y en sentido contrario viene un auto limpio….él baja la mirada, pues lo reconoce…..

Siente el soplo del viento alzar sus instrumentos…..y un ángel en voz calmada:Padre mío, mil perdones….de qué me sirve un auto nuevo, si en sus asientos usted, mi madre y mis hermanas no van sentadas….

Si, en la soledad de la noche no duermo y el canto de los grillos de mi casa extraño………

Observo a Martín y su historia incompleta queda….yo en silencio levanto la mirada y veo en el cielo algunas nubes y caen algunas gotas de lluvias a sabor salado.

Like en voces cruzadas bcs se agradece y más si se comparte