LOS SOLES NUNCA MUEREN

Nosotros, sus alumnos los de entonces ya no somos los mismos…ayer me enteré de su partida y retorné unos años…

Retorné como el retornó a su tierra después de haber sembrado en la tierra nuestra…me embriagó la alegría de los buenos recuerdos….

Su balón, la clase al aire libre….su sonrisa eternamente agradecida con la vida…así fue siempre, un hombre feliz en la convivencia con nosotros, sus alumnos, gaviotas efímeras…

Ayer retorné a los años viejos y su pronta ausencia me llenó de tristeza amorfa…

Un maestro que en sus enseñanzas nos regaló unas alas y en su honradez la cara de un hombre grande….

Ayer me enteré de su partida….y un poco de mí muere en ello….mis nostalgias, los tiempos idos, los años adolecentes….

Ayer me enteré de su partida…y un mucho de mí renace en ello….su andar, su ejemplo, ejemplo que no fallece nunca….

El maestro René Ortega Nava, fue un sol de los que nunca atardece y por lo tanto nunca nunca mueren….

Like en cualquier publicación de voces cruzadas bcs se agradece..