LOS BIROTES DUROS

Ni el último emperador cochimi fue esperado con el ansia que mis veintitrés alumnos serranos me esperaron ese lunes de lluvia temprana…

El viernes anterior bajé al pueblo y les prometí llevarles un poco de pan para que a los pies del follaje verde y en las banquetas de la escuela lo degustaramos….obviamente ellos pondrían el café de talega, la leche de cabra y el hambre….

Sábado y domingo se corrió la voz….de rancho en rancho, de vereda en vereda, de voz en voz…

Y yo inocente en el pueblo en caja de cartón, conchitas, ojos de buey, panuchos, trompadas y una excelsa ración de birote de oferta….

Hijo los birotes están un poco duros dijo mi madre…déjalos madre que de algo han de servir….

Arrastrando mis buenas penas en la soledad serrana, con música ranchera y el corazón ufano seguí el camino húmedo para llegar temprano….

El ondear del lábaro patrio devisé a los lejos….una roca de buen tamaño obstruia mi vista y el patio de la escuela rural susurraba sus secretos ….

En la madre !….exclamó mi espíritu…cerca de cincuenta rancheros acompañaban a mis alumnos….autoinvitados al convite….

Hace tiempo regresé a esos lares….una sonrisa dibujó mi frente….como chingados hice para que todos alcanzaran….

Quizás…..

Fue el milagro de la multiplicación de panes, los birotes duros o quizás el corazón de todos.

Like en voces cruzadas bcs se agradece y más si se comparte.