LOS AMANTES DE ADOLFINA

Siguiendo con la terapia amiga, Adolfina, la señora de amplias caderas y un corazón más grande que la sierra que cobijaba nuestra escuela, me mandó llamar un día….

Un tufo a vino artesanal y una música norteña, me revelaron la nostalgia estaba a prueba….una blusa floreada cubría sus turgentes pechos y un cigarro hablaba de una Adolfina dispuesta a hablar…

Tuve cinco parejas, soltó el tema y me quedé callado….sus cuarenta años, ojos negros y el pelo recogido la hacían más bella….pero solo uno me llenó completa, reveló serena….Juan, el cabrón de Juan…

Era cabrón de marca profe, un día me hizo el amor siete veces….aún me duele la espalda y los resortes de la cama…cree que un día le dió por traerse un libro y practicar posiciones….y yo de pendeja que le sigo el juego….

No me sube al tronco central de la cabaña, pelada y con la soga al cuello ?

Dizque la posición del ahorcado…

Pero era a toda madre…un día de cabrón me trajo unas rosas rojas de la casa de su madre, se enteró su esposa y que viene por ellas….

Me besaba en todas partes y me decía cosas raras, refugio de zorrillo, pelambre de la noche oscura y mis piernas peludas le encantaban tanto…..yo tuve la culpa se muriera…lo forzé, aunque no debiera…

Se quedó quietecito entre mis brazos y se fue muriendo pelado…murió feliz, la raza dice murió arriba del guayabo…no sé a que se refieran….

Se queda callada….me quedo callado…

Ternura me dan las charlas e inocencias de Adolfina.

Like en cualquier publicación de voces cruzadas BCS se agradece