EL TORVO FELIPE

Después de mil años volví a Huella de Liebre, rancho siestero en las faldas de la montaña…..

Aproveché las lluvias de los últimos días y siguiendo sus ladinos llantos me apersoné en sus arroyos….

Dormí bajo el cielo estrellado, sobre el catre metálico que llevo a todos lados…el Jeep aún tenía en sus laderas, lodo y otras cosas….verdad, mentiras…

Me puse los anteojos y me senté sobre el borde de la camacatre….camiseta sobaquera, pantalón livais y calcetas blancas, como pijamas….

Me despertó el murmullo de las voces al otro lado de la cocina….entre el aroma a café caliente de grano y la alfombra de tortillas de harina alguien se quejaba de las lluvias recientes….

Me asomé como gato mestizo, silencioso y curioso….sobre un caballo moro, estaba el dueño de los quejos….

Felipe, el hombre que solo vive más allá donde se pierde el horizonte….su sombrero machado ha dejado de ser blanco, un cigarrillo entre sus labios resecos por el aire….

Una camisa a cuadros, un pantalón largo y unas botas que una vez fueron botas…hilachas son ahora…

Ese es su porte….

Descubre mi cara que por los palos blancos asomo…

Aprovecha y me hace motivo de sus malos comentarios:

Lo único pa sirven estas lluvias es pa lo que ya dije….y pa que uno que otro cabrón que no tiene nada que hacer venga pa ca tampoco a hacer nada, concluye.

Retrocedo y en silencio me acuesto.

Rezo y a los mil santos me encomiendo.

Like en voces cruzadas bcs se agradece y más si se comparte