Ciudad Constitución celebra su 67 Aniversario

JOSE ANTONIO MARQUEZ CASTRO·

Este 5 de febrero se festeja el 67 Aniversario de Ciudad Constitución, cuyo nombre le fue conferido cuatro años después de su fundación en honor al centenario de la promulgación de la Constitución de 1857, por eso se instituyó este día para tal celebración, aunque en realidad la fecha de su fundación fue el 10 de mayo de 1953.

Antes del nombre oficial a Constitución se le conoció como Los Derramaderos del Romerillal, El Crucero, Colonia Revolución Mexicana y Kilómetro 211, incluso alguno de estos nombres aún prevalecen en la preferencia de los habitantes de BCS, agregándole ahora la designación de “El Valle”, sin importar de qué lugar de esta región seas o hacia donde vayas, todo mundo se refiere así, de manera general: “vas para el Valle o eres del Valle”.

El 10 de mayo de 1953, como a las cuatro de la tarde, arribó, procedente de Mexicali, el primer grupo de colonos de la entonces Colonia Revolución Mexicana, el cual estaba integrada por tres familias.

Este primer grupo estuvo conformado por Luis Guiza y familia; César Mendoza y su esposa Guadalupe, y Candelario Armenta y su esposa Sabina Álvarez así como los hijos de todos ellos. Tres familias que llegaron por tierra en un camión que les enviara el general Olachea para su traslado, en un viaje que duró 12 días.

La fecha de llegada de este grupo ha sido considerada oficialmente como el año de la fundación de Ciudad Constitución.

El siguiente año, en 1954, llegaría el resto de los integrantes de esta colonia, 74 familias más, que arribaron por mar en el barco Tarika procedentes de Ensenada.

Ese mismo año se nombró subdelegado al Capitán Enrique Aguilar Morales y se fundó la Escuela Revolución de 1910.

Cuando llegaron al Valle de Santo Domingo los primeros colonos, ya estaba en construcción el campamento de la Junta Local de Caminos. Ahí vivía ya don Alejo Verdugo, vecino de Palo Bola, que era el velador de la construcción. Había también un pozo a cielo abierto.

Para algunos, el año del establecimiento de Ciudad Constitución debiera ser 1952 que fue cuando se inició la construcción del campamento de la Junta, hoy Casa Amarilla; y para otros 1954, año en que llegó el grueso de los colonos de la citada colonia.

Pero ¿qué factores influyeron para que Constitución se convirtiera en tan pocos años, primero en villa y luego en ciudad, y además asumiera el rol como centro político y económico de esta zona hasta ser la cabecera del naciente municipio, desplazando en su momento a lugares más antiguos dentro de la región como Loreto y otros del mismo Valle de Santo Domingo?

Hubo varios factores que seguramente influyeron en este proceso. Uno de ellos fue la construcción del campamento de la Junta Local de Caminos y su ubicación junto al cruce del trazo de la carretera transpeninsular y el camino viejo que conectaba El Refugio con Palo Bola.

La llegada de nuevos habitantes a la Colonia Revolución quienes se establecieron frente a la Casa Amarilla, a diferencia de otras colonias en donde los dueños de los ranchos se ubicaban en su propiedad. Aquí no fue igual dado que los ranchos eran colectivos, es decir, 12 propietarios o integrantes por cada lote agrícola.

Igualmente incidió que, tanto el campamento de la junta local y el asentamiento de los colonos, quedaran junto al nuevo trazo de la carretera y a la entrada del Valle de Santo Domingo.

El establecimiento de las oficinas del Distrito de Riego número 66, de las oficinas del departamento de Colonización, del Bangrícola y las oficinas de la Asociación Agrícola Local, también contribuyó en el nacimiento del crucero.

Fue también importante la llegada de maestros, doctores, ingenieros y otros profesionistas, además de empresarios y líderes sociales que impulsaron la organización de la sociedad, conformando clubes y asociaciones que dinamizaron la naciente comunidad.

La mayoría de los colonos que venían a formar la Colonia Revolución Mexicana se retiraron de la actividad agrícola rápidamente, ante la serie de problemas que fueron surgiendo en una administración colectiva que requería responsabilidad y tolerancia, algo que no se dio, y si aunamos a lo anterior la falta de agua en gran parte de la colonia, este último fue un aspecto que agudizó el abandono de dicha actividad, por lo que terminaron dedicándose a otras diferentes como fue el caso de don Luis Guiza.

Don Luis Guiza fue uno de los primeros en dejar la agricultura, aunque eso no le resta el mérito de haber sido pionero de esta colonia; incursionó con éxito en la actividad económica en su calidad de comerciante, fundando primeramente un restaurant, el Oasis, al cual después le agregaría una cantina, un billar y baños públicos.

Fue fundador, en 1955, al igual que otras cuatro personas, del Sitio Misión, cuya base estaba precisamente frente a su restaurante. En ese mismo año, a instancia del general Olachea, comenzó a prestar servicio la empresa Autotransportes Águila, la cual se estableció en el restaurante de don Luis Guiza como terminal.

Don Luis Guiza llegó acompañado de su esposa, la señora Margarita Cardozo, y de sus hijos Teresa, Juan y Antonio, los últimos dos aún viven en esta ciudad.

La actividad comercial de don Luis Guiza, así como de la familia Garza la cual fundó la Tienda Negra y que después sería Supermercado El Crucero, incluso la familia Siqueiros, que fundaría la tienda El Campesino, y otras más que emprendieron otros tipos de negocios y servicios, darían pie al rápido crecimiento del naciente poblado.

A 67 años de su fundación Constitución se mantiene vigente, con una dinámica de crecimiento muy importante para el estado. Su actividad económica primordial continúa siendo relacionada con la agricultura, aunque la pesca, la ganadería, el comercio y el turismo son también aspectos que contribuyen de manera considerable en su desarrollo.

Ciertamente fuimos rebasados por el desarrollo del sur del estado. Antes éramos la segunda ciudad más importante de la entidad, ahora somos la tercera, o quizá la cuarta si separamos San José del Cabo de Cabo San Lucas; aun así, continuamos siendo el granero de Baja California Sur, aportando la mayor parte de los productos agrícolas que se consumen en el estado y, además, exportamos hacia el interior de la república y al extranjero hortalizas, papa, maíz, frijol, trigo, garbanzo, naranja y espárrago, también producimos la alfalfa que consumen los ganaderos de BCS.

Contamos con una estructura educativa importante y en constante crecimiento, lo que permite a los niños y jóvenes no tener que abandonar el terruño para realizar estudios profesionales y quedarse en la región para ejercer su profesión, generando nuevos negocios o sumarse a los ya existentes.

Gracias a los que llegaron a San Luis Gonzaga, a Palo Bola, a Santo Domingo, San Juan de Matancitas; a los que llegaron con Juan Domínguez Cota. Gracias a los Sinarquistas que fundaron María Auxiliadora y a los colonos que iniciaron su llegada el 49, a la gente que dejó sus hogares en la sierra para sumarse al progreso de esta región, a los que llegaron después, a todos ellos gracias por haber contribuido en el éxito de la colonización.

Quienes llegamos al Valle circunstancialmente nos enamoramos de él y nos quedamos aquí; quienes nacieron aquí lo quieren con pasión y, muchos aún, fuera de él, por razones de estudio o trabajo, lo añoran.

Quienes por causas personales se fueron a vivir a otros lares, lo llevan en el “tuétano del corazón”; así estén en Japón, Canadá, Estados Unidos, en cualquier estado de la república o en cualquier otro país; así lo constatamos en “Crónicas de Comondú”, que tiene actualmente más de seis mil miembros diseminados por todo el mundo y todos pendientes de lo que aquí sucede.

Finalmente, invito a todos a que digamos, salud ¡por estos 67 años de feliz existencia de nuestra querida ciudad!