Teatralidad de los diputados: De protagonismos y protagónicos

A mediados de la década de los cuarenta, cuentan que en el Congreso de la Unión hubo un diputado federal que interpeló a un presidente de la república, mismo que fue retirado a punta de pistola para que sus gritos y sombrerazos fueran escuchados en otra parte y no en el seno de tan honorable recinto.

Tiempos eran en los que el presidente de la república no era un ser humano si no un Dios. Habrían de pasar varias décadas para que el país, los estados y los municipios solamente gobernados por el PRI permitieran expresiones, interrupciones, teatralidades o participaciones de los senadores, diputados federales o diputados locales. El protocolo pasó de levantar el dedo durante las sesiones y el aplausómetro, a escuchar voces distintas a las del jefe nato, llámese presidente, gobernador o alcalde que rendía sus ilustres informes.

Sería a finales de los 80 cuando Porfirio Muñoz Ledo, senador de oposición al PRI, interpeló varias veces al entonces presidente de la republica Miguel de la Madrid Hurtado en uno de sus últimos informes. Recordemos que Porfirio Muñoz venía de los intestinos del gobierno Priista –había sido Secretario de Educación Pública, Presidente del PRI Nacional, entre otros cargos- y conocía perfectamente los terrenos que pisaba en el Congreso de la Unión. Aun así fue “amablemente” invitado a abandonar el recinto, llevándose el fuero en los bolsillos. Sin embargo la semilla de las interpelaciones, los protagónicos y protagonismos había vuelto a germinar.

Marco Rascón, diputado federal por las izquierdas, interpelaría al presidente Carlos Salinas de Gortari con senda máscara de cerdo en su rostro, riéndose del informe, del presidente, del protocolo y de los capitalistas. Por supuesto que gran parte de los reflectores de los medios de comunicación estuvieron más atentos a sus desfiguros  que al contenido del informe.

El propio Vicente Fox siendo diputado, pretendió con un grupo de diputados panistas, descender a los sótanos de las Cámara a revisar las boletas electorales ahí guardadas, donde supuestamente estaba el gran fraude que había hecho presidente a Carlos Salinas. El ejército mexicano impidió su entrada, y cortando cartucho pidió a los inconformes se retiraran. Así lo hicieron. “No es tiempo de morir por la patria” diría Fox camino a su vehículo.

Roberto Madrazo, del PRI, también hizo su numerito cuando incitó a diputados del estado de Tabasco a ponerse un parche en el ojo, emulando a Catalina Creel, villana de la novela Cuna de Lobos, en alusión directa al presidente Ernesto Zedillo, que había prometido al PRD entregar la cabeza política de Madrazo como un acto de reconciliación política en las más altas esferas del poder en esos tiempos.

Quizás el chascarrillo mayor, por llamarle decentemente fue el del senador guerrerense de nombre Macedonio, quien propuso que no hubiese cambio de horario, pues muchos mexicanos se confundían y no podían “echar el mañanero”, en alusión directa al acto sexual que se realiza matutinamente. Todavía las carcajadas repercuten hasta nuestros días, pues Brozo tiene un programa que se llama El Mañanero, herencia de este pasaje camaral.

Podríamos seguir enumerando anécdotas de peculiares diputados y senadores, pero creemos que es mejor aterrizar en el Congreso local en donde algunos diputados de nuestras raíces no cantan mal las rancheras.

Francisco Pancho Portela pretendió hacer pasar una Ley de Pesca a espaldas de los trabajadores del mar y recibió como regalo por su pretendido heroísmo, tomatazos que hasta el lábaro patrio mancharon y la cadena internacional Telemundo dio cuenta de ello.

Marcos Almendariz Puppo fue objeto de llamada de atención de los medios de comunicación por iniciar anticipadamente una campaña a través de seguidores en algunos eventos recientes. Protagonismo puro, fuera de contexto.

Y qué decir de la Ley Tano impulsada por el diputado Venustiano Pérez, quien tuvo que guardarla junto con su sombrero para presentarla en mejor ocasión y con el visto bueno de la burocracia. Protagonismo sin sensibilidad.

Tal vez la joya de la corona en esta teatralidad se la lleven los distinguidos diputados por Loreto, Rury Davis y Patricia Ramírez, quienes rasgándose las vestiduras, solicitan a los cuatro vientos la venida del Papa Francisco a ese destino turístico.

Y no es que nos opongamos a que venga tan distinguida persona y con su presencia ponga los ojos del mundo en el puerto de Loreto, pero estos diputados desconocen lo que implica la logística, la mecánica para traer a un personaje de este nivel. Sólo demuestran que están al nivel de los diputados anteriores, quienes en lugar de aprovechar la tribuna para presentar iniciativas de ley ganadera, minera, reserva de la biosfera… aprovechen la tribuna para reafirmar lo que ya conocemos: ignoran los temas, no leen lo que van a decir o sus asesores cobran de oquis.

 ENTRE PUNTOS

Este domingo 22 de noviembre toma protesta el Consejo Político del Partido Revolucionario Institucional, donde quedaron representados todos los grupos, sectores y organizaciones… Buena despedida para el delegado Jorge Schaffino.

PUNTO FINAL

Juan Alberto Valdivia Delegado de SEDESOL, movió las estructuras de los grupos políticos al interior del PRI, y de rebote al gabinete de Carlos Mendoza. Ya se verá.