Senaduría en el 2018, misma fórmula del 2000.

Para los políticos mexicanos la memoria es demasiada corta cuando de hacer movimientos electorales se trata, y apelan a la estrechez electoral que tiene el ciudadano de a pie, para hacer las mismas jugadas, aunque en diferentes tiempos. El político juega en distinta pista o en distinto partido y el ciudadano o se va con la finta o no tiene opción más que votar por los mismos o, en el “mejor” de los casos, abstenerse.

En Baja California Sur el escenario político ha sido de permanente cambio, pero al final las jugadas son las mismas. Recordemos la elección del 2000, donde Vicente Fox y Acción Nacional ganaron la Presidencia de la República, pero raramente las dos senadurías fueron para Rodimiro Amaya y Ricardo Gerardo Higuera, del PRD, partido que gobernaba el estado. Entró por primera minoría José Carlos Cota Osuna, del PRI.

Es decir, presidencia de la república para el PAN, senadurías de mayoría para el PRD y senaduría de menoría para el PRI. Policromía política pura.

En el 2006 con Felipe Calderón como candidato de Acción Nacional a la presidencia, se da un resultado similar: gana el PAN la presidencia, asumen las senadurías Javier Obregón y Josefina Cota del PRD –Partido en el poder estatal– y Luis Coppola del PAN en primera minoría. En el camino quedarían Roberto Madrazo y Esthela Ponce Beltrán.

 

Es decir, presidencia de la república para el PAN, dos senadurías de mayoría para el PRD y una de minoría para el PAN. Se afirma que ante el escenario de competencia entre Andrés Manuel López Obrador y Felipe Calderón, los priistas, sobre todo los cabeños, votaron a favor de Acción Nacional. Algunos afirman que por la ascendencia de Coppola, otros por los agravios de los Agúndez y los más atrevidos, por los acuerdos económicos.

Llegaría el cercano 2012 y con un margen de popularidad muy amplio de Enrique Peña Nieto, el PRI nacional designa a Ricardo Barroso y a Isaías Gonzales Cuevas, mismos que llegarían a la cámara alta por la vía de mayoría y Carlos Mendoza por primera minoría. El PRI gana presidencia de la república, dos senadurías y Acción Nacional una senaduría.

Estos movimientos electorales a favor de unos y en contra de otros han estado aderezados por la sospecha del medio voto, del  compromiso a posteriori y otros enjuagues de la alquimia electoral que mapaches nacionales y extranjeros han aplicado en los últimos años en los procesos electorales, sumados a los acuerdos y traiciones entre grupos o equipos de los diferentes partidos políticos.

Si en similares circunstancias –como todo parece indicarlo- se mueve el escenario político en el 2018, existe la posibilidad real de que el enfrentamiento sea entre el PRI y Morena, con un Acción Nacional débil, apostándole a los votos duros y un PRD que cada día se parece más al PRI.

Esto tendría repercusiones en Baja California Sur, donde seguramente ganará el PRI la presidencia, el PAN -Partido en el Gobierno Estatal- las dos senadurías y el PRI o Morena la primera senaduría de menoría.

Si habláramos de posibles candidatos en esos posibles escenarios, quizás usted pensaría que estamos demasiado lejos del 2018; sin embargo la experiencia dice que en política las campañas siguientes empiezan el día posterior a cuando terminan las anteriores. Es decir, ya hay señales de nombres, acuerdos, amarres y desamarres en todos los partidos políticos.

En Acción Nacional, que quizás sea el que menos problemas tiene, anote usted a Marcos Alberto Covarrubias Villaseñor llevando como fórmula a Lupita Saldaña o a Isidro Jordán, entre otros. Aquí el amarrado es el ex gobernador del estado.

En el PRD anote usted al Maestro Jesús Druk González y a Rosa Delia Cota Montaño, con pocas posibilidades de triunfo pero que podrían aportarle todavía algunos votos a las izquierdas. La duda tal vez sería que el maestro Druk llegue al Congreso Local por la vía plurinominal y entre al quite el doctor Josué Estrada, de Movimiento Ciudadano.

Por Morena, el gallo está más que cantado en el exalcalde Víctor Manuel Castro Cosío, y una dama como compañera de fórmula.

En el Partido Revolucionario Institucional las cosas están más claras, será Juan Alberto Valdivia Alvarado y Esthela de Jesús Ponce Beltrán como fórmula, y el orden dependerá de si es Osorio Chong o Meade Kubrieña el candidato a presidente. Si es Osorio, encabeza Esthela; si es Meade, va Valdivia.

Desde luego que en política nada está escrito, pero la historia si de algo sirve es para escribir sobre ella y más cuando ésta es reciente, y nuestra entidad en los últimos años ha caminado sobre las historias arriba brevemente descritas.

 

ENTRE LINEAS

Al que se le viene el mundo encima es al diputado Alfredo Zamora García, por tachar a los empresarios de corruptos por el tema de “tres de tres” y estos le reviran de ignorante, en un pleito que apenas empieza… Buena iniciativa del diputado Camilo Torres, del PT, sobre mayores observaciones para los espacios para discapacitados… Capoteando bien los temas de vanadio por CFE y de arsénico el doctor George Flores, secretario de Salud.

PUNTO FINAL

En esta semana darán los resultados de las auditorias forenses en el Municipio de La Paz. Todo mundo espera resultados.