PRI: Entre lo estatutario y lo político

 

  • AXXEL SOTELO, JOEL VARGAS, VALERIO SANTA ANA
  • EL TAPADO

Las cortinas de humo que el Partido Revolucionario Institucional ha soltado, producto de sus tiempos y de sus estatutos, debieran de ser fácilmente digeribles, pues en la derrota la unidad debiera ser el factor principal sin embargo, la convocatoria  para la renovación del Consejo Político Estatal solo demostró que las diferencias entre los tres principales actores no han cicatrizado, y lo peor, lejos están de hacerlo.

La reunión del día miércoles 21 de octubre por la tarde, donde fueron citados los sectores y organizaciones, con la finalidad de instalar la Comisión Estatal de Procesos Internos –que preside Anita Beltrán Peralta- y la emisión de la convocatoria para la integración de un nuevo Consejo Político Estatal dejó entrever varias cosas: la primera y más relevante, la inconformidad por escrito del senador y líder nacional de la CROC, Isaías González Cuevas, quien sabe perfectamente –al igual que todos los que asistieron- que con este tipo de actividades se inicia el proceso de renovación de la dirigencia estatal que actualmente preside el licenciado Edmundo Salgado Cota, quien a pesar de sus buenas intenciones de continuar al frente del Partido, el radar político nacional manifiesta que los relevos serán antes de lo estatutario, es decir antes del 2017.

Al hacer una evaluación del número de consejeros por cada sector, se percibe claramente que los dados se inclinan hacia las huestes de Esthela Ponce y de Ricardo Barroso, ya que es de conocimiento público que salvo una parte de los consejeros del Sector Obrero, los otros sectores entrelazan línea con Ponce y con Barroso.

Sin embargo la inquietud manifiesta por el senador Isaías González se percibe, aunque no lo dice, en que siente que en los procesos del 2012 y el 2015 quien aportó la mayor cantidad de votos fue su central, sus cuadros y sus estrategias. Cuestión que nadie pone en duda en lo que respecta al 2012, sin embargo existen serias dudas con respecto al 2015.

Pero como en política los tiempos siempre tienen altibajos, hoy cada uno de ellos –los actores- juegan sus canicas desde la posición que les dejó el 7 de Julio, después de que el PRI tuviera una aplastante derrota.

Es ahí donde el senador Isaías González ha enviado varias señales, de su interés por el partido y sus futuras aspiraciones: desde ser el único que asistió a la toma de posesión de Carlos Mendoza, para cubrir la cortesía política y al mismo tiempo enviar el mensaje de la coordinación que requiere el gobierno y la oposición para trabajar en bien de Baja California Sur.

El Senador Ricardo Barroso por su parte se perdió en los meses posteriores a la elección reciente y en vez de abanderar causas justas –los despidos, por ejemplo- denostó la forma que se entregó la administración del XIV Ayuntamiento de La Paz que presidió el mayor tiempo Esthela Ponce Beltrán, quien por su parte ha tenido un repliegue estratégico en la Cámara de Diputados, esperando que mejores vientos y mejores tiempos soplen para ella en nuestra entidad.

Es en estos escenarios que se da la reunión antes citada, misma que no tuvo el efecto necesario, porque el proceso no garantiza a ninguno de los tres actores un rumbo que permita que sus alfiles –Axxel Sotelo de la cuadra de Esthela Ponce, Jorge Vargas de Isaías González y Valerio Santa Ana de Ricardo Barroso- puedan arribar cómodamente a la dirigencia del PRI.

Lejos está el tiempo en que los priistas se pongan de acuerdo para en consenso construir la unidad que necesita el PRI y sus simpatizantes, fieles a la tradición de buscar cómo actuar inteligentemente para hacer una oposición real en Baja California Sur están equivocadamente buscando quién les cuide el changarro desde la presidencia, para, cuando vengan los tiempos electorales, tener los hilos de las nominaciones, aunque esto implique no obtener el triunfo en las urnas electorales, como quedó demostrado en el reciente proceso electoral.

Estos son los nubarrones que merodean al interior del PRI. Sin embargo, de los peores escenarios se han sacado los mejores acuerdos y quizás esa es la estrategia final: estirar la liga durante el proceso, para al final negociar las posiciones mejores y la joya de la corona: la cabeza del Comité Directivo Estatal.

ENTRE PUNTO Y PUNTO

Los Federicos se pondrán de moda, Jorge Federico Shiaffino Isunza y Juan Alberto Federico Valdivia Alvarado; uno se reintegra a labores partidistas en el PRI Nacional y otro arriba a una Delegación Federal en nuestra Entidad.

PUNTO FINAL

El tapado para el PRI Estatal podría ser Manuel Arce Delgadillo… Al tiempo.

 

 

 

 

 

http://nilsstore.com/friendzone-forum/online-dating-latin-dating-ray-ban-sunglasses-sale-canada/