PEÑA NIETO ¿UN PRESIDENTE SOLITARIO?

*NUEVO DELEGADO DEL SNTE

*FAMILIA NATURAL: LA CONTROVERSIA

 

En días recientes, las encuestadoras de mayor prestigio en el país marcaron la más baja popularidad que un presidente de la república haya tenido en los últimos tiempos. Ni Zedillo y su error de diciembre estuvieron tan a la baja como el presidente Peña Nieto, quien aparece con un 20% de aprobación contra un 80% que siente que el rumbo del país y sus políticas públicas no son las adecuadas.

Habrá que recordar que Enrique Peña fue el candidato más popular en la elección presidencial del 2012 y llegó a este cargo con un 80% contra un 20%; es decir, las cifras para él desafortunadamente se invirtieron. Algunos analistas de medio pelo  podrían creer que esta baja de popularidad del presidente de la república obedece al escándalo de “la casa blanca” o a los errores que le adjudican cuando interviene en foros nacionales o internacionales.

Pues no, lamentablemente son la inseguridad y el desempleo los dos caballos negros que la gente percibe no han sido inteligentemente abordados por el gobierno peñista, aun  cuando las cifras oficiales manifiestan que los homicidios, los secuestros y las extorsiones han disminuido en un 18%, 26% y 31%, respectivamente, comparado con el sexenio de Felipe Calderón. Y en cuestión de empleos, Peña Nieto ha logrado dos millones, mientras que con Calderón fue medio millón y con Fox doscientos sesenta mil. Lo anterior, sin contar que en los tres primeros años de EPN México creció 2.1% mientras que con Calderón y Fox no llegó ni al 1%.

Y por si estos datos duros no fueran lo suficientemente  claros y contundentes, todavía el propio Peña Nieto notifica y comenta el hecho de que tuvo el valor y la inteligencia para hacer las reformas que el país necesitaba en materia de justicia, energía y educación, entre otras.

¿Y entonces?, se preguntará usted estimado lector, ¿por qué si las cifras son tan alentadoras, no se reflejan en la popularidad del presidente? Causas puede haber varias: una, que el presidente  y su equipo de trabajo no han sabido comunicar al pueblo mexicano estos  avances de una manera creíble, y ni con todo el poderío de la grandes televisoras han logrado revertir estas tendencias, mismas que la oposición en forma sencilla pero oportuna, descalifica  principalmente en la redes y en los medios electrónicos.

Otra causa es que el gobierno de Peña Nieto descansa en las entidades del país muchísimos programas que los delegados federales o no “cacarean” o los gobiernos de los estados se los apropian y en el peor de los casos la mayoría de los delegados “nadan de muertito”, esperando mejores tiempos políticos para ser candidatos, mientras cobran puntualmente las quincenas. En Baja California Sur es notoria la hiperactividad de algunos en la promoción de su figura y no en la de los programas del gobierno federal.

Pero si usted cree que Enrique Peña es un presidente impopular y solitario, se equivoca, porque el presidente cuenta todavía, con diferentes factores que en un golpe de timón pudieran enderezar la nave.

Tiene a un PRI leal e institucional con su voto duro, 15 gobernadores priistas, la mayoría en la cámara de diputados y en la cámara de senadores y por si fuera poco los grandes empresarios del país están con él. Sumado esto a la lealtad de las fuerzas armadas.

¿Qué le falta a Peña Nieto? desde nuestro punto de vista, dos o tres cambios en su gabinete de personajes que “nadan de muertito” como Rosario Robles, Pedro Joaquín Coldwell y a los desgastados Miguel Ángel Osorio Chong y Aurelio  Nuño que no han podido con el paquete. Remoción de todos los delegados federales que tengan poco rendimiento en sus espacios de responsabilidad y una estrategia de comunicación social urgente y necesaria que permita accionar inteligentemente sobre los eventos y logros del gobierno peñista.

Por otro lado, es necesario reforzar las acciones qué a través del sistema de anticorrupción se han aprobado recientemente, para que la gente perciba que este fenómeno que corroe a todo los espacios de gobierno disminuya o desaparezca. Hay que recordar que en las recientes elecciones estatales el señalamiento de corrupción hacia varios gobernadores del PRI fue una bandera que apuntaló muy bien a los opositores del PRI, sobre todo a Acción Nacional.

Buen  rompecabezas para armar tiene Enrique Peña Nieto a mitad del sexenio.  Creemos que aún es tiempo para recomponer la percepción ciudadana de que es un mal gobernante y de que su sexenio prácticamente ya se acabó.

No hacer nada y seguir en el mismo rumbo, no solamente se estará entregando nuevamente el país a un partido distinto al PRI, sino que Peña Nieto estará pasando a la historia como el peor presidente de México de  los tiempos recientes.

 

ENTRE LINEAS

415 detenidos en diversos operativos dan cuenta de la importancia del gobierno estatal en el tema de seguridad, dice  De la Peña, secretario general de gobierno … Job Bernache Guzmán, nuevo delegado en la sección 3 del SNTE, informó José Nicolás Gutiérrez; habrá que estar atentos a su desempeño… Francisco Pelayo y Arturo de la Rosa, punteros en la Senadurías a disputarse en el 2018, Marcos Covarrubias en la lista dominar entre los primeros cuatro, claro todos por Acción Nacional.

PUNTO FINAL

El tema de la Familia Natural trae enfrascada a la sociedad en diversas opiniones, unos a favor y otros en contra,  esto en las redes sociales. La realidad se verá en los próximos días cuando se realicen eventos públicos. Ya veremos.