Islas del Parque Marino de Loreto: La Catalana

La Catalana es otra de las islas que forman parte del Parque Nacional Bahía de Loreto, el cual se ubica frente a las costas del municipio de Loreto, en la porción centro-este del estado de Baja California Sur, dentro del golfo de California. Tiene una superficie de 40.99 km2 (aproximadamente 10×4 km); su fisiografía es accidentada, una cordillera la recorre de norte a sur, caracterizada por la presencia de cañadas rocosas, con pendientes mayores a los 45°, separadas por arroyos arenosos de anchura variable y pendientes ligeras.

En esta isla, el atractivo primordial se refiere a su historia natural, pues es uno de los lugares donde hay varios casos de endemismo. Uno de los más interesantes lo constituye la serpiente cascabel (Crotalus catalinensis), cuya principal característica es que, a diferencia de otras serpientes del mismo género, no posee cascabel ya que tiene únicamente un botón al final de la cola, aunque es igualmente venenosa. Su tamaño promedio es de 80 cm. de largo, tanto las hembras como los machos presentan dos tipos de coloraciones: café y gris claro, y los machos son ligeramente más grandes que las hembras. Su abundancia es alta y su dieta básica la constituye un roedor, también endémico de la isla, y lagartijas. Es importante que los visitantes tengan presente que la víbora se mantiene activa durante todo el año y se desplaza invariablemente sobre el suelo pero con predominancia bajo la hojarasca y no restringe su distribución en la isla a ningún hábitat en particular, se le puede encontrar en las planicies, fondos de cañadas y cauce de arroyos, así como en las partes medias y altas de los cerros, tanto en laderas rocosas como pedregosas, o en el matorral próximo a la playa, donde puede tener sombra para evitar los rayos del sol y las altas temperaturas del suelo durante la primavera y el verano, por lo que es importante evitar las caminatas en la isla, sobre todo al atardecer.

Otra particularidad de la Isla Catalana se refiere a la vegetación, también endémica, en ella hay predominancia de copal, torote rojo, matacora, palo fierro, que en la isla crecen en calidad de matorrales, mientras que en tierra firme la mayoría son árboles de tamaño normal. Complementa la vegetación abundancia de Pitahaya dulce y Pitahaya agria, así como cardones y una especie endémica de biznaga gigante que normalmente sobrepasa la estatura de un hombre, y no es extraño que lleguen a medir hasta tres metros de altura.

El agua dulce que existe se obtiene de dos pequeños manantiales y de las acumulaciones estacionales en oquedades y depresiones[1].

Durante las diversas temporadas de pesca, los pescadores de comunidades de la península de Baja California se instalan en campamentos pesqueros temporales, ubicados en el sur y en algunos sitios del oeste de Catalana. La isla es visitada frecuentemente por turistas que arriban en cruceros que se anclan en las ensenadas del sur, algunos de los cuales solo bucean y otros recorren parte de la isla.

A pesar de que la abundancia de la víbora en la isla es alta, es considerada como una especie vulnerable, por el hecho de encontrarse en un ecosistema frágil, susceptible a la acción del hombre. Por otra parte, la importancia de los roedores en su dieta, la hacen dependiente de este recurso, lo que representa un riesgo potencial para su sobrevivencia, ya que si éstos disminuyen dramáticamente, ya sea por sequías prolongadas o por la depredación de los gatos asilvestrados,[2] que algunas personas han dejado en la isla, que aunque han sido erradicados recientemente, pudieran nuevamente ser introducidos en ella, y entonces la serpiente se vería en problemas para la obtención de su alimento y su conservación.

Dado que se vislumbró a la educación ambiental como una ayuda para evitar nuevas introducciones de gatos a la isla, se llevaron a cabo diversas actividades con el sector pesquero, con el fin de que comprendieran los beneficios de la conservación de los recursos naturales de la isla y así respetaran la importancia de su endemicidad, cuidando de las serpientes de cascabel, como de otros reptiles.

De acuerdo con lo ya mencionado y los diversos estudios realizados se ha concluido que: la víbora de Isla Catalana debe cambiar su estatus en la Norma Oficial Mexicana 059 a Protección Especial.

BIBLIOGRAFÍA
–Bermúdez Benito, Director del Parque Nacional Bahía de Loreto. PARQUE NACIONAL BAHIA DE LORETO.www.reservasmarinas.net/eventos/pdf/bahía_loreto.pdf

— Arredondo Benjamín. EL BABLE (http://vamonosalbable.blogspot.mx/) (El pasado Perfecto del futuro incierto del verbo vivir). Diversos artículos.

— Arnaud, Gustavo, M. Martins, L. Burguete-Trujillo, I. Hernández-Rodríguez, H. Avila-Villegas, R. Murillo-Quero y A. Quijada-Mascareñas. 2008. Historia natural de la serpiente de cascabel Crotalus catalinensis, endémica de las isla Santa Catalina, Golfo de California, México. pp 83-90. En: Flores-Campaña, L.M. (ed). Estudios de las Islas del Golfo de California. Universidad Autónoma de Sinaloa-Gobierno del Estado de Sinaloa-Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, México. 221 pp.

— Jiménez Sergio David y María Cecilia Hernández. PROGRAMA DE CONSERVACIÓN DEL BORREGO CIMARRÓN (Ovis canadensis weemsi) EN BAJA CALIFORNIA SUR, MÉXICO (http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=3684339)

–Organización Vida Silvestre, A. C. (OVIS). Ave. Roble nº 660, Col. Valle Campestre, San Pedro Garza García, Nuevo León, México, 66265

— Cannon Ray 1966. The Sea of Cortez, Gulf of California. Baja. Mainland Coast. Trad. Ana Roshandler. Lane Magazine & Book Company. Menlo Park, California.

–Arnaud, G. y E. Troyo. Populations of Peromyscus pseudocrinitus in Coronado’s lsland, Gulf of California, México, 1995. Peromyscus Newsletters, 20:20-21

— Jordán Juárez Fernando. Mar Roxo de Cortés. Biografía de un golfo. UABC-ISC. Mexicali, 2001.

–Islas del Golfo de California. Coedición: Secretaría de Gobernación/UNAM. México, D. F. 1988.

[1] Islas del Golfo de California. Sria. De Gobernación/UNAM, 1988. Pg. 233.
[2] Algunas personas han llevado gatos a la isla con el propósito precisamente de acabar con la especie de roedores, alimento de la víbora. Ya que la cantidad de estos reptiles les impide acampar por largo tiempo en la isla.