GUTY CARDENAS

Augusto Alejandro Cárdenas Pinelo, más conocido como Guty Cárdenas, nació en MéridaYucatán, el 12 de diciembre de 1905.  Además de ser uno de los grandes trovadores que ha dado Yucatán, Guty fue guitarrista y compositor. Hijo de Augusto Cárdenas Muñoz y María Pinelo Ituarte, el pianista y ella cantante. Desde pequeño se destacó en los estudios y se interesó por la música.  En 1922 se trasladó a la Ciudad de México para estudiar Contaduría. Cuando terminó sus estudios, en 1927, se dedicó de lleno a la música. En 1928 residió temporalmente en Nueva York, donde formó un dueto con Chalín Cámara.

Allá conoció a la mujer de la que se enamoró, Ann Patrick, una preciosa muchacha descendiente de irlandeses,  que trabajaba como cajera en un restaurante de Atlantic City, N.J. y se casó con ella el 1º de Julio de 1931. Guty y su esposa se fueron a vivir a la ciudad de México en 1932. Vivieron en la Col. Roma.

Guty Cárdenas era en ese tiempo un consentido de la vida. Gozaba de una juventud envidiable, era guapo además de ser el compositor y cantante de moda, el mimado de todos los públicos. Le pagaban cuanto quería. Sus canciones no sólo las cantaba el pueblo mexicano, las cantaban en toda América y más allá de los mares. Sus discos se vendían como pan caliente. Nada tenía que pedir a la vida. Todo se  lo había dado en abundancia. Era generoso, y eso le daba paz y alegría y no envidiaba a nadie.

A 111 años de su natalicio, te recordamos al trovador yucateco y algunas hipótesis del atentado que acabó con su vida.

“GUTY CARDENAS FUE ASESINADO” Fue el titular que sacaron los principales diarios capitalinos y de provincia. La noticia en Yucatán cayó como un inesperado baño de agua helada y posiblemente muchos pensaron que era una noticia falsa o era solo publicitaria, lamentablemente aquella era una dolorosa realidad. El crimen ocurrió casi a la medianoche del 5 de Abril de 1932 en el interior del Salón Bach, ubicado en la Avenida Madero 130 de la ciudad de México.

Don Eduardo Gálvez Torres, empresario yucateco, que  acompañaba a Guty en el momento de la tragedia, declaró lo siguiente: “hace días contraté a Guty para una gira artística en el Estado de Yucatán y, a fin de ultimar los preparativos, nos dirigimos a cenar, poco antes de la medianoche de ayer al Salón Bach. Nos acompañaba Arturo Larios, cancionero también, y Rosita Madrigal. Después de departir agradablemente durante unos momentos, se presentaron al reservado que ocupábamos los hermanos José y Ángel Peláez, de nacionalidad española. Guty los invitó a tomar una copa, aceptando ellos gustosos”. “Bromeando Guty y José Peláez se pusieron a jugar vencidas con los dedos  y como ninguno de los dos estuviera conforme con el triunfo del contrario, se dijeron palabras bruscas. Peláez amenazó a Guty con darle una bofetada, éste último abandonó el reservado y no habían transcurrido diez segundos cuando oí varias detonaciones; al entrar al salón principal, encontré al artista y compositor yucateco en estado agónico.”  “En la oficina policíaca se levantó un Acta en la que se hizo constar que el español  Ángel Peláez, hermano menor de José, fue quién disparó sobre Guty, tres balazos.”

El cadáver del consagrado cancionero yucateco, Guty Cárdenas, fue sepultado en el Panteón Español. Numerosos cantores, artistas y amigos de Guty, al bajar el cadáver, entonaron las sentidas canciones “Rayito de Sol” y “Nunca”. Llevaron el ataúd hasta la fosa, el poeta Antonio Médiz Bolio, el pintor Matías Santoyo, don Fernando Pinelo Ituarte, Ricardo López Méndez, Ricardo Pasos, Luis Andrade, Alberto Montecarlo, José Arroyo, Ricardo Payán y Arturo Larios.

Mucho se especuló sobre el motivo de esta riña. Algunos testigos afirmaron que fue Guty quien inició la pelea con el español, cuyo hermano respondió con certeros disparos que truncaron la vida del artista. Otras versiones apuntan a que el cantautor yucateco no fue asesinado por una riña de cantina motivada por celos, sino por un corrido grabado en Nueva York en abril de 1931, en el cual celebró el fin de la Monarquía Española, titulado La República en España. La disquera Columbia Records dio gran difusión a este tema tanto en América Latina como en España. Según el poeta Ricardo López Méndez, el asesino de Guty, después de cumplir una breve condena por su crimen, regresó a España donde participó en la guerra civil del lado de las fuerzas monárquicas. Hay que considerar también que en esos años, digamos que de 1928 a 1933 fueron para España un período crucial de su historia.  La proclamación de un régimen democrático tras siete años de dictadura y decenios de corrupción en la vida política abrió una nueva etapa en la evolución del país que coincidió con la depresión económica más grave de la historia, e incluso se retiró el apoyo el apoyo a la monarquía por parte de los dirigentes de los partidos políticos tradicionales, pero esa es otra historia y termino el tema insertando aquí la letra del corrido al que se le atribuye la posible causa de su asesinato.

CORRIDO DE LA REPÚBLICA

 

A contarles vengo la última noticia
que en el mundo entero la atención merece:
hoy la vieja España es republicana
y ya no es monarca don Alfonso XIII.
Después del gran triunfo de las elecciones
y por el camino de la acción civil,
los republicanos, que ya eran legiones,
tumbaron el trono el 14 de abril.

España, España, tu valentía
la monarquía ya destruyó;
España, España, tu vieja historia
tiene otra gloria por tu valor.

Sin haber desorden, sin algarabía,
cuando en el destino se llegó la hora,
en la paz completa a la Monarquía

derrotó con votos Alcalá Zamora.

Cuando la derrota era irremediable
dicen que el Monarca dijo a Romanones
la paz de la Patria es lo indispensable,
me voy al destierro con mis tradiciones.
España, España tu valentía
la monarquía ya destruyó
España, España, tu vieja historia tiene

otra gloria por tu valor.

Y volviendo a Guty les comento que sus restos fueron llevados a su tierra natal, Mérida, el 14 de Abril de 1958 por iniciativa de la Sociedad Artística Ricardo Palmerín y descansan desde entonces en el Monumento a los creadores de la Canción Yucateca.

Ya para finalizar esta semblanza me pareció interesante contarles un fragmento de lo  que nos dice el escritor Eugenio Rubalcaba en su artículo “La Inspiración de Guty Cárdenas” publicado en la revista NEXOS del 23 de Agosto del 2013:

“Estoy en una cantina del centro, la Buenos Aires. Bebo un tequila doble, blanco, como debe ser. A solas, como dicta el protocolo de la derrota. “¿Una canción?”, escucho la pregunta. Es un trío que se ha acercado sigilosamente hasta mi lugar. “Nunca”, respondo, y los músicos dan media vuelta. “Oigan, espérenme un segundo, que me toquen “Nunca” –por favor.” Y añado, en un tono que recuerda al maestro de primaria: “Con todo respeto, ¿saben que su autor, el hombre que compuso esa canción, el gran Guty Cárdenas, hoy cumpliría cien años, que hoy se celebra su centenario? Aquí en México nadie se acuerda, pero Mérida está ahorita de fiesta” Me miran entre sonrientes y desconcertados. “¿Se la saben?”, insisto yo. Y, en vez de responder, comienzan a cantar. No podía ser de otra forma. Tal vez, por ser 12 de diciembre, ahora mismo habría de estar postrado ante una imagen de la virgen de Guadalupe; pero no, prefiero estar aquí. Este día y en esta cantina, porque no es posible separar la figura de Guty Cárdenas de las cantinas, y no porque haya sido un bebedor consumado, sino porque murió en una de ellas, el Salón Bach. En efecto, cuatro balazos retumbaron en el interior de aquel antrillo el 5 de abril de 1932. Llevaban un destino: cegar la vida de un joven de veintisiete años, Guty Cárdenas… Pago lo que debo y les cuento a los integrantes del trío una anécdota de Guty Cárdenas que lo pinta de cuerpo entero. –En Campeche, a la salida de una presentación, un chiclero se acerca y le regala su mercancía; pero muestra tal arrobamiento que Guty se sorprende y le pregunta a qué se debe su expresión. “Porque nunca había oído nada como su música. Usted es un dios”, le responde, y el músico se conmueve y complace al humilde chiclero en su más grande ambición: llevarle serenata a su novia. Aquella chica tuvo esa noche, a su ventana, al más celebrado compositor de México, Guty Cárdenas, cantándole sus canciones–. El trío se emociona y canta una vez más “Nunca”, esta vez por cuenta suya…”

NUNCA

Yo sé que nunca

besaré tu boca.

Tu boca de púrpura encendida

yo sé que nunca llegaré a la loca

y apasionada fuente de tu vida.

 

Yo sé que inútilmente te venero,

que inútilmente el corazón te evoca

pero a pesar de todo yo te quiero,

pero a pesar de todo yo te adoro

aunque nunca besar pueda tu boca.

 

Yo sé que inútilmente te venero…

 

CAMINANTE DEL MAYAB

Letra y música: Antonio Médiz Bolio/Guty Cárdenas Pinelo.

 

Caminante, caminante,
que vas por los caminos,
por los viejos caminos
del Mayab.
Que ves arder de tarde
las alas del Xtakay;
que ves brillar de noche
los ojos del cocay.
Caminante, caminante,
que oyes el canto triste
de la paloma azul,
y el grito tembloroso
del pájaro pujuy.
Caminante, caminante,
me has de decir si viste
aparecer
como una nube blanca
que vino y que se fue
y si escuchaste un canto
como voz de mujer.
Caminante, caminante,
también en mi camino
la nube blanca vi,
también escuché el canto
pobrecito de mí.

 

OJOS TRISTES

Tienen tus ojos un raro encanto,
tus ojos tristes como de niño
que no ha sentido ningún cariño;
tus ojos dulces como de santo.

¡Ay!, Si no fuera pedirte tanto,
yo te pidiera vivir de hinojos,
mirando siempre tus tristes ojos:
ojos que tienen,
ojos que tienen sabor de llanto.

¡Ay!, Si no fuera pedirte tanto…

 

UN RAYITO DE SOL

Un rayito de sol por la mañana

filtra sus oros en la enredadera,

se quiebra en el cristal de tu ventana

y matiza tu hermosa cabellera.

 

Un rayito de sol por la mañana…

 

Mi alma, que vive errante y soñadora

siguiendo en pos de una visión lejana,

quiere llegar a ti, como la aurora,

como un rayo de sol por tu ventana…

Como un rayo de sol por tu ventana…

 

Bibliografía:

–El universal, 18 enero de 2009.

–Un1on Yucateca, 12/12/2012.

–Wikipedia, Internet.

–Luis González y Armendariz.-Revista de la UAY Núm. 239-240.