Álvaro Carrillo Alarcón

Nació el 2 de diciembre de 1919, en Cacahuatepec, Oaxaca; poblado que se ubica en la costa Chica, región comprendida entre los Estados de Guerrero y Oaxaca. De origen muy humilde, Álvaro Carrillo pierde a sus padres a los 8 años, motivo por el cual es adoptado por una de las mujeres de su padre, la señora Teodora Alarcón. En agradecimiento a ella, él cambia su segundo apellido por el de su madre adoptiva, Alarcón, el original era Morales. Con gran tesón y sacrificios y termina sus estudios profesionales como Ingeniero Agrónomo en la Escuela de Chapingo.

Sin embargo, su vocación de cancionero pudo más que su profesión y decidió dedicarse por completo a la música. Se le reconoce como el autor de más 300 canciones, entre las que destacan La mentira, Sabor a mí, El andariego, Un poco más, Luz de luna, Sabrá Dios, Amor mío, Seguiré mi viaje, Cancionero, Como un lunar, La señal, Orgullo, Te doy dos horas, Eso, y muchas más. Sus éxitos han traspasado fronteras y han sido interpretados por Frank Sinatra, Doris Day, Tonny Benett y Plácido Domingo, Gloria Stefan, Rocío Durcal, Julio Iglesias, Ana Belén, Tania Libertad, etc.

Además, desde luego, de los grandes cantantes nacionales como: Marco Antonio Muñiz, Luis Miguel, Vicente Fernández, Alejandro Fernández, Pepe Jara, José José, Yuri, Dulce, Carlos Cuevas, Aida Cuevas, Los tríos Los Panchos, Los Tres ases, etc.

Su primera grabación profesional fue “El Cometa” (1956) por Carlos Madrigal y su primer gran éxito fue “Amor mío” (1957) cantada por Lucho Gatica. A partir de entonces, comienza la espiral ascendente y sus canciones son requeridas por la mayoría de los intérpretes.

No obstante, su carrera creadora se trunca al fallecer – inesperadamente – en un accidente automovilístico el 3 de abril de 1969. Su esposa Ana María Incháustegui (1933 –1969) falleció junto él.

A pesar de que han pasado más de 38 años de aquel lamentable accidente, la obra de Carrillo continúa vigente. He aquí tres sus canciones más conocidas.

 

SABOR A MI

Tanto tiempo disfrutamos de este amor,

Nuestras almas se a acercaron tanto así

Que yo guardo tu sabor, pero tu llevas también

Sabor a mí.

Si negaras mi presencia en tu vivir

bastaría con abrazarte y conversar.

Tanta vida yo te di que por fuerza tienes ya

sabor a mí.

No pretendo ser tu dueño,

no soy nada yo no tengo vanidad

de mi vida doy lo bueno,

soy tan pobre que otra cosa puedo dar.

Pasarán más de mil años muchos más,

yo no sé si tenga amor la eternidad.

Pero allá tal como aquí en la boca llevaras

sabor a mí.

 

COMO SE LLEVA UN LUNAR

Como se lleva un lunar,

todos podemos una mancha llevar;

en este mundo tan profano,

quien muere limpio no ha sido humano.

Si vieras que terribles resultan

las gentes demasiado buenas;

como no comprenden,

parece que perdonan

pero en el fondo

Siempre nos condenan.

Vuelve conmigo, mi amor,

que tus errores no me causan temor,

pues mucho más que todos ellos

vale uno solo de tus cabellos.

Como eres así, así yo te quiero

porque ya ves

que al sentir tu mirada

doy espaldas al mundo

para adorar tu cara.

 

LA MENTIRA

Se te olvida,

que me quieres a pesar de lo que dices,

pues llevamos en el alma cicatrices

imposibles de borrar.

Se te olvida,

que hasta puedo hacerte mal si me decido,

pues tu amor lo tengo muy comprometido,

pero, a fuerzas, no será.

Y hoy resulta,

que no soy de la estatura de tu vida

y al dejarme, casi, casi se te olvida,

que hay un pacto entre los dos.

Por mi parte,

te devuelvo tu promesa de adorarme,

ni siquiera sientas pena por dejarme.

Que ese pacto, no es con Dios.