La obra pública en medio de la guerra de egos entre la clase política

Mosaico político

Santa Rosalía, BCS.- No darle seguimiento a la obra pública de su antecesor ha sido quizás la guerra intestina más irracional que ha sostenido la clase política en el devenir histórico del Estado de Baja California Sur en lo general y, en cada uno de los municipios en lo particular, donde el ayuntamiento más septentrional de esta media península, no ha sido la excepción.

Esto sin importar el partido político de origen porque en la actualidad casi todos actores tienen la misma procedencia.
Alberto Andrés Alvarado Aramburo (AAAA) gobernó BCS de 1981 a 1987 y entre la obra pública que privilegió fue la infraestructura para la conservación del agua. Su Plan Hidráulico Estatal –así lo denominaron-, fue una de las estrellas que más brillaron en su administración. Presas y represas fueron construidas en las zonas rurales a lo largo y ancho de la media península. En cuanto a las presas hidráulicas, los municipios de La Paz y Comondú fueron agraciados con esta importante infraestructura en ese tiempo, mientras que en sus zonas rurales fueron ancladas un gran número de obra más local, como las presas filtrantes de gavión para la conservación del suelo y agua, todo situado estratégicamente y ejecutado por el gobierno federal a través del FOIR y, posteriormente por el FIRCO, ya en los albores de la década del noventa.

La visión futurista, de AAAA fue truncada durante y después de dos gobiernos priistas que lo sucedieron, sobre todo quien a la luz del proceso de federalización del País (1996), recibió del FIRCO la responsabilidad de continuar con la obras en el medio rural sudcaliforniano. Ese gobierno, que ya fenecía, dejó fuera del diseño, operación y ejecución de la obra rural a los profesionales expertos que indemnizó FIRCO y conformó un equipo de inexpertos para atender ese ámbito. El resultado fue el abandono de las políticas públicas para el medio rural y, por supuesto, el Plan Hidráulico Estatal que promovió AAAA.

Los gobiernos perredistas que a partir de 1999 gobernaron BCS, quizás ni se percataron de ello, fomentando el paternalismo rural, curiosamente encabezado por Ricardo Gerardo Higuera, quién ha vuelto al ámbito de desarrollo en el gobierno actual, mientras que Marcos Covarrubias Villaseñor lanzó al viento su intención de renovar lo que denominó Plan “Hídrico” Estatal, pero hasta allí llegó.

Hoy, ese tipo de obra rural como las presas filtrantes de gavión –entre otras-, han desaparecido al culminar su vida útil, pero no han sido reactivadas como debiera ser; esto al margen del debate sobre su utilidad, la cual ha sido puesta en tela de duda -curiosamente, por quienes nada saben del comportamiento de esta infraestructura-, y han quedado en el olvido teniendo como consecuencia grandes avenidas de agua en lluvias provocadas por fenómenos extraordinarios, como el caso del Huracán John y el Huracán Jimena, que inundaron poblaciones aguas abajo, como el caso particular de la Heroica Mulegé.
En este contexto, Santa Rosalía, BCS, cabecera municipal de Mulegé, carece de un sistema contra incendio precisamente derivado de esta lucha intestina entre la clase política. En el pasado, el proyecto de la construcción de un sistema contra incendios para la zona centro fue truncado, paradójicamente, después que hubo una alternancia en el ejercicio del poder. Es decir, se fue el Alcalde de un partido político y llegó el de otro y el proyecto del sistema contraincendios de la zona centro del puerto fue dejado en el olvido, curiosamente, por quien se ha proclamado como el mejor Alcalde que ha tenido Mulegé.

En el pasado reciente, la hostilidad con la que convivieron el ex Alcalde de Mulegé y el ex Gobernador Marcos Covarrubias Villaseñor, fue producto de lo mismo y tuvo sus inicios en la obra que Guillermo Santillán Meza construyó a la entrada sur de la cabecera municipal cuando no llegaron a un acuerdo sobre la aplicación de recursos. Santillán Meza construyó el andador costero con recursos que gestionó en el Congreso de la Unión, al margen del gobierno estatal, así como otras tantas obras, lo que nos revela que el ex Alcalde Mulegé, no hubiera hecho obra si se ciñe al capricho del ex Gobernador Covarrubias.

Covarrubias retiró la parte del presupuesto estatal para esa obra y, solo así, fue posible la pavimentación de los ramales de Santa Águeda y San José de Magdalena, al llevarse el ex jefe del ejecutivo estatal, los recursos destinados a la obra producto del desacuerdo oficial.

En la actual administración municipal, Cecilia López González, por algún motivo las cosas parecen cambiar y han dado un giro a esta situación que detiene el desarrollo municipal. La Alcaldesa, ha decidido darle continuidad a las obras de su antecesor lo que da certidumbre a los deportistas del puerto para la práctica de las diferentes disciplinas deportivas en una infraestructura de alta calidad, algo que a los jugadores les ha venido bien y que pone en la mesa, al menos por hoy, una nueva actitud en esta tendencia que, en el contexto estatal, pareciera irreversible.

Mosaico Político

Como si fueran actos de campaña los eventos de la gira del gobernador Mendoza Davis por Mulegé… quien fuera acompañado por docenas de funcionarios municipales que, nadie se explica si en realidad el ejercicio público municipal requiera a tanta gente…la dársena del puerto de Santa Rosalía, BCS ha estado siendo dragado desde el verano… esta obra ya era necesaria ya que el azolve del mismo ponía en peligro a las embarcaciones que ingresan puerto… el trabajo de dragado está dando vida a la dársena donde ya se pueden ver diferente fauna marina que se había retirado de la zona… bien por este proyecto que vendrá a ser complementado el próximo año según el anuncio de la API Estatal que invertirá en el puerto local para obras de rehabilitación… Sólo soy, sólo sigo siendo una sola cosa: un payaso. Eso me pone en un plano más alto que cualquier político. Charles Chaplin (1889-1977) Actor y director británico.