¿Hacia dónde va Mulegé?

 Mosaico político

Felipe Zúñiga Meza

 

A las dos –curiosamente-, las unes los CET del Mar. Y aunque en sus vidas han transitado por distintos senderos, las dos –a su muy peculiar manera-, han logrado llegar a una Presidencia Municipal. Una, es maestra de un CET del Mar y egresada de la carrera de Ciencias de la Comunicación en una escuela particular de Hermosillo, Sonora. Es también una destacada politóloga en su tierra natal, Guaymas, Sonora, donde fue destituida de su cargo; mientras la otra, fue maestra de repostería y, lleva, apenas cinco meses de gobierno en el Municipio sudcaliforniano de Mulegé, donde ha sido cómplice de su marido en la venganza política e contra quienes suponen sus “enemigos”; la cerrazón ante la crítica de la sociedad civil, que cada día se aleja más de ellos; el pago de favores electorales con las instituciones públicas como si fueran estas moneda de cambio; y la sinrazón, en todo lo que sea democracia y libertad, porque sus esencias en el quehacer público son de corte autoritario y egocentrista. De ahí que sus decisiones –la mayor de las veces – rayen en la hilaridad.

Y aunque no las une aquello de la lógica darwinista de la reproducción, si las hace semejantes en el papel que han jugado –y juega en una de ellas- los cónyuges en el ámbito político.

Sara Valle Dessens, según sus biógrafos, una mujer de carácter fuerte y decidido, llegó a la presidencia municipal de Guaymas, Sonora, el mes de julio de 1997 después de una accidentada campaña electoral, bajo el auspicio del PRD – curiosamente también el origen político de la alcaldesa de Mulegé y de su marido Pedro Osuna López, ahora ambos furibundos panistas-, donde su principal contrincante, el priísta Everardo Martínez, alegó airadamente un “fraude electoral”.

Después de una corta historia de promesas que académicos guaymenses calificaron de broma, como aquella de descontaminar la Bahía de Guaymas, Sara Valle Dessens cayó de la gracia de quienes fueron sus electores y aunado a las acusaciones de encabezar con el marido a su lado un gobierno lleno corrupción y represivo, el legislador local Carlos Zatarain Gonzáles, encabezó el movimiento social por la revocación del mandato de la Alcaldesa, a quien se le unieron los partidos políticos PAN, PRI y, el mismísimo PRD, hasta que Sara Valle Dessens, dejó su mandato en manos del primer Regidor del H. Cabildo del Municipio de Guaymas, Sonora. El pueblo la puso, y el pueblo la derrocó.

Su error: haber involucrado a su esposo, Joel Mendoza, un abogado carente de título, fácil palabra aunque bravucón y quien por sus delitos tuvo que purgar hasta un año de cárcel y a otros familiares, además de alentar un gobierno corrupto, sordo y represivo. – (http://marcoshistory.blogspot.mx/2009/04/cronica-de-una-historia-politica- una.html) – contra quienes no pensaban como ella.

La otra fue maestra de repostería. Su esposo proviene del CET del Mar en Guerrero Negro donde escribió una historia negra y de donde es nativo, aunque vive en el destierro desde hace ya varios años, mientras que ella, su origen, al parecer es del estado de Sinaloa. De carácter opuesto al de Sara Valle Dessens, Cecilia López Gonzáles llegó al poder municipal de manera fortuita y, muy al estilo de las “juanitas”, aquellas mujeres “defeñas” que participaban en contiendas electorales para después, cederles el poder a sus suplentes y, aunque quienes se benefician directamente de la administración pública municipal en Mulegé, justifican sin razón que ella le haya cedido todo el poder a su esposo, Pedro Osuna López, el destino de Cecilia López Gonzáles no será el mismo que el de Sara Valle Dessens por razones de tipo meramente cultural, aunque, ese destino, parece estar marcado para siempre como un sendero de sumisión y humillación ante la autoritaria figura de su cónyuge. Es lo que dicen hasta sus más cercanos colaboradores… es la historia de su vida.

Pedro Osuna López es quien manda en Mulegé. Esto todo mundo lo sabe. Él se mete en todo y suplanta a todos, al Síndico, al Cabildo y, hasta a su propia esposa. Su carrera política ha estado marcada por la corrupción, el saqueo y el engaño. Fue socio de perredistas en los doce años de gobierno y del perre- panista Marcos Covarrubias cuatro años y medio, al vender el voto legislativo su eterna cómplice y amiga, Edith Aguilar Villavicencio, quien –literalmente- lo salvó de la cárcel. Como Alcalde endeudó al SAPA de Mulegé como nunca había sucedido y después de recibirlo trabajando con números negros.

Colapsó operativamente la Dirección de Desarrollo Municipal y, atrasó en años, el deporte municipal, mientras la Seguridad Pública se fue a manos del mejor postor. No hizo ninguna obra de relevancia y destruyó para siempre la tradicional Plaza Pública de Santa Rosalía, donde –como una leyenda oscurantista- se asegura existe –al más puro estilo del código Da Vinci- un anagrama de sus nombres y apellidos.

En el CATASTRO agotó las reservas territoriales y sus testaferros ahora bailan a su lado la danza de los millones en colonias como los frailes y fraccionamientos enteros como Las Lomas de San Luciano a espaldas del rastro municipal y la Zona Pacífico Norte, entre otras comunidades. Sus intromisiones han construido un Ayuntamiento sin pies ni cabeza. Con nombramientos que rayan en la hilaridad y la sinrazón. Todo por tener el mando supremo sin que nadie le diga nada. No hay un funcionario que pueda negarse a sus caprichos y necedades. Los hace ciegos y sordomudos… inertes.

Quebrantó el Ayuntamiento al no pagar a trabajadores que se les había quedado en deuda una o dos quincenas por la administración anterior a la suya, quebranto que sumó más de cinco millones de pesos que tuvieron que pagar los Alcaldes José Manuel Murillo Peralta y Guillermo Santillán Meza. Ahora, ese boomerang amenaza con romperle la cabeza y –de manera ilegal e irresponsable- exhibe a quienes exigen el pago justo y engaña a trabajadores que les paga lo que le viene en gana, como los quince laudos que pagó en diciembre pasado donde solo les cubrió un mínimo porcentaje de la deuda so pena de no pagarles un cinco. Dinero que podría quedar en la nada si los trabajadores demandantes desconocen el –literal- robo que les hizo al no ser ese pago avalado por el Tribunal Burocrático.

Es asesor político, técnico, de obras, deportivo, artístico, logístico y cultural…y todos agachan la cabeza su paso.

Es un ser ubicuo porque también es director de API y mangonea el ITESME. Se impuso en las elecciones de las delegaciones y subdelegaciones municipales, donde ya sembró enemigos en el propio PAN, y hace campaña a la diputación federal cada fin de semana en las serranías donde transporta toneladas de despensas que, seguramente, no son adquiridas de su peculio.

Con razón la chifladura de sus decisiones, y las hilarantes propuestas a periodistas y a quienes no le dan la razón… ¿Hacia dónde va Mulegé con este matrimonio que gobierna fuera de perfiles, y sin respetar la Ley Orgánica Municipal?

¿Hacia donde va Mulegé con tanto engaño y petulancia… con tanta sinrazón?

¿Hacia dónde va Mulegé con un gobierno sin gente con cordura… chiflada?

Quiera el supremo señor que se cumpla el adagio de que nadie es profeta en su tierra, porque al paso que vamos, Mulegé se perfila hacia el caos.

 

Mosaico político

Mi mayor agradecimiento a colegas periodistas que se unieron en mi favor ante la sinrazón del “dictador” de Mulegé… agradezco también a todos y cada uno de aquellos que opinaron en mi contra porque así y solo así los hombres verdaderos maduran su lucha y su destino… agradezco también las palabras injustas y soeces de un joven que anda por ahí perdido en el tiempo y el espacio pero que es un estrella de la ridiculez y la sátira en las redes sociales… agradezco a mis hijos Mario Alberto, Olga Lilia y Natalia Estefani por su sabiduría y la confianza en su Padre… agradezco a mis estimados editores la espera y a mis dos apreciados lectores su expectación y lealtad… en fin, les agradezco a todos que me hagan sentir que sirvo para algo en este nuestro rancho aprisionado por la cultura del subsidio…“Ante la irresponsabilidad de una Alcaldesa un vicioso y paria social, se erige como juez de la horca y el cuchillo sobre una sociedad civil que critica y señala la corrupción del gobierno mulegino” (FZM).