MÉXICO, COMO LO LAMENTO

 

Actualmente en nuestro país, se está viviendo una crisis de gobernabilidad que asusta por las graves consecuencias que puede provocar, nos encontramos en un estado de emergencia político producido por un amplio descontento social, dicho de otra forma, el actuar gubernamental de los tres órdenes de gobierno, en especial del federal, no ha cumplido con las expectativas esperadas, provocando que la ciudadanía no se identifique con quienes los gobiernan.

Son múltiples los factores que entran en juego, son demasiadas las pifias que han provocado un desprecio por parte de la sociedad, si bien ese  descontento en muchos casos está bien fundamentado, en otros muchos, aun cuando no tiene razón de ser, al ser manipulado por los opositores políticos del actuar gobierno, junto con una enorme ignorancia de mucha gente, provoca un caldo de cultivo maravilloso para crear descontento, insatisfacción política y sobre todo preocupación sobre nuestros bolsillos, sobre nuestra economía personal y familiar, que al fin de cuentas es lo que más influye en esta decepción.

Los incrementos en la gasolina y la luz, si bien es cierto tienen que ver con la situación económica mundial, pierden toda capacidad de posible aceptación y análisis serio, al ser antecedidos por declaraciones de nuestro presidente, afirmando que nunca volverían a subir, afirmaciones irresponsables, abruptas, sin verdadero análisis, que en su momento dieron esperanza a la ciudadanía de un cambio, pero que ahora al no ser cumplidas, causan el desprecio total a quien lo afirmo. Me pregunto, ¿Qué clase de asesores tiene  el presidente, de que calidad profesional para haberle sugerido decir tal arbitrariedad?

Por lo pronto entre los problemas causados del CENTE, el deslizamiento del tipo de cambio, de las reformas estructurales que en definitiva falta tiempo para que se consoliden y que por desgracia causaron expectativas positivas a corto plazo, entre actos de corrupción de altos funcionarios, el país y el gobierno federal se siguen deteriorando, donde a su vez, a nivel local, en nuestro estado, la delincuencia crece a raudales y donde el gobernador dice que somos uno de los estados más seguros del país, dejándonos a todos con la boca abierta preguntándonos que pasa por la cabeza de quien se aventura a decir semejante mentira.

Total, en definitiva hay crisis de gobernabilidad, hasta el ciudadano menos informado se da cuenta de ello, como ejemplo tenemos los resultados de la encuesta del periódico Reforma, donde el 74% reprueba la gestión del presidente y tal solo un 23% lo apoya.

Grave situación para México, lamentable lo que estamos viviendo, cada nuevo día nos encontramos con problemas que nos afectan y con respecto a las soluciones, solo vemos promesas demagógicas.

Por lo pronto una nube gris nos envuelve, nos ahoga, nos aprisiona a tal punto de llegar a la desesperación, percatándonos que se están creando las condiciones para que llegue un gobierno populista que por desgracia dejara en peores condiciones económicas y sociales a nuestro amado país, y por ende a todos los que vivimos en él. Como lo lamento México, sentidamente lo digo, ¡como lo lamento!, Sin embargo, y como siempre, la mejor opinión es la de usted.