MANIPULACIÓN DE LA VERDAD

¿Por qué perder el tiempo en descubrir la verdad, cuando la puedes crear con tanta facilidad? Baldaci David. Toda la Verdad. Ediciones B. S.A. 2016.

 

En la actualidad recibimos inmensa información que circula por la WEB, datos que en la gran mayoría de los casos la creemos a pie juntillas, y más cuando esa información de acuerdo a nuestro criterio proviene de fuentes “serias”, provocando en consecuencia que lo que nos dicen lleguemos a tomarlo con una verdad absoluta, irrefutable, e incluso nos permitimos debatir sobre ella a favor o en contra ante propios y extraños.

En los tiempos actuales, la información se convierte en una pandemia en expansión, creando torbellinos por todo el mundo, que se dan entre los circuitos de correos electrónicos, blogs, grupos de chats, publicaciones periodísticas, televisión, revistas, etc.

Para tal efecto, existen empresas de Gestión de Percepción (GP), las cuales se dedican por medio de honorarios jugosos a establecer lo que es o no es cierto, siendo capaces de enterrar cualquier secreto, o de sacar a la luz información manipulada con creación de pruebas de hechos, estadísticas y falsedades, que ante nuestros ojos resultan irrefutables, de ahí entonces ¿por qué perder tiempo en descubrir la verdad cuando la pueden crear con tanta facilidad?.

Durante la historia de la humanidad se han creado “verdades” al antojo de quienes ostentan el poder, ejemplos los tenemos en los conflictos bélicos, donde los ganadores manipulan los hechos y crean “verdades” a su entera conveniencia, o bien, “verdades” creadas por las diferentes religiones, que aprovechándose de la ignorancia de la gente, les sirven para manipular y en casi todos los casos enriquecerse sin medida.

Pero hoy por hoy, en este maremágnum informático, las supuestas verdades ya no se crean por los ganadores como antaño, sino que ahora, al día, al momento, pueden manipularnos a su entero gusto, con creación de redes tan intrincadas que ni las grandes corporaciones de espionaje del mundo pueden detectar su procedencia.

Ahora se plantea como una realidad existente las palabras de Nicolás Maquiavelo: “el fin  justifica los medios”, manipulándonos en aspectos políticos, económicos, sociales, religiosos, e incluso, deportivos y culturales o, sin importar si se trasgrede la vida, o si se destruye la honorabilidad de personas, o si provoca que la gente muera de hambre, tan solo importando el lograr sus objetivos, donde en la gran mayoría de los casos los principios éticos quedad en el suelo, pisoteados y marginados al olvido.

De esa forma estimado lector, es fundamental el percibir la información que recibimos bajo escenarios mentales que nos permitan preguntarnos si realmente lo que estamos observando en cierto o es falso, de ser verdaderamente más críticos hacia nuestro interior, aplicando nuestro raciocinio e inteligencia para no dejarnos manipular tan fácilmente, buscando la objetividad ante lo que nos dicen, ya que de otra manera,  seremos por desgracia títeres de intereses muy particulares, los cuales al corto o largo plazo, nos dañarán sin remedio alguno para resolverlo.

Ahora en México, las “verdades” nos llegan a raudales, en lo económico nos afirman que vamos muy bien, con cifras halagadoras y pronósticos de crecimiento que manipulan nuestro intelecto creando falsas esperanzas, en lo político, vemos candidatos que prometen cosas al electorado que en la realidad no podrán cumplir, a menos que tengan un dote de divinidad que les permita convertir sus propuestas en milagros, donde esas empresas GP se revuelven con estrategias innovadoras y fantásticas, para hacernos creer que lo que los políticos dicen son “verdades”.

Hay que recordar lo que decía Stephen King, que la confianza de los inocentes es la más útil herramienta del mentiroso, por eso, estimado lector, tengamos presente que hoy en día nos rodean “verdades” inventadas, y que si no analizamos a fondo, lo único que vamos a conseguir es vivir en la mentira, en ser títeres de intereses, y por lo tanto, el valor como personas que debe ser tan grande como el mismo universo, se convierta en una pisca de polvo ante quienes nos manipulan. Sin embargo, y como siempre, la mejor opinión es la de usted.