LA FAMILIA ANTI NATURAL

 

Nuevamente nos enfrentamos ante un grupo de personas que se hacen llamar Frente Nacional Por La Familia Natural, que nos vuelven a bombardear con espectaculares, con un video protagonizado por jóvenes, invitando a un festival de la familia en defensa de los niños, bajo premisas sobre si al matrimonio de hombre y mujer, si al derecho de los niños de tener mama y papa, si a la fecundación de la vida hasta la muerte natural, etc., etc., Mire usted respetable lector, aun cuando mi columna hace referencia a situaciones económicas, no pude dejar de lado el atender este asunto, por la sencilla razón de que me molesta e indigna que un grupo de gentes, plenos de posiciones tendiendo al fanatismo, estén buscando llevarnos de nuevo al oscurantismo de la humanidad, olvidando por completo que estamos en pleno siglo XXI, dejando de lado la realidad de que nuestro país fue formado por hombres y mujeres liberales, que dieron su sangre, su vida por tener un México con libertad e igualdad, conceptos plasmados en nuestra Constitución Política, que viene ser quien rige el presente y futuro de este país, con laicidad y fuera de dogmas y prejuicios religiosos absurdos, para hacer de todos los mexicanos iguales tanto en derechos como obligaciones.

Para defender mis argumentos, creo necesario el presentarle a usted un análisis de lo que ellos defienden, y por lo tanto me obliga a compenetrarme sobre sus propuestas. En primer término, la FAMILIA, que se define como la unión de personas que comparten un proyecto vital de existencia en común que se supone duradero, en el que se generan fuertes sentimientos de pertenencia a dicho grupo, en el cual existe un compromiso personal entre sus miembros y se establecen intensas relaciones de intimidad, reciprocidad y dependencia, familia que es formada por ciudadanos, hombres y mujeres, donde en ningún momento se les excluye por sus preferencias sexuales.

De ahí entonces si la familia es de heterosexuales o de homosexuales, no va a significar que nuestros hijos sean heterosexuales o homosexuales, es decir, independientemente de nuestra sexualidad, no procreamos una preferencia sexual, si ese fuera el argumento para que no se formara una familia de homosexuales estaríamos completamente errados, porque bastaría por comprobar, que quienes tienen estas preferencias sexuales en su inmensa mayoría provienen de familias de heterosexuales, ¿o no?

Por otro lado el término NATURAL, es el que proviene de la naturaleza, relacionado con ella o producido por ella sin la intervención del hombre. Bajo esta definición, durante toda la historia de la humanidad, las preferencias sexuales homosexuales han existido, ejemplos significativos como Alejandro Magno, Ricardo Corazón de León, Leonardo Da Vinci entre muchísimos más fueron homosexuales, y esta afirmación no es un invento mío, basta con estudiar cualquier cultura del mundo para percatarse de ello, lo que es un hecho irrefutable, es que desde tiempos remotos y más desde el nacimiento del cristianismo, sus dogmas han estado en contra de ellos, ejemplos lo tenemos con la “Santa” Inquisición que los quemaba y torturaba con la crueldad más sanguinaria en nombre de Dios.

Como lo comente al principio de este artículo, al redactarse nuestra carta magna, los principios liberales de libertad e igualdad quedaron plasmados para bien de la sociedad, dejando de lado el poderío secular que tenía a hombres y mujeres a expensas del abuso, de la arbitrariedad y tiranía de la iglesia. De ahí entonces, es importante definir bien estos conceptos.

Empezaré por la LIBERTAD, que viene a ser la facultad y derecho de las personas para elegir de manera responsable su propia forma de actuar dentro de una sociedad, la libertad es un derecho humano básico, que todos poseemos, donde tenemos derechos y obligaciones que cumplir para bien de la comunidad, en nuestra Constitución está muy claro este concepto dentro de las Garantías Individuales, conceptos fundamentales de nuestro actuar como sociedad, donde en ningún momento se discrimina por raza, sexo, nivel económico o preferencia sexual, todos somos mexicanos, todos tenemos la  plena libertad de actuar dentro del marco de la ley. Si ahora se pretende discriminar como es el caso por preferencias sexuales, entonces sí, y es muy claro, se está fuera de la ley y por lo tanto es un delito.

En atención al concepto de IGUALDAD, esta viene a ser la condición o circunstancia de tener una misma naturaleza, cantidad, calidad, valor o forma, o de compartir alguna cualidad o característica, proporción o correspondencia entre las partes que uniformemente componen un todo.

Adentrándonos más, la igualdad de género es un principio constitucional que estipula que hombres y mujeres son iguales ante la ley, lo que significa que todas las personas, sin distingo alguno tenemos los mismos derechos y deberes frente al Estado y la sociedad en su conjunto, igualdad que en ningún momento especifica que debe romperse por tener una determinada preferencia sexual.

De lo anterior, se determino la jurisprudencia que emitió la Suprema Corte de Justicia de la Nación, donde se presentó un avance decisivo para la comunidad homosexual en busca del matrimonio igualitario, tras casi una década de lucha legal en México. Al respecto, los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, fallaron a favor de declarar inconstitucional las leyes de los estados que definen al matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer, lo cual consideraron discriminatorio para los derechos que garantiza la Constitución a todos sus habitantes.

De tal forma, con lo que le he expresado hasta este momento, los postulados del Frente Nacional Por La Familia Natural, desde mi punto de vista son contrarios a nuestras leyes y poseen un carácter de tintes fuertemente dogmáticos, auspiciados por una iglesia católica que no ha sabido ponerse a la altura de la evolución no solo de México sino del mundo, donde la aplicación del razonamiento, como uno de los verdaderos y más maravillosos regalos que nos dio Dios, es rebasado por el fanatismo y la obscuridad del pensamiento.

Si bien es cierto que este tipo de grupos son manejados por otros más con inmenso poder económico, les propondría con absoluto respecto, el que tal  vez pudieran cambiar su enfoque, por ejemplo, porque no hacer un Frente Nacional De La Familia Contra Los Pederastas, ¿o tal vez no sería conveniente porque están muy involucrados los que los financian?, porque no me dejara mentir usted respetable lector, que los pederastas son en definitiva una lacra terrible para la sociedad, y más para los niños a los que dañan de por vida, o bien, ¿porque no formar un Frente Nacional de la Familia Contra La Corrupción?.

Total, entre dimes y diretes vemos como nuevamente un ala ultraconservadora, dogmática, quiere hacer que nuestro país retroceda, que regrese a esos tiempos donde la obscuridad del pensamiento se veía propagada por intereses que en el fondo traían como consecuencia el poder y el dinero manipulando al pueblo.

Para terminar, solo dejo en el aire una última reflexión a modo de preguntas, fundamentadas en esas palabras bíblicas de Juan 8, donde el maestro Jesús dice: “Aquel de ustedes que esté libre de pecado, que tire la primera piedra”, sobre todo porque como seres humanos tendemos a cometer muchos errores, donde nunca seremos perfectos y donde también ya sea en lo personal, en nuestra familia o amigos, se dan en forma constante problemáticas que afectan a nuestro entorno, entonces sería interesante preguntarnos, ¿todos aquellos que componen el Frente Nacional Por La Familia Natural son perfectos?, ¿realmente tendrán la calidad moral para para intentar manejar a la sociedad bajo sus conceptos?, las respuestas pueden sorprendernos para bien o para mal, por ahora les daré el privilegio de que son perfectos, más estoy seguro que la realidad los podría en muchos casos sobrepasar, y ponerlos en evidencia ante todos de que gozan de una enorme hipocresía y falsedad. Sin embargo, y como siempre, la mejor opinión es la de usted.