¿Qué quieres Isaías?

Pirotecnia Política: “Yo no estoy dispuesto a entregar mis armas en caso de que todos lo hagan. Yo me haré morir con los pocos que me acompañan porque es preferible hacernos morir como rebeldes y no vivir como esclavos.” (Augusto César Sandino)

Sin poderse quitar el estigma, de que sus fuerzas leales traicionaron en todas sus líneas, el proyecto político que buscaba gobernar Baja California Sur desde el 2015 al 2021, el Senador ISAÍAS GONZÁLEZ CUEVAS, pretende no solo apoderarse de la Dirigencia Estatal del PRI, si no de su Consejo Político Estatal, de los Consejos Políticos Municipales y de toda la estructura del partido, hasta de los seccionales, bajo el discurso de tener elaborado un plan de acción y una hoja de ruta, que le garantice al tricolor un supuesto triunfo en el 2018 o cuando menos, mejores resultados que el 7 de junio pasado.

Las cosas en el Partido Revolucionario Institucional no marchan bien, entre patadas bajo la mesa, cachetadas con guante blanco y reclamos de traición, realizados públicamente entre ESTHELA PONCE, RICARDO BARROSO y el ahora inconforme ISAÍAS GONZÁLEZ CUEVAS, el tema de la renovación del Consejo Político Estatal, terminará con saldo negativo, sobre todo para la CROC y todo lo que representa, ya que no le tocará la “rebanada de pastel” que desean y si se ponen “rascalosos”, menos.

El hecho de que ISAÍAS GONZÁLEZ pretenda que no se realice la renovación del Consejo Político del PRI en la entidad en estos momentos, es por la simple y sencilla razón de que no le respetaron el acuerdo en el Comité Ejecutivo Nacional, ya que sus pretensiones eran que al menos le tocará el 30% de los poco más de 200 consejeros que integrarán este organismo, desde donde se desprenden las decisiones de peso.

En esta pugna por el Consejo Político Estatal, el que lleva mano es el Senador RICARDO BARROSO AGRAMONT, que no solo representa aun en la derrota la cabeza visible del priismo sudcaliforniano y el principal opositor político en la entidad, sino que además le beneficia la convocatoria, lo que marca en política una diferencia, porque se nota y hace sentir, que tiene el aval del mismísimo MANLIO FABIO BELTRONES RIVERA, bajo la supervisión de JORGE SHIAFFINO IZUNZA a quien las huestes de ISAÍAS acusan de beneficiar en todo al ex candidato a gobernador y a quien buscan ridiculizar, incluso han llegado a plantear públicamente y sin empachos, que se vaya del estado y se nombre a otro “delegado especial”, obviamente alguien neutral desde su perspectiva y si es uno de “ellos”, mejor.

Si bien es cierto RICARDO BARROSO AGRAMONT y sus incondicionales pretenden literalmente “agandallarse” del máximo organismo partidista, también es cierto que sus adversarios pretenden lo mismo, en resumen tenemos que todo se reduce a que es una simple lucha interna, de esas a las que ya deberían estarse acostumbrando, eso sí, mientras BARROSO siga teniendo el control del partido, ESTHELA e ISAÍAS, solo serán espectadores con poco margen de maniobra, pero con la fuerza suficiente para hacer berrinches y asumirse como inconformes de cuanta acción se realice, sobre todo cuando no les beneficie.

Existen muchas cuestiones de las que los priistas saben bastante, de hecho son términos comunes en su lenguaje político: traición, simulación, ingratitud, egoísmo, alevosía, insidia, infamia, palabras que han pasado de ser eso, para convertirse en herramientas útiles en su comportamiento y procedimientos, en busca de objetivos.

Estatuariamente, no se sabe bien a bien, si el documento que presentó el Senador ISAÍAS GONZÁLEZ CUEVAS, tiene validez o si le harán caso en su pretendida solicitud, de que no proceda la emisión de la convocatoria para renovar el Consejo Político, lo que sí se sabe, es que se muestran molestos, inconformes e incomodos con esta situación, que sería el primer golpe político a este proyecto, que pretende erigirse como la solución política a las aspiraciones de los priistas, que ahora, producto de la derrota electoral están en la lona, solo sostenidos por sus 87 mil votos.

La alianza que no se dio entre ESTHELA e ISAÍAS, cuando no fueron designados por el Comité Ejecutivo Nacional como candidato a Gobernador, ahora podría cristalizarse, pero por que no tienen de otra, su única alternativa es sumar esfuerzos para darle equilibrio al poder político dentro del PRI, diezmado por la discordia –por cierto- y que ahora mueve al PRI en Baja California Sur.

En todo este escenario provocado por la desconfianza, pero además por los antecedentes de contravención e hipocresía, se está dando este proceso de reconstrucción del PRI; ya veremos si los ingenieros son capaces de construir un andamiaje, capaz de soportar todo lo que se viene, que de entrada es la lucha por el control y el poder, dentro de la segunda fuerza política en Sudcalifornia.

El 2018 luce lejos aún, pero de aquí a esas fechas, todo lo que hagan o dejen de hacer será factor, de eso ni dudas se tiene. ¿Qué será lo que en verdad quiere ISAÍAS, con todo esto?

Comentarios, dudas o aclaraciones, dirigirlas al correo electrónicojlpuga@radarpolitico.com