EQUILIBRIOS / MANUEL ¡EL INSTRUMENTO!

Pirotecnia Política: Es bueno copiar lo que se ve, pero es mucho mejor pintar lo que queda en nuestra memoria después de ver algo. Se trata de una transformación en donde la imaginación y la memoria trabajan juntas. Sólo se puede reproducir algo que nos golpeó, es decir, sólo lo esencial. (Edgar Degas)

El triste papel de instrumento político al servicio de los intereses de un grupo de poder, no le alcanzará al hijo de LEONEL COTA MONTAÑO para convertirse en cuando menos candidato del Movimiento de Regeneración Nacional a Presidente Municipal de La Paz; y no es porque sea un perfil carente de capacidad o formación profesional, es simplemente por falta de méritos que en política es el verdadero argumento.

Al heredero del exgobernador de Baja California Sur, lo traen “lurio” con la posibilidad de ser Candidato a Presidente Municipal de La Paz, pero con una currícula política con vacío de contenido, sin mayor virtud que haber sido Director de Desarrollo del Ayuntamiento que pretende encabezar, no llegará muy lejos; sus aliados le hacen creer que de ser abanderado no tendría rival, postura que aparte de incongruente, también carece de veracidad; actitud arrogante que no suma.

El peor error de los políticos, es no situarse en la realidad o en su condición circunstancial y eso –precisamente- es lo que están cometiendo con el hijo de LEONEL COTA MONTAÑO; el Junior,  revela con las dogmáticas ideas que expresa, que es un instrumento de presión y no un proyecto político basado en argumentos sólidos, sino que su mayor bagaje convincente, es apellidarse COTA.

Para el hijo del exgobernador LEONEL COTA, que tiene como máximo logro político el haberse podido registrar en el proceso interno de MORENA como aspirante a Coordinador Municipal para la Defensa de la Cuarta Transformación, la tarea es un tanto complicada, porque dicha acción es más un elemento razonado en función de un potencial rompimiento y además,  un buen principio para buscar consolidar una alternativa electoral, fuera del movimiento que los empoderó hace tres años.

La aspiración del hijo de LEONEL COTA MONTAÑO, es una ocurrencia con tintes de capricho; más allá del cambio generacional necesario y urgente en la política sudcaliforniana, están este tipo de situaciones ejemplificadas en aspiraciones grupales que hacen pensar, que por más que se quiera vender una alternancia rejuvenecida, detrás de las “nuevas caras” estará una manada de felinos pretendiendo posiciones políticas, más por cobro de cuotas familiares que por méritos propios; el caso del Junior, es el más claro ejemplo.

Cuando en política se actúa más por conveniencia que por convicción y se opera sin dejar duda de ello, evidentemente hay elementos que no cuadran; cierto es que LEONEL COTA MONTAÑO y su hijo, están siendo desplazados, pero nadie en su sano juicio encaminaría a su heredero a correr, antes de gatear.

A futuro, el hijo de LEONEL será un buen cuadro político –quién sabe si dentro de MORENA-, si es que después de esta experiencia de ser utilizado como herramienta de presión, negociación y moneda de cambio, le quedan ganas de seguir participando; sus aspiraciones son válidas, pero no le bastará a “MANUELITO” ser el hijo de un exgobernador para ser alcalde de la capital de Baja California Sur, al menos no por ahora. Ya veremos.

Comentarios, dudas o aclaraciones, dirigirlas al correo electrónico jlpuga@radarpolitico.com