EQUILIBRIOS / LOS DOMADORES DEL TIGRE

Pirotecnia Política: El tigre es una figura fascinante desde los tiempos bíblicos hasta la etapa actual y no creo que haya un escritor que no haya mencionado nunca al tigre. El tigre es la imagen de la muerte, de la destrucción, y además, de la belleza; es solamente un instrumento metafórico. (Eduardo Lizalde)

Lo escribimos en este espacio a principio del mes pasado, el año 2017 será un año preelectoral; los acuerdos, compromisos, odios, amistades, alianzas y pactos, mismos que no tardarán en florecer, dejarán en claro que los asuntos doctrinarios o de partidos políticos, son cosa del pasado y que la identidad no es lo estrictamente necesaria, por ello se establece que en política, es más fácil aglutinar odios que afinidades.

El primer arranque de precampaña disfrazado de cumpleaños se realizó este fin de semana; el aniversario del natalicio de un joven a quien apodan “El Tigre” fue el pretexto político y el marco ideal para que personajes de amplia trayectoria y la más diversa reputación, hicieran acto de presencia para entregar como regalo el financiamiento para tan onerosa fiesta, cuyo costo es incalculable.

El joven JOSÉ MARTÍN TALAMANTES a quién se le conoce más por las relaciones políticas de su padre que por su esfuerzo personal, tiene varios meses realizando un trabajo en el límite de lo que las leyes electorales de Baja California Sur permiten, obviamente con respaldo económico y logístico  de sus principales soportes,  quienes le tienen hecho creer que puede ser Presidente Municipal de La Paz o lo que sea, como si estuviéramos para experimentos.

De su festejo  llamaron la atención dos cosas, la primera de ellas fue el gasto para tal efecto que se calcula en varios cientos de miles de pesos, nada más en música y en alcohol para los invitados, quienes en su mayoría cuestionaban que si quien era ese tal felino; la segunda fue porque solo se tomaba fotos con sus padrinos “mágicos”, es decir, con NARCISO AGÚNDEZ MONTAÑO y RICARDO BARROSO AGRAMONT, quienes aparentemente andan de “manita sudada” en vísperas de las próximas elecciones del 2018.

Una candidatura a la presidencia municipal o a Diputado Local, no se construye únicamente con dinero, música y cerveza, pero para una regiduría si le alcanza, fortuna tiene y esas posiciones se venden, no sería la primera vez que un junior ocupara un escaño bajo esos criterios; esta situación minimiza el esfuerzo de este muchacho que trae intenciones políticas, cueste lo que cueste, dinero hay, pero hacer las cosas de una manera rústica no le posiciona y menos, si lo que se quiere “vender” dentro de un electorado necesitado de figuras nuevas en la participación política, es la silueta de un joven profesionista, carismático, pero incapaz de forjarse un estilo propio, porque si ese fuera el caso, no ocuparía lo mediático de personajes con cuestionada trayectoria política, que no le abonan a su pretendida aspiración; hay quien piensa que se contaminó.

Es demasiado temprano para pretender posicionar un proyecto que nació de la nada, sin identidad real y con el apoyo de una verdadera “capirotada” política; es una auténtica pena que el supuesto talento de los jóvenes, sea la carne de cañón para la consolidación de una fuerza política; la perversa maniobra de los DOMADORES, quedará seguramente en eso, en una torpe intensión de pretender simular fiesta con trabajo político.

Los asistentes a este convivio entre los que se encontraban ciudadanos que fueron acarreados, políticos encumbrados, funcionarios federales o políticos en el desespero –la mayoría- dieron cuenta de que aquella fiesta popular no tenía nada de distinto a los mítines o “cotorreos” que armaba en su momento el ex gobernador oriundo de Santa Rosa, al más rancio estilo del Partido Revolucionario Institucional.

Habrá que ver el desdoblamiento de esta “loca carrera” por la presidencia municipal de La Paz, pero sobre todo, se tendrá que estar atento a las reacciones de la gente que políticamente simpatiza o milita en el Partido del Trabajo y en el Partido Revolucionario Institucional, sobre todo aquellos que en las buenas, malas o peores condiciones han permanecido ahí, esperando que la probidad partidaria les haga justicia.

Para estos DOMADORES que fundamentan su accionar en un territorio tigre inexistente o en alucinaciones políticas fundamentadas en el odio o los rencores, no se les augura un mejor futuro, por el contrario, llegado el momento puede ser que tanto la mascota felina y sus “látigos”, terminen en un circo de al menos tres pistas delimitadas por las inconsistencias propias de un proyecto, que nació fallido. Ya veremos.

Comentarios, dudas o aclaraciones, dirigirlas al correo electrónico [email protected]