EQUILIBRIOS / LA PAZ ¡MAFIA DEL AGUA!

Pirotecnia Política: “Hay que ser remero antes de llevar el timón, haber estado en la proa y observado los vientos antes de gobernar la nave.” (Aristófanes)

El agua en el municipio de La Paz, Baja California Sur, es un tema de franquicia para un grupo de privilegiados que hacen lo que quieren y hasta hoy, no existe autoridad que sea capaz de detener la voracidad de la mafia del agua, ni tampoco fincar responsabilidades legales a los que ordeñan el acueducto que abastece del vital líquido a esta ciudad desde el valle de El Carrizal.

La alcaldesa paceña MILENA QUIROGA ROMERO, denunció públicamente que de acuerdo a un estudio técnico realizado por el Organismo Operador Municipal del Sistema de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento, se detectaron más de 50 tomas clandestinas en el acueducto y hasta la fecha se desconoce si el equipo jurídico de la paramunicipal, haya interpuesto denuncias por este delito.

Lejos quedaron las campañas electorales donde la parte medular, era acabar con toda la corrupción en la administración y distribución del agua en La Paz; de hecho a la actual Alcaldesa, le interesaba más todo lo relacionado con el agua en su paso por el Congreso del Estado, convirtiéndolo en el punto más importante dentro de su agenda, al establecerlo como prioridad con modificaciones a la ley de agua y esquemas de regulación, reglamentación y ordenamientos vinculados a todos los procesos técnicos y científicos necesarios  para el manejo adecuado del vital líquido; todo ello respaldado por grupos afines a la hoy Alcaldesa, quien forma parte de ellos en el plano profesional-personal.

Todo mundo recuerda el tema de las denuncias públicas, relacionadas a temas sobre el agua contra los adversarios de la Presidenta Municipal, lo que hacía suponer un seguimiento y la atención con carácter de urgente de lo que a su juicio eran actos de corrupción que impedían que sus ahora gobernados, pudieran contar con regularidad con el suministro de agua necesario para subsistir.

En materia de agua potable, el logro mayúsculo de la Ingeniera MILENA QUIROGA ROMERO, es haber filtrado a medios de comunicación afines, la deuda que sostiene una empresa hotelera local con el SAPA, hecho que fue posterior a la desafortunada rueda de prensa brindada donde la Primer Edil, se limitó a culpar a los paceños “mala paga” de la precaria situación financiera y de las limitaciones operativas de un organismo que prometió transformar. 

Por la acción de unos y la inacción de otros, queda margen para la omisión, simulación, opacidad y tolerancia de la autoridad municipal que a prácticamente 60 días en su responsabilidad, no impide que el “aguachicoleo” continúe, que el desabasto de agua no sea resuelto y que esta condición, genere la percepción de que las cosas no van bien y ello se refleja en una limitada captación de recursos, a tal grado que a duras penas cumplen con el pago de nómina, gastos básicos y abastecen combustibles para operar con lo mínimo indispensable, sin necesidad de austeridad republicana porque la circunstancia los obliga.

La distribución de agua potable a través de camiones cisternas que surten a las zonas donde el SAPA La Paz, históricamente ha sido incapaz de responder, es hoy el mayor negocio al amparo del poder, donde los beneficiados siguen siendo los operadores y concesionarios de las pipas, quienes literalmente están convertidos en una verdadera mafia del agua con capacidad operativa para cerrar calles cuando les dé su gana o sientan en riesgo su lucrativa actividad, lo que pone en evidencia al inoperante organismo como un ente complaciente y sumiso.

Si en algún punto de la presente administración se les ocurre la brillante idea de poner ante los ojos de la sociedad y en las manos de la justicia toda la corrupción del SAPA La Paz, que le hace inoperante y que impide que haya agua en los hogares, las cosas cambiarán porque se entenderá que los gobernantes están siendo actuantes y para nada timoratos ante quienes ahora los tienen atados de pies y manos, literalmente secuestrados para ejercer su función y cumplir su compromiso constitucional; sin mejorar absolutamente nada, quieren que los paceños -los que tienen el dinero desde la lógica de MILENA QUIROGA- paguen sus deudas de más de 500 millones de pesos; en medio de esa disyuntiva, los que no tienen agua en su red, los que ni siquiera tienen red y los que pagan el agua carísima a los “piperos” tendrán que seguir esperando ¿hasta cuándo? Ya veremos.

Comentarios, dudas o aclaraciones, dirigirlas al correo electrónico [email protected]