EQUILIBRIOS / EL “CHIMOLTRUFIO” AZUL

Pirotecnia Política: “Retener las propias convicciones no es incompatible con abandonar una actitud tradicional de rivalidad y hostilidad hacia las personas cuyas convicciones difieren de las nuestras.” (Arnold Joseph Toynbee)

La política da, quita y a veces regala, eso lo sabe perfectamente el hoy Diputado Local del Partido Acción Nacional ALFREDO ZAMORA GARCÍA, quien en los últimos 20 años ha disfrutado las mieles del poder político, también de las ganancias producto de la venta de candidaturas y elecciones, en sí, de la rentabilidad de sus 50 incondicionales, que aprendieron bien el arte de amañar convenciones de militantes, para no solamente favorecer a sus amigos de nula estampa electoral, sino además, servir de bloque a grupos emergentes de militantes panistas con trabajo político, porque simple y sencillamente, no eran de su “simpatía” o no le generaban ganancias de ningún tipo, como en su momento lo hizo con LUIS COPPOLA JOFFROY.
Tan acostumbrado está ZAMORA a la simulación, como al doble discurso y a esa bipolaridad política, que le hace abrir la boca para decir sandeces y luego desdecirse, que ya se ha ganado el seudónimo de la “Chimoltrufia”, aquel personaje creado por ROBERTO GÓMEZ BOLAÑOS, que dentro de sus frases cómicas decía “Así, como digo una cosa, digo otra” con una ambigüedad impresionante.
La actitud de ZAMORA es entendible, desde el punto de vista político -según me explican-, porqué después de muchos años, hoy dentro del Partido Acción Nacional, no representa absolutamente nada, ya no es factor de ningún tipo, ni controla los listados de militantes y simpatizantes, ni quien llega o se va de este instituto político, es decir, de ser un poderoso e influyente contrapeso dentro de las decisiones de su partido, pasó a ser junto con sus incondicionales, uno más y eso le duele sobremanera.
Para alguien que se benefició económica y políticamente como mercader de las siglas del PAN en Baja California Sur, debe ser complicado asimilar una humillación política de tal magnitud, ya que ahora, aunque quiera, simplemente no puede y el hacerse el victimado, tampoco le queda, esa actitud no le ayuda, ni siquiera para fustigar, plantear e incluso opinar sobre los temas relevantes y de interés general para los sudcalifornianos; el creerse redentor y resultar crucificado es su constante; es un tipo que debería quedarse callado y rendirle cuentas a los que votaron por la opción que representaba y que le dieron la oportunidad de llevar un plato de comida a los suyos, como parte de un proyecto político, que prácticamente logró “carro completo”, incluido él.
El pleito de ZAMORA con sus correligionarios, es similar al del niño desadaptado en un salón de clases y ello ahora, está teniendo consecuencias serias, que no solo delimitaran su acción política, sino que además perderá muchas de las canonjías que obtenía desde su mediocre posición política en el PAN, independientemente del cargo que en su momento ostentara.
Su pleito encarnizado con quienes ahora mandan, controlan y deciden políticamente en el PAN, es por su limitada capacidad política de acordar y respetar pactos; el origen está marcado en aquel lejano mes de noviembre de 2010, cuando por culpa de sus torpezas e ideales de “loquito”, como los de ANDRÉS MANUEL LOPÉZ OBRADOR –de quien es fan-, por poco y se cae la candidatura del entonces perredista MARCOS ALBERTO COVARRUBIAS VILLASEÑOR, su comportamiento fue obvio, ya que a las 10 de la mañana acordaban y a las dos horas desconocía todo; de hecho para definir la candidatura de MACOVI en alianza con el Partido de Renovación Sudcaliforniana, el Comité Ejecutivo Nacional, envió a ALFREDO RIVADENEYRA, quién no solo puso en su lugar a ZAMORA GARCÍA, sino que además le limitó su accionar político en la definición de las candidaturas a Alcaldes, Cabildos y Diputados Locales, al final MARCOS logró la candidatura y después, la historia la conocemos todos.
Con esta acción ALFREDO ZAMORA GARCÍA, evidenció su acuerdo de cerrarle las puertas del PAN a MARCOS COVARRUBIAS y a la candidatura, por sus claros acuerdos para beneficiar a quien sería el candidato de las izquierdas LUIS ARMANDO DÍAZ, de hecho siempre se sospechó, que las estrategias dilatorias del entonces Dirigente del PAN, eran atendiendo sus arreglos con NARCISO AGÚNDEZ MONTAÑO, entonces Gobernador del Estado.
Lo que acrecentó las diferencias entre ALFREDO “chimoltrufia” ZAMORA con los ahora Dirigentes del PAN en BCS, fue cuando se definieron las candidaturas en el PAN rumbo a la elección de junio del 2015, lo que generó reacciones al interior de este partido, ya que sus aliados financiados por el Partido Revolucionario Institucional, idearon una desgastante protesta (sic) en las afueras de la sede Estatal, donde exhibían que las candidaturas registradas ante la autoridad electoral local y federal, eran para puros “perredistas” (sic).
ZAMORA GARCÍA, así como dice una cosa, dice otra.
Argumenta sus planteamientos y luego expresa, que él no quiso decirlos.
Resulta curioso pensar que alguien sin palabra, que no respeta compromisos ni acuerdos, hable de legalidad, hable de justicia y le tenga miedo a hacer pública sus declaraciones 3 de 3.
Ya veremos qué pasa, de entrada el hablar de más, le está saliendo caro, pues muchos ciudadanos hasta ahora, se están dando cuenta de la otra cara del legislador local; como sostenemos, en política todo lo parece es, no hay truco y ALFREDO ZAMORA GARCÍA es todo, menos lo que pretende aparentar.
Comentarios, dudas o aclaraciones, dirigirlas al correo electrónico jlpuga@radarpolitico.com