EQUILIBRIOS / DANIELA ¡CUOTA DE PODER!

Pirotecnia Política: Todas las cosas están sujetas a interpretación, la interpretación que prevalezca en un momento dado es una función del poder y no de la verdad. (Friedrich Nietzsche)

La posición de poder político conferida a la Diputada Local, DANIELA VIVIANA RUBIO AVILÉS por el Partido Acción Nacional, al situarla en primer lugar del listado de candidaturas al Congreso del Estado de Baja California Sur, garantiza una representatividad al proyecto del que forma parte desde hace tres años; detrás de su designación hay razones que están alejadas de cuestiones ideológicas.

El comportamiento político e institucional asumido por DANIELA RUBIO, cobró notoriedad por su desempeño en el poder legislativo sudcaliforniano, desde antes que la bancada del Movimiento de Regeneración Nacional y su satélite (Partido del Trabajo) iniciara una intifada contra todo aquello que se interpusiera a sus intereses políticos y proyectos personales que ahora en pleno proceso electoral, quedan al descubierto y la mascarada de su actuar legislativo en evidencia.

Las expresiones de rechazo a la posición otorgada a DANIELA RUBIO, curiosamente no son abiertamente realizadas por varones, son de mujeres que por su antigüedad y trabajo institucional partidista, sienten que son primeras en derecho, olvidándose que para la vigencia de un proyecto y la consolidación de ideales diversos, es necesario ceder; la concepción de una alianza con otros institutos políticos, obliga a ser condescendientes al momento de negociar posiciones y exige respetar las circunstancias, también a dejar de lado los temas personales, grupales, incluso ideales, dogmas, egos y sentimientos que no abonan a la consolidación de una oferta electoral en construcción.

Si quienes se oponen a la designación citada y asumen que DANIELA RUBIO les está robando un espacio que “merecen”, no están entendiendo el objetivo de un trabajo político que tiene un proyecto definido y donde la cuestión ideológica es importante, pero no es lo que está marcando las definiciones; en una negociación política se tiene que ver más allá y dejar de lado perspectivas personales.

Para defender la causa en el Congreso del Estado, de la que dependía en mucho el futuro de Baja California Sur, DANIELA RUBIO siempre estuvo acuerpada por otros siete legisladores y demás factores que se apuntalaron desde el proceso electoral local anterior cuando decidieron dirigencias de partidos, ir juntos; por cierto al PAN, PRS y Partido Humanista en estas elecciones, se les sumó el PRI y PRD.

La Legisladora RUBIO AVILÉS, quién habrá de integrar la XVI Legislatura, se puso la camiseta, defendió política y legalmente la causa, fue referente y eso, hoy que la Suprema Corte de Justicia de la Nación, les está dando la razón, facilita este tipo de decisiones que avalan su designación.

Las expresiones de inconformidad, se vieron opacados por los comentarios de respaldo abiertamente planteados por militantes del Partido Acción Nacional y muestras de afecto ciudadano; la decisión de postular a DANIELA RUBIO AVILÉS como su candidata a Diputada Local Plurinominal, se puede interpretar desde diversas perspectivas; una de ellas como muestra de lealtad y compromiso hacia el proyecto  y otra, la cuota de poder ganada a pulso en el poder legislativo; no hay más.

En democracia, irremediablemente siempre habrá pros y contras en función de las decisiones tomadas; es obvio que en la elección de DANIELA RUBIO, se cumple la regla de que las posiciones se ganan y de que nada en política es por casualidad; su designación está estratégica y políticamente bien tomada desde la configuración de todo un proyecto político, que como bandera asume que en Baja California Sur, hay que mantener el rumbo que guía los destinos de esta media península desde hace diez años a la fecha. Ya veremos.

Comentarios, dudas o aclaraciones, dirigirlas al correo electrónico jlpuga@radarpolitico.com