EQUILIBRIOS/ BCS: TURISMO SEXUAL

Pirotecnia Política: “Dada la inclinación general de los hombres al abuso del poder, todo gobierno es malo y toda autoridad quiere decir tiranía, como toda ley se traduce por la sanción de los abusos inveterados. Al combatir formas de gobierno, autoridades y leyes, al erigirse en disolvente de la fuerza política, el libertario allana el camino de la revolución.” (Manuel González Prada)

El potencial económico que genera la industria sin chimeneas en Baja California Sur, se mide en miles de millones de dólares al año, principalmente en Los Cabos; en menor medida en La Paz y Loreto.

La importancia de mantener la imagen lo más limpia posible en estos centros de desarrollo, es preponderante para los gobiernos Federal, Estatal y Municipal.

Históricamente el turismo ha significado para nuestro Estado, no solamente desarrollo económico, también genera empleos, bienestar social y al ser exponencial su crecimiento, también genera anarquías, retrasos, necesidades sociales, entre otros asuntos que necesitan ser atendidos, regulados y supervisados por las autoridades competentes.

Apenas éste fin de semana en la zona de Los Cabos, fue desarticulada una red de prostitución, acción que se desprendió de una denuncia ciudadana –según se dijo- y que fue atendida por las autoridades judiciales de todos los órdenes de Gobierno.

Esta situación desenmascaró las actividades ilícitas que se despliegan alrededor de un desarrollo turístico como Los Cabos, que por primera vez se ubicó a nivel mundial, como un destino turístico donde sus visitantes, no únicamente disfrutan de las bellezas naturales inigualables de la región peninsular, sino que además, también demandan otro tipo de servicios, más allá de la pesca, los paseos, el esparcimiento en la vida nocturna, también solicitan servicios sexuales.

La prostitución –regulada o no- es en sí, el oficio más antiguo del mundo; es un secreto a voces que en infinidad de ciudades, turísticas o no, esta actividad se realiza sin mayores complicaciones, eso es más que claro, pero algo que es ilegal, no se entendería sin una amplia red de corrupción y de complicidades.

Las actividades que se generan alrededor del turismo son muchas y variadas, entre ellas la prostitución, pero habrá que decirlo, el sitio ganado por los destinos de Baja California Sur a nivel global, no es porque aquí existan los prospectos de explotación sexual más codiciados del orbe; el turista que decide visitar la entidad –y de ello estamos totalmente convencidos- es por disfrutar de la hospitalidad de nuestra gente, la tranquilidad, la seguridad, las bellezas naturales que fusionan playa, sol, desierto, la práctica del ecoturismo, incluso existe el segmento vinculado, al aspecto cultural de la región.

La “trata de personas” es el comercio ilegal de humanos con fines comerciales y de explotación (Esclavitud reproductiva, lo definen algunos) de la que se derivan explotación sexual, tráfico de órganos y trabajos forzados; todo ello con una amplia cadena de corrupción a todos los niveles, insistimos, de otra manera no se entendería tanta impunidad, por ello lo ocurrido el fin de semana en Los Cabos, no debe quedar ahí, debe llegarse hasta las últimas consecuencias y demostrarle a quien lo dude, que aquí en Baja California Sur no se tuerce la ley, en este ni en otros casos ligados a esta grave irregularidad, es una cadena de confabulaciones, donde los escrúpulos se tapan con dólares.

Hay que ver como se desdobla este tema que sentará precedentes en la entidad, que preocupa a los gobiernos y que pone a temblar al poderoso emporio hotelero de Los Cabos.

Tendrán que hacer su parte todos los actores, una cosa es que exista prostitución –eso es innegable- pero otra muy distinta, es que las autoridades se hagan de la “vista gorda”.

Las instituciones de este País, deben atender esta situación que se registró en Los Cabos, sobre todo porque obviamente esta banda desarticulada, no debe ser la única que registra actividades de este tipo en la zona.

Para el Gobierno del Estado de Baja California Sur y el Municipal de Los Cabos, este tema debe ser atendido con sumo cuidado, porque si aquí proliferan este tipo de actividades ilícitas, puede llegar a ser un factor pésimo, para las aspiraciones de convertir a Los Cabos en el principal destino turístico de México.

Insistimos, el tema es delicado; los destinos turísticos de BCS son medianamente sanos, se sostienen por todos los aspectos positivos señalados líneas arriba y no porque la inmensa mayoría de visitantes, vengan a buscar placer de índole sexual.

Si bien es cierto, en BCS la explotación sexual no está tipificada como delito grave, ello no significa que no se debe castigar como se debe, a los responsables de esta esclavitud moderna.

Ya veremos si se desmantela totalmente la banda de maleantes, que prostituía a más de una veintena de personas y también a las autoridades coludidas en este “Business”, pero más interesante será ver tras las rejas, a todos los que conformaban la red de complicidades, donde no dudamos que estén inmiscuidas autoridades migratorias y judiciales, en sí, todas esos trabajadores de instituciones, que se supone tienen sueldos gubernamentales para atender tareas específicas,  que impidan estás actividades ilícitas. ¿Qué no?

Comentarios, dudas o aclaraciones, dirigirlas al correo electrónico jlpuga@radarpolitico.com