EQUILIBRIOS / ARMA DE DOS FILOS

Pirotecnia Política: “A veces la calidad de la acción depende de la intención de quien la ejecuta; porque muchas cosas son útiles a juicio de una persona y superfluas a juicio de otras.” (Maimónides)

 

Las auditorias que se supone le fueron practicadas –o qué se están efectuando- a los ejercicios financieros de los Gobiernos Municipales de La Paz y Los Cabos, que presidieron ESTHELA DE JESÚS  PONCE BELTRÁN y JOSÉ ANTONIO AGÚNDEZ MONTAÑO, son un arma de dos filos, empuñada ahora por ARMANDO MARTÍNEZ VEGA y ARTURO DE LA ROSA ESCALANTE, respectivamente.

Los elementos de prueba a los que están teniendo acceso las actuales autoridades,  cada que se inicia y se concluyen los análisis de las diversas partidas presupuestales revisadas, se convierten por si solas en una herramienta letal que servirá para aniquilar políticamente a sus antecesores y a todo lo que representan, porque en caso contrario los vientos que ahora les favorecen, podrían revertirse y provocarles un caída abismal, hasta llegar al desencanto social.

Se supone que las auditorias están arrojando de manera puntual, todos los datos que probarán lo que desde un principio se dijo; generarán entonces las pruebas irrefutables de que, desde un principio se tenía el sustento para argumentar que lo que encontraron en las finanzas municipales de La Paz y Los Cabos, en verdad era o es, un verdadero cochinero.

Para la mayoría de los habitantes de La Paz y Los Cabos, que juntos conforman más de 70 por ciento del padrón electoral de Baja California Sur, las acciones determinantes que se generen de este trámite político-administrativo, iniciado en el mes de noviembre de 2015, serán claves en sus próximas decisiones electorales.

El cálculo político de ejercer una revisión absoluta a las cuentas que dejaron los Ayuntamientos pasados en 54 meses de Gobierno, pesa sobre los hombros de los hoy Alcaldes de La Paz y Los Cabos, quienes ahora sin margen para vacilaciones, tendrán que asumir la responsabilidad judicial, administrativa y política de llevar las cosas, hasta sus últimas consecuencias.

Esta semana deberán ser presentados los primeros resultados de esta revisión, que en el caso de La Paz lo realizó el propio Ayuntamiento, mientras que en Los Cabos, hasta donde se sabe, se contrató a una empresa externa; independientemente de quien las haya realizado, lo importante aquí es ¿qué harán con todas las irregularidades detectadas?

Además de despejar las incógnitas relacionadas a la revisión “forense” de las cuentas públicas y balances financieros de los pasados Gobiernos Municipales, políticamente deberán demostrar que tienen todo lo necesario para llevar los trámites, demandas y juicios, -insistimos- hasta sus últimas consecuencias.

Ni ARMANDO MARTÍNEZ VEGA, menos ARTURO DE LA ROSA ESCALANTE son unos improvisados del quehacer político, ahora pertenecen a un grupo que tiene en la transparencia y la rendición de cuentas, más que un discurso, de hecho es de los ejes rectores del régimen actual y que se vienen impulsando en todo el Estado.

Se considera que es tiempo de la transparencia, las bases de esta acción, convertida en una política pública de primer orden, tiene que tener sustento esencial en una rendición de cuentas efectivas, derivadas por las múltiples irregularidades que los Gobiernos anteriores dejaron en detrimento de una sociedad, que se quedó con proyectos de infraestructura social a medias, planes financiados que nunca se cristalizaron, malversación de dinero público, actos de peculado evidentemente demostrados en los dichos y que ahora se tiene la posibilidad de concretarlos ante las autoridades responsables de hacer justicia, obviamente con documentos.

En este contexto, la actitud burlona y retórica –a través de sus alfiles- de JOSÉ ANTONIO AGÚNDEZ MONTAÑO, seguramente se convertirá en preocupación, el día de mañana cuando sean llamados a cuentas, no nada más los que fueron ejecutivos al momento de manejar los presupuestos, si no todos aquellos que desde puestos directivos, dejaron cuentas pendientes.

El caso de ESTHELA PONCE es distinto, seguramente también está preocupada y ocupada en la forma en la que atenderán el problema legal en puerta, si bien es cierto también hay señalamientos que se han citado en múltiples ocasiones y de características similares a las registradas en Los Cabos, es probable que su caso, sea tratado de forma distinta, de ello ya hay visos más que interesantes.

Ya veremos qué pasa con los resultados que deben tener ya en su poder los Presidentes Municipales de Los Cabos y La Paz; ahora solo resta esperar la fecha en la que por separado –obviamente- vayan a hacer historia, al presentar como Ayuntamientos, las primeras denuncias penales y administrativas, contra sus antecesores y su grupo de funcionarios.

Comentarios, dudas o aclaraciones, dirigirlas al correo electrónico jlpuga@radarpolitico.com