El Día del Gobernador

No hay fecha que no llegue, ni plazo que no se cumpla.

El Gobernador del Estado MARCOS COVARRUBIAS VILLASEÑOR, rindió ante el pueblo sudcaliforniano su cuarto y último informe de gobierno.

Ya a principios de la semana pasada, habría entregado de forma constitucional el documento que resumía los indicadores al final de su administración, con los detalles del trabajo realizado en su último año de gobierno, que no fue –en tiempo- como el de los otros seis antecesores, su periodo fue de cuatro años y medio, derivado de la reforma política, que permitió acoplar procesos políticos locales con lo federal.

El viernes fue el día del gobernador, todos los reflectores estaban en el teatro de la ciudad, que fue declarado recinto oficial para este acto republicano, en el que se dio cita la sociedad civil, la clase política, en sí, todo ese mosaico que conforma la fuerza productiva de Baja California Sur, aunque se registraron voces que criticaron que el evento no fuera público.

Después de ALBERTO ANDRÉS ÁLVARADO ARÁMBURO y ÁNGEL CESAR MENDOZA ARÁMBURO, ningún otro gobernador del estado había cerrado su administración con los indicadores en popularidad y aceptación ciudadana, producto de su ejercicio de gobierno, como quien rindió cuentas sobre los logros de su administración.

Hablar detalladamente de los avances en infraestructura social, basada en la obra pública, en el terreno educativo, social, económico, turístico y comercial, sería tedioso, pero este como otros gobiernos, dejará testigos de su acción de gobierno, como debe ser.

La percepción ciudadana hacia el gobierno de MARCOS COVARRUBIAS VILLASEÑOR, es buena, se le ha criticado hasta el hartazgo sobre los puntos que a juicio de la sana y valida oposición son sus hierros, la procuración de justicia, la caída del estado en materia de crecimiento económico en el último tramo de su gobierno, que aunque no se dan necesariamente por asuntos relacionados directamente en el estado, son factor de conjeturas, pero además asuntos relacionados con la asignación de la obra pública a empresas foráneas, por ejemplo, incluso el tema de la lucha entre bandas del crimen organizado que se vive en esta ciudad capital, sin que ello políticamente le haya afectado directamente en el terreno electoral, porque los resultados obtenidos apenas en junio pasado, demuestran que la ciudadanía interpreta en su justa dimensión este tipo de disputes.

Habrá quien diga que los indicadores macroeconómicos, que el crecimiento de la economía, que si los índices de inversión pública y privada, que si el posicionamiento de la entidad en indicadores importantes como educación, servicios, calidad de vida, en sí, todo ese esquema social que atañe en gran medida a las acciones de gobierno, no fueron suficientes y quizás tengan razón,  pero como lo sostenemos, hayan sido del agrado o no de los grupos de poder o de la sociedad organizada, lo que realmente importa ahora –y para estos efectos-  en el ámbito político se hizo lo correcto y como la política se mide con resultados electorales, la mayoría de los sudcalifornianos, decidió en las urnas.

Durante su informe MARCOS COVARRUBIAS VILLASEÑOR, emitió un mensaje político sencillo, que lo entendió todo mundo y que sirvió como contraste al entregar políticamente la batuta de la entidad a CARLOS MENDOZA DAVIS, quien apenas este domingo, recibió oficialmente la constancia de mayoría.

También en su mensaje final dirigido al pueblo sudcaliforniano, COVARRUBIAS agradeció todas las muestras de apoyo durante su encargo y demostró el amor por su familia, pero también  por su tierra.

No será este columnista quien califique en cifras e indicadores al gobierno que ya se va, eso lo harán los expertos, lo que si nos corresponde es citar el factor político durante el presente ejercicio de gobierno, cuyos resultados ahora, son irrefutables.

Vendrá un nuevo gobernador, con nuevas ideas, nuevo proyecto.

Ya veremos cómo le va y como su trabajo se refleja en beneficio de los sudcalifornianos, de entrada el reto de superar a su antecesor le plantea de origen, un desafío más que interesante.

Comentarios, dudas o aclaraciones, dirigirlas al correo electrónico jlpuga@radarpolitico.com