Valemadrismo total

El titular del Centro SCT en la entidad, Eleazar Gutiérrez Magaña, es sinónimo de abuso, de hacer mal uso de las prerrogativas a su cargo en su beneficio y en detrimento de la sociedad sudcaliforniana. . .

Por Alejandro Barañano

 

Hay un caso que ha ocupado las primeras planas de los medios locales y que deja al descubierto la impunidad y la corruptela de algunos funcionarios públicos que, lejos de cumplir con sus deberes, abusan e intentan hacer uso de las prerrogativas a su cargo para beneficio propio en detrimento de los derechos de la comunidad toda.

Y no hay que ir muy lejos para entendernos, solo basta observar el actuar de Eleazar Gutiérrez Magaña, el todavía del director del Centro SCT en Baja California Sur, que aunque pende su suerte en hilos muy delgados ya que se ha sabido que en breve será relevado del cargo por su extrema ineptitud y total valemadrismo conque ha actuado sobre todo en lo referente a los trabajos de rehabilitación y construcción de la carretera Transpeninsular, esto en el tramo comprendido de la capital del estado con rumbo a Ciudad Constitución.

Ya son varias las voces concordantes en ello, y para poner un ejemplo de este decir se encuentra la del presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, Jorge Moore Valdivia, quien ha cuestionado públicamente la manera en la que se realiza lo antes narrado, ya que las labores de restauración en esa carretera no sólo tienen un grave retraso sino que además implican varios cortes a lo largo del trayecto, lo que hace que sea sumamente peligroso para los usuarios.

No podrá negar el nefasto funcionario federal que la obra que se lleva por cuenta y costo del Centro SCT en Baja California Sur está complemente fuera de lugar y tiempo, lo que ya de por sí es un asunto muy grave sobre todo por lo importante que es esa vía de comunicación, pero tal parece que para Eleazar Gutiérrez Magaña eso no es trascendental, pues como ya va de salida de la media península lo que quizá le preocupa en realidad sea llenar los arcones con fajos de billetes para salir pitando tal y como lo han hicieron sus antecesores.

El proyecto de rehabilitación lleva meses y meses sin avance notorio, y ha dejado mucho que desear pues los cortes son por sí mismos una verdadera molestia para los usuarios, pero además de esto se tienen también los altos riesgos y peligros debido a que la señalización es totalmente deficiente, y en algunos casos hasta inexistente.

Al menguado sujeto que está al frente del Centro SCT no le importa que la carretera sea utilizada a diario por cientos de familias que están expuestas a sufrir un accidente por la mala planeación de la obra y por las faltas a los reglamentos en la materia, y no hay que olvidar que por ahí circulan también ambulancias que van a atender emergencias y que trasladan enfermos del norte de la entidad a nosocomios ubicados en La Paz para su atención.

Y es que los problemas en esta obra se generaron desde el momento mismo en que se dio el fallo por parte de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes a una empresa foránea que no tenía el más mínimo conocimiento de las condiciones locales de suelo así como de las condiciones climatológicas, aunado esto al rubro de sueldos en mano de obra, costos de insumos y tarifas de transportes de materiales como los agregados que tienen un gran impacto dentro del presupuesto.

Lo que sucede es que el Centro SCT de Baja California Sur ha venido contratando empresas foráneas que sólo vienen a subcontratar a compañías locales, ofreciendo para estas pagos que están muy por debajo de los que se manejan en el mercado y por ende, ha habido casos de firmas que abandonan las obras porque no pueden cumplir con los contratos contraídos. Aunque claro, los dividendos de estas anómalas situaciones redundan en los bolsillos de unos cuantos socarrones, incluyendo a quien les otorga el permiso y que en este caso es el mismo Eleazar Gutiérrez Magaña, por lo que tendría mucho que explicar al respecto cuando sea llamado a  cuentas por la Federación.

Y coincidimos completamente con lo dicho por Jorge Moore Valdivia, pues los reclamos que han hecho tanto los ciudadanos como los trabajadores del volante no han sido atendidos debidamente por el director del Centro SCT, al contrario, solo ha demostrado no ser capaz de exigirle a las empresas que el mismo autorizó a que cumplan con lo acordado.

Cabe recordar que estos trabajos estuvieron abandonados por mucho tiempo y parece que ahora se están realizando con recursos de otros programas. Tal situación es un asunto por demás grave, por lo que bueno sería que se hiciera una revisión exhaustiva al proyecto para que brinquen las imprecisiones y observaciones por parte de la Auditoría Superior de la Federación. ¿O no?

Más le vale al director del Centro SCT, o sea Eleazar Gutiérrez Magaña, que ponga atención especial en las empresas que participan en las licitaciones que convoca la dependencia a su cargo, ya que un principio básico que éstas garanticen que pueden terminar con las obras en tiempo y forma, además de que deben ser confiables para que la calidad responda a las demandas y expectativas de los ciudadanos en lo que respecta a seguridad y durabilidad.

Ojalá y Jorge Moore Valdivia en su posición de presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción en Baja California Sur solicite como dijo al Instituto Nacional de Transparencia la información concerniente de cómo se han venido desarrollando las licitaciones públicas relacionadas a los trabajos de construcción y rehabilitación de dicho tramo carretero, pues así se sabrá de los enjuagues y abusos que se están cometiendo con el uso de las prerrogativas que opera Eleazar Gutiérrez Magaña para beneficio propio, y en detrimento de los derechos de la comunidad toda.

¿Le pondrán un estate quieto al personaje que aún está al frente del Centro SCT en la entidad?

¿Se aplicará con rigor la Auditoría Superior de la Federación para sacar la calculadora y cotejar las cuentas que este delegado federal carente de escrúpulos viene realizando? ¿O se tendrá que seguir perdiendo más vidas por el valemadrismo exhibido hasta ahora por Eleazar Gutiérrez Magaña? La verdad que no lo sé, pero mientras algo sucede al respecto quien esto escribe seguirá Balconeando. . .