Urbanización desmedida

Desde hace un lustro se ha denunciado la depredación de que es objeto la media península y el despojo que sus habitantes sufren desde hace más de tres décadas; esto desde que los hombres del dinero decidieron que Baja California Sur era su próximo botín.

Por Alejandro Barañano

El conflicto por el agua se ha intensificado debido a que la toma cedida a “Tres Santos” por parte del Organismo Operador Municipal del Sistema de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento de La Paz, y que se otorgó en una opacidad absoluta por parte de la dependencia municipal, y que aceptó su director general, Héctor García González, que la empresa desarrolladora cuenta con una conexión de agua de dos pulgadas, instalada por su dependencia, pero durante la administración anterior.

Asimismo, reconoció que la empresa realizó un pago por derechos de conexión. Sin embargo, dijo no conocer el monto, aceptando que no existe un contrato por el mismo, y aseverando que el desarrollo de “Tres Santos” está recibiendo agua y que el medidor control les fue instalado sin problema alguno.

Lo anterior solamente señala que la participación de  la administración de Armando Martínez Vega está en disposición absoluta para la infraestructura que requiere el desarrollo de “Tres Santos”, ya que Héctor García González reconoció la realización de prácticas ilegales en su dependencia, ante lo cual señaló que su departamento jurídico realizaría una investigación, concluyendo que si se comprueban todas las irregularidades =que ya conocen= se les cortaría el suministro de agua, y esto no es un invento, pues la información está implícita en la entrevista realizada a Héctor García González por el reportero Ezequiel Lizalde el 13 de noviembre de 2015, y que puede ser consultada en www.youtube.com/watch?v=8OjUF3g-Uf4, a través de Baja Sur TV.

Por su parte, la empresa inmobiliaria señala en la página https://tressantosbaja.com/tres-santos-water-sustainability/ que pagaron por adelantado al municipio de La Paz por una cantidad de agua extra. Lo que necesariamente deriva en varios cuestionamientos: ¿Cuál fue el monto pagado a OOMSAPAS? ¿Dónde están los recibos por la operación? ¿De dónde está supliendo el municipio esa cantidad extra de agua si no es de la red municipal que abastece a Todos Santos?

Cabe recordar que la comunidad de Todos Santos y mucha gente de la capital del estado, reunieron cerca de 10 mil dólares que se repartieron el 24 de noviembre del 2015 entre 66 inconformes que se mantenían en aquel famoso plantón. Los benefactores habían prometido seguir ayudando a los todosanteños en la medida de sus posibilidades, lo que demostró a una sociedad multicultural que se había unido para hacer frente a los desarrolladores inmobiliarios, y que hizo evidente que así como desde el extranjero llegan los despojadores profesionales asociados a mexicanos sin escrúpulos, también desde las fronteras llega el apoyo de gente consciente que se suma a la lucha de los mexicanos en contra del salvaje despojo de las transnacionales.

Además hay que remembrar que el primero de diciembre del año 2015 las protestas de los pescadores se trasladaron al Congreso del Estado para exigir solución a sus demandas, esto para superar la difícil etapa de lucha que atravesaban.

La problemática que de no ser resuelta, los condenaría a un triste futuro, con la posibilidad de que en el peor de los escenarios “Tres Santos” los explotaría como trabajadores de limpieza y mantenimiento, cambiándoles su trabajo de pescadores por el de sirvientes.

Pero el 4 de diciembre, John Moreno Rudowsky y algunos pescadores se reunieron con los representantes de MIRA Companies en las oficinas de OOMSAPAS a puerta cerrada, reunión a la que por cierto asistió el director del proyecto “Tres Santos”, Carlos Asali Harfuch, y el director de MIRA en México, Javier Barros Sánchez.

Al finalizar la reunión referida, este último fue increpado por un pescador quien lo llamó mentiroso por lo que había expresado minutos antes. Javier Barros Sánchez dejó el lugar entre abucheos y gritos en contra el desarrollo de “Tres Santos”. Por su parte, John Moreno Rudowsky informó que no se alcanzaron acuerdos trascendentes, salvo que se haría una inspección del sitio por parte de las autoridades y que la empresa inmobiliaria trataría de justificar más su proyecto. Pero dejó en claro que le puntualizaron a las autoridades y a los inversionistas que, de no llegar a acuerdos concretos y benéficos para la comunidad, convocarían a nivel estatal a un boicot en contra del proyecto, y a la par emprenderían acciones legales para desarticularlo.

Así, durante la inspección a la playa de Punta Lobos coordinada el 10 de diciembre por Isidro Ibarra Morales, entonces secretario general del XV Ayuntamiento de La Paz, y a la cual asistieron representantes de la Comisión Nacional del Agua, PROFEPA y SEMARNAT, así como diversas autoridades legislativas y ejecutivas del municipio y del estado, John Moreno Rudowsky explicó sobre las afectaciones causadas por el desarrollo inmobiliario en la zona y dentro de ésta al área concesionada anteriormente a los pescadores.

También se dijo que la antigua procesadora era propiedad de los pescadores a título de concesión, y que inexplicablemente también resultó ser propiedad de la desarrolladora inmobiliaria de “Tres Santos”.

En esa reunión antes comentada, y en cuya conclusión Isidro Ibarra Morales aseguró que las autoridades competentes buscarían la mejor solución para las partes en pugna, ya que se estaba convirtiendo en un conflicto social de grandes proporciones e implicaciones, y todo indicaba que seguirá creciendo y evidenciando más actos ilegales de autoridades y empresarios, tal y como sucedió.

No se podrá negar que este es el modelo típico de despojo y devastación que grupos empresariales van dejando a su paso, no sin antes haber prometido empleos a la gente que ya los tenía, convirtiendo a pescadores, agricultores y artesanos en ejércitos de limpieza y mantenimiento de sus enormes hoteles.

¿Habrá quien ponga freno a esto? ¿Se seguirán evidenciando actos ilegales por parte de autoridades? La verdad no lo sé, por eso quien esto escribe mejor seguirá Balconeando. . .