“Te estas volviendo viejo “

Me dijeron, has dejado de ser tú, te estás volviendo amargado y solitario “.

“No, respondí”, “No me estoy volviendo viejo, me estoy volviendo sabio he dejado de ser lo que a otros agrada, para convertirme en lo que a mi me agrada ser, he dejado de buscar la aceptación de los demás, para aceptarme a mi mismo.

“No, no me estoy volviendo viejo Me estoy volviendo asertivo, de lugares y personas, costumbres e ideologías he dejado apegos, dolores innecesarios, personas tóxicas, almas enfermas y corazones podridos, no es por amargura, es simplemente por salud, paz, tranquilidad y sobre todo amor propio.”