LOS VIDRIOS ROTOS DE AMLO NO SON DE CRISTAL.

En reciente spot de radio y televisión el abanderado de la “Honestidad valiente”, Andrés Manuel López Obrador expresa “en nuestras manifestaciones pacíficas no se ha roto ningún vidrio”, palabras que ofenden ostensiblemente al México pensante y que tal vez si chamaquee  a la cáfila de descamisados que creen que si llega al poder, su vida será color de rosa.

El señor López Obrador piensa que todos los mexicanos somos idiotas y retrasados mentales, ya que hasta mi nieto menor me preguntaría “tata, deveras ese señor nunca ha quebrado ningún vidrio “.

La verdadera historia de las llamadas manifestaciones pacíficas nos acusan el daño tan terrible que han infringido a miles de comercios que han perdido millones de pesos en los distintos bloqueos, daños irreparables que se pierden en la memoria de muchos debido a las molestias viales y de traslados por cualquiera que sea la vía. Cientos de comerciantes y prestadores de servicios hubieran preferido cien vidrios rotos y no las grandes pérdidas millonarias merced al cierre de sus negocios por las llamadas “manifestaciones pacíficas”.

Lo que es extraño que muchos de los agoreros televisivos tales como los Loret de Mola, los Ruiz Heally, Los Pepe Cárdenas, etc., no hayan abierto el hocico para refutar y señalar expresiones tan infantiles como “ no hemos quebrado ningún vidrio”. Dichos pseudoposeedores de la verdad y que destilan veneno hasta por los poros cuando del gobierno federal se trata están verdaderamente allanando el camino para que el dueño de MORENA se apodere del país al ya conocido estilo de MADURO, el de Venezuela, o en chiquito a formas TRUMPISTAS.

Todavía hay tiempo para reflexionar sobre la trascendencia  del 2018 y sus resultados. México se merece la ruta más cercana a la DEMOCRACIA y quien tome las riendas de este gran país deberá presentar el mejor perfil  que refleje inclusión, respeto a la ciudadanía y lo principal, capacidad de estadista y con la mirada bien puesta hacia un mundo globalizado.