LA SUERTE ESTÁ ECHADA / Óntico y Ontológico

(979

                                                                                                 Bobby García

&.- Modos de producción

En esta entrega abordaré un tema difícil de filosofía, pero antes explicaré un antecedente:

El compañero Jesús Solís Alpuche, de la otra península –Yucatán- me hizo el favor de publicar mi biografía y en el apartado correspondiente escribió que cursé un diplomado en filosofía. No es así. Llevé un curso de filosofía marxista. Me explico:

La Normal Superior de Nayarit, en aquel tiempo integraba cada especialidad con 22 materias llevadas cuatro cada verano. Es decir, en cinco veranos se cursaban 20 materias y se debía concurrir al sexto verano (semestre) por dos materias. La dirección de la escuela acordó que se podrían pagar dos materias a Título de Suficiencia, una en el cuarto verano y la otra en el quinto para completar las 22 materias, Cinco compañeros del grupo nos acogimos a esa modalidad y en el tercer verano se nos entregó el temario para presentar la materia a título de suficiencia al siguiente año. La asignatura fue sobre la cultura Maya y los temas a estudiar, sobre la conceptualización del tiempo, y sobre la filosofía de la tierra. “Pagué” la materia en el cuarto verano –prueba oral y escrita- y alcancé la calificación de “ocho”. Al final del curso me entregaron (los otros no se presentaron) el temario para filosofía, fue: lo óntico y lo ontológico y otro tema fue: los modos de producción en el materialismo histórico. El exponente máximo de la metafísica de óntico y ontológico fue el filósofo alemán Martín Heidegger. Por lo demás debía leer el materialismo histórico cuyo exponente máximo es Carlos Marx. Sobre este tema ya tenía algunos conocimientos,

En aquella época no existía la tecnología actual, y en la entidad me sería imposible encontrar bibliografía (no existía el mágico google) por lo que fui a la ciudad de México y compré un libro de cultura maya, otro de ética marxista y uno más de materialismo histórico.

Cuando incursioné sobre lo óntico y lo ontológico el tema me impresionó y me impactó. Empecé a entender que la filosofía vista desde el ángulo burgués, -no marxista- es demasiado difícil. Leí mucho y me enredé más. Pero todo es apasionante. Admiro ahora más a los Licenciados, Maestros y Doctores en filosofía, Mi correo: [email protected]

PASEMOS EL RUBICÓN: el significado de óntico proviene de la existencia de las cosas en sí misma: dicha existencia no es producida por el ser humano. Lo ontológico, por el contrario, es una construcción humana a partir de la interpretación de la esencia de las cosas. Es decir: lo óntico es todo lo que existe independientemente de que el ser humano la conozca. Lo ontológico es lo que el humano conoce y no lo mira contemplativamente, pasivamente sino que va a la esencia para mirarlo desde adentro

Ónticamente vemos al ente desde afuera, con pasividad (idealmente total), en forma contemplativa, tocado por su presencia y por nada más, en tanto que ontológicarnente el ente es visto desde adentro de él mismo. Óntico es un adjetivo de ente, a diferencia de ontológico que es un adjetivo de ser. “Ente es todo lo que existe o pueda existir y el ser del ente es lo que el humano conoce del mundo objetivo (definición mía)” Lo ontológico es una construcción humana a partir de la interpretación de la esencia de las cosas. (el mar es un ente –cosa- que adquiere razón de ser cuando el humano va hasta la esencia de él) (su estructura, dimensión, etc. ) Lo óntico es el universo de las cosas. Lo ontológico el universo de los seres, su esencia.

Cuando impartí filosofía en la prepa, este tema me apasionó. Había dificultad para comprenderlo.

Y aquí pido disculpas a los filósofos “Inventé” un concepto. Como lo óntico es el ente por fuera y la ontología lo mira por dentro, puse varios ejemplos para que lo entendieran:

Les dije: esta es una taza, condición óntica, El ser humano llega a su esencia, su forma, para lo que sirve (ontología) y fui más lejos o al error imperdonable –creo- Les dije: al llegar a la esencia de la taza valdría preguntarle si está de acuerdo de ser lo que es, si no le gustaría ser otra cosa, una cuchara, un tenedor…

Mil disculpas a los filósofos si con el ejemplo de la taza cometí un grave error ¡pero mis alumnos asimilaron lo óntico y lo ontológico!

Luego vino lo del materialismo histórico. Lo dejo para otra entrega,

Alea jacta est- 27-06-2021-