LA SUERTE ESTÁ ECHADA / No quiero crecer

                                                                                                           Bobby García

En el marco del Día Mundial de la Poesía, a celebrarse este 21 de marzo, me permito transcribir mi poema “No quiero crecer”, que obtuvo dos premios estatales (en aquella época, Territorial). Álvaro Alvarado Piñuelas obtuvo primer premio en interpretación en la olimpiada de Todos Santos, y, yo obtuve primer premio en creación literaria. Se ha interpretado por varias partes, que yo sepa: en Cachanía, la Normal Urbana, la UNISON, y, Noveno lugar nacional en competición juvenil en Ciudad de México.

Hay poemas que no pierden vigencia a pesar de los años. Este es uno de ellos,   lo escribí hace 50 años y al estilo interpretativo de Alvarado Piñuelas…

Un saludo con sabor a poema

NO QUIERO CRECER

                              Premio Territorial de poesía en las Olimpiadas

                              De Todos Santos 1973.

                                                                    BOBBY GARCÍA

Mi alma se congela de tristeza

como el viento flagela a Natura

al rogar del espacio su grandeza

para nutrir mi alma en desventura.

Yo quiero saber…yo quiero saber

del etéreo espacio su ambrosía,

el misterio del capullo en floración

y de la muerte su triste oración.

Yo quiero entender

del rugir de las olas su porfía,

el idioma sutil del arroyuelo,

los arpegios felices de los vientos

y de la cruz mancillada su consuelo.

De la brisa matinal su suave llanto,

el paseo informal de la hojarasca,

de la risa infantil su bello encanto

para llenar de sonrisa las cosas

y entregar hermandad en bellas prosas.

No puedo entender

por qué el rico explota la pobreza,

por qué el blanco reniega de los negros,

por qué la inquina renace sin consuelo,

y de Marte, la porfía y la rudeza

nos postra inermes sin paz y sin consuelo.

Debo crecer… debo crecer,

la vida entera me lo grita…

que mi espíritu limpio debe saber

que el Hombre-Dios es el que dicta

los destinos oscuros o lúcidos del ser.

Debo crecer

para entender de Natura esos signos

y en el arcano olvidar a la pobreza

ya que pobres y negros no son dignos

pues la vida es la vida con su farsa

distintivo genial de toda raza.

¡No quiero crecer…no quiero crecer…!

Que mi alma agonice entre despojos

ya que el llanto renace en mis ojos

al saber de la guerra su elegía

y observar la hermandad hecha mentira.

No quiero crecer…no quiero crecer,

para arrepentirme después haber crecido,

para arrepentirme después haber creído

en el Dios, la amistad, la hermandad…

¡ Oh poseído !

No quiero crecer

para sentir de la envidia su veneno

y la falacia anidada en mi seno

como estirpe maldita del humano,

como gracia traída del arcano.

No quiero crecer…no quiero crecer

si ser crecido es distintivo

para humillar a mi amiga la pobreza,

para robar a la vida su pureza

y ser comparsa en esta farsa

de tema frío y corrompido…

¡ No quiero crecer !

¡ No quiero crecer !

.