LA SUERTE ESTÁ ECHADA / Alguien tenía que recordarlo ( II )

                                                                                                           Bobby García

José Carlos Cota Osuna, alcalde paceño, se negaba a otorgarnos los servicios públicos. Por fin accedió después de que varios colonos tiraron la basura a las calles y al camellón de Forjadores.

Yo tenía como un año escribiendo un artículo diario en el BCS que dirigía Carlos Rondero. Al final de cada colaboración señalaba sobre el peligro de que los aviones de la fuerza aérea aterrizaran todos los días en la pista que colindaba con las casas del Fovissste. Los aviones pasaban a muy baja altura de las terrazas de nuestras casas. Diariamente arremetía contra esa práctica.

En 1988 aproximadamente, Carlos Salinas de Gortari, ejecutivo federal visitó esta ciudad. Los directivos de la colonia redactamos un documento a Salinas de Gortari, con copia a algunas dependencias entre ellas la televisora de Francisco King. Nos inconformamos porque la pista estuviera en ese lugar y pedíamos la cancelaran. Por la tarde realizó una reunión masiva en la colonia Navarro Rubio y hasta allá nos trasladamos Armando Higuera y un servidor, para entregarle el documento. Por la tarde noche realizó una rueda de prensa e informó que la pista sería clausurada y los aviones serían llevados a la base aérea militar, cerca del aeropuerto internacional.

En el noticiero de King, Raúl Zavala leyó nuestro documento y terminó diciendo que el presidente se comprometió a quitar la base aérea militar…

En 1990 aproximadamente, se informó que Luis Donaldo Colosio, Secretario de Sedesol, visitaría la ciudad para hacer entrega formal de la pista a las autoridades.

El acto se desarrolló a espaldas de nuestras casas (la tercera etapa y última) a unos cien metros de los cuatro altos de la hoy avenida de los deportistas, rumbo a donde hoy está el hospital Salvatierra. Mi correo: raudel_tartaro@hotmail.com

PASEMOS EL RUBICÓN: Fue un acto solemne. Habló Colosio (su clásico pantalón de caqui), no recuerdo otra intervención, pero sí recuerdo que al final de la ceremonia, se escuchó el rugir de los motores de los aviones. Uno por uno fueron alzando el vuelo mientras el cántico de las Golondrinas rubricaba ese acto impactante.

Tranquilo regresé a mi casa que está a espaldas de lo que fue la pista.

Nunca más volvieron los aviones de la fuerza aérea. Desde mi casa veo por las noches las luces de ellos que bajan en la pista militar.

Para la fecha de la entrega ya no presidíamos la dirección de la colonia.

Fui muy amigo de Wilson González y en una plática le comenté que debería vender a los colonos que colindan con lo que ahora es la Avenida de los Deportistas, un espacio en el patio trasero de sus casas para que les sirviera de estacionamiento. Ahora, la mayoría de los colonos ya compró su espacio. No tengo idea si el compañero Wilson atendió mi sugerencia…

Cuando el sexenio de Leonel Cota, se construyó en la pista, lo que hoy se llama Parque Nuevo Sol. (fue gobernador por el PRD, el del Sol Azteca)

Ese parque debería llamarse “Parque Jesús Bobby García” … digo…

Alea Jacta Est- 05-02-2021