LA SUCESIÓN Y EL DESHOJAR DE LA MARGARITA

Prof. Bernardo R. Maldonado Fiol

 

Desde las viejas culturas, pasando por nuestros Tlaxcaltecas hasta los míticos piratas que arribaban en nuestra península la fuerza bruta del hombre se hacía necesaria para tomar el poder y defenderlo a base de hacha y espada, situación que ha ido evolucionando hasta nuestros días.

Lo que no ha evolucionado y permanece sin mutación en nuestro ADN es la dosis de misoginia que todos nosotros traemos y que aún en nuestros tiempos la equidad de género no se ha concretado.

La ausencia de equidad de género se observa públicamente en la manoseada política a la mexicana, siendo pocas las oportunidades para la mujer al arribo al poder en puestos de elección popular. Hoy en día las hachas y las espadas quedaron atrás y para obtener el poder en el buen sentido de la palabra se necesita de inteligencia, atrevimiento y un perfil “ad hoc” para lo que se va a gobernar, situación que puede encontrarse tanto en hombre como mujer. Tal vez a muchas mujeres valiosas les haya faltado un poco de audacia para intentar objetivos con altura de miras.

MARGARITA ZAVALA está dando muestras al intentarlo dando un paso al frente en la llamada sucesión del siglo. Ni muchos de ustedes, ni un servidor nos atreveríamos a asegurar que Margarita sea el perfil adecuado a nuestros tiempos, pero lo que es de admirarse es su arrojo para abrirse paso en nombre de la mujer mexicana en las grandes aspiraciones.

Si analizamos la carnicería en la que andan los partidos políticos acusando un importamadrismo en el bienestar del país e inventando cocteles de poder, batiendo como heces fecales sus colores e ideologías, nos daremos cuenta que urge un equilibrio de pensamientos, de mesuras y de observación quirúrgica a los verdaderos problemas . El fiel de la balanza podría estar anidado en la presencia de la mujer y tal vez a la oportunidad en el futuro cercano aparezcan muchas más MARGARITAS.