LA REFORMA EDUCATIVA Y CLINT EASTWOOD

PROF. BERNARDO R. MALDONADO FIOL

 

El plan y proceso para la detención y encarcelamiento de la Maestra Elba Esther Gordillo prácticamente se da en paralelo al aterrizaje de la llamada Reforma Educativa, por lo que nos hace suponer el pánico del sistema hacia la entonces Líder magisterial debido a que sin duda hubiese cuestionado y tal vez frenado de alguna manera lo que ahora se está desmadejando paulatinamente.

La llamada Reforma Educativa se ha manifestado hasta el momento en una mera Reforma Laboral con muchos atajos y el magisterio todavía no acaba de entender a donde situará sus intereses laborales y pedagógicos.

El restringir Maestros comisionados, detectar aviadores y reubicar plazas no se ha conectado todavía con el exacto quehacer pedagógico. Al docente hasta hoy no le ha llegado una verdadera ruta reformista, los lineamientos en el papel no llevan a ningún cambio visible y todo indica que así continuará.

A continuación citaremos algunos factores que podrían acercarnos a algo semejante a una Reforma Educativa: — Una verdadera evaluación diagnóstica en las Normales o Escuelas formadoras de docentes para detectar una real vocación para proclividad al cambios de mentalidad.

— -Conjuntar el personal académico de dichas escuelas formadoras de docentes con Maestros guía con dinamismo, dándoles así las gracias a veteranos que se duermen y babean al querer trasmitir lo encomendado.

— -Desaparecer las llamadas evaluaciones a los docentes ya que no cumplen con su cometido. No es posible descubrir una vocación a un aspirante a maestro con una simple evaluación escrita pues esto se ubica en un contrasentido pues la labor del nuevo maestro es más práctica que gráfica y memorista.

Lo más difícil de una Reforma es precisamente reformar y nos referimos a docentes con años de servicio resistentes a los cambios, y es aquí donde todo el aparato representado por las autoridades educativas tendrá que buscar hasta por debajo de las piedras la estrategia a base de verdaderos cursos y muy cuidadosas labores de supervisión con constancia y permanencia absolutas.

El tiempo se acaba para la actual administración de gobierno y en los territorios de la docencia y la pedagogía en los escolares no se observa cambio alguno, no hay inquietudes, no hay alborotos, no hay aprender haciendo,todo sigue igual.Tristemente nos parece ver a la distancia que esta esperanzadora intención llamada Reforma Educativa se despedirá muy pronto al mero estilo de Clint Eastwood en sus películas del viejo oeste, por la pradera y a mano alzada.