JOSÉ DE JESÚS SOTO MEZA (SOTON)

Dijo José Martí que “hay tres cosas que cada persona debería hacer durante su vida: plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro”. Y este señor lo hizo y se puede ir satisfecho.

Lo conocí cuando yo era un niño, estábamos en quinto año de primaria en la Escuela Primaria Vicente Guerrero, nos impresionó su enorme estatura y su gruesa corpulencia, era para nosotros lo que los imaginarios cuentos describen como un gigante.

En su libro, el mismo narra este episodio como “una entrada de lujo“. …Trabajaba en el internado “Atanacio Carrillo “ de San Ignacio el gran amigo “Miguel “ Pino” Meza Mero, el era panadero junto con su esposa Cleotilde Osuna “La Niña “. ( ecónoma).

El Pino Meza como le llamamos los amigos, quienes tuvimos la fortuna de conocerlo, era un gran entusiasta deportista. Con frecuencia nos invitaba a jugar basquetbol en la cancha del internado con el propósito darles clínicas de este bello deporte a los niños y niñas de ese albergue.

En una de nuestras visitas al albergue, íbamos llegando a la escuela Vicente Guerrero de este poblado misional y los niños estaban haciendo una valla a nuestro paso, desde la entrada hasta cuando se detuvo el camión, todos los miembros del equipo estábamos muy emocionados al ver el recibimiento que nos daban, nos bajamos en medio de porras y algarabía de los entusiastas chiquillos.

Dentro de estos pequeños se encontraban los hoy profesores Luis Zúñiga Espinoza ( cursaba quinto grado) y Ramon Fort Martinez ( recién egresado de la Normal) quien por cierto botaba muy bien el balón.Cómo no recordar con gran afecto al profe José Miranda Meza cuando sentaba a todos los alumnos alrededor de la cancha y que cada pase y entrada que dábamos al área ellos saltaban de gusto. Al término del juego no disponíamos a dar las clínicas.

Después de pasado 2 o 3 horas el evento terminaba, el amigo “ Pino” nos invitaba al comedor para degustar una rica taza de café acompañada de su rigurosa pieza de pan calientito que el mismo elaboraba. Finalmente nos despedíamos de todos los niños con la promesa de que pronto regresaríamos.

Los compañeros que disfrutaron conmigo esta experiencia son: Ramiro “ Fiolito” Fiol, Mario “ Guerito “ Murillo. Arturo “ Maistro “ Murillo, Arsenio “ Maistro “ Murillo, Renato “ Rocky” Ramade, y Guadalupe “ Caballo” Villavicencio… ( fragmento tomado de su libro “ Vivencias deportivas de un Cachania “

Esta semana nos llegó la noticia del lamentable fallecimiento de esté inolvidable amigo, el buen “ SOTON” tuvo una vida muy prolifera en diferentes ámbitos de la vida política y deportiva en Santa Rosalia y el Municipio de Mulege, como el mismo lo narra apasionado del basquetbol, donde destacaba por su estatura y su fortaleza, practicó el béisbol, fue lanzador de bala, participando en las olimpíadas territoriales; fue secretario general de la sección 117 del sindicato minero, síndico municipal, director del deporte, director de Recursos Humanos en dos administraciones municipales; fue impulsor incansable para la rehabilitación de la cancha Pedro “ Rucho “ Ceseña, consocio de la Benemérita sociedad Mutualista Progreso, leal militante del PRI donde fue miembro destacado.

Un breve recorrido de la vida de un buen ciudadano Mulegino y también pretexto para entregarle mis condolencias a su esposa, la compañera maestra Chela Tapiz y a sus tres hijos, mis ex alumnos Dora Luz, José Luis y Monica, así como a toda su familia.

QUE EN PAZ DESCANSE EL BUEN SOTON.