“El Babay”

Se convirtió en noticia viral la liberación del mentado “Babay” cuando un Juez Federal no acreditó uno de los tres los delitos por los que había sido consignado por parte de la PGR, pero más aún su recaptura. . .

Por Alejandro Barañano

El gobernador Carlos Mendoza Davis celebró con beneplácito hace unos días atrás la detención de “El Babay”, uno de los presuntos cabecillas del narcotráfico en el municipio de Los Cabos, y a  quien elementos de la Procuraduría General de la República detuvieron la madrugada del pasado lunes 19 de junio dentro de un operativo donde participaron elementos de la Secretaría de la Defensa y de la Armada de México.

Hasta ahí todo parecía que iba bien, pero donde comenzó a cambiar el cuadro fue durante el pasado fin de semana cuando fueron colocadas al menos dos narcomantas en diferentes puntos de Baja California Sur. En los mensajes estaba implícita la amenaza en contra de los cuerpos de seguridad federal, los mismos que habrían detenido a Abraham Cervantes Escareaga, alias “El Babay”.

Según información extraoficial obtenida, una de las narcomantas fue colgada en la colonia El Zacatal de San José del Cabo; la otra en una de las bardas perimetrales de la Benemérita Escuela Normal Urbana de La Paz.

En los textos amenazantes y con faltas de ortografía se leía: “Mensaje para la Marina Armada de México, Ejercito Mexicano y Policía Federal. Los boy a matar a todos dejen trabajar en BCS tienen 48 horas para soltar a mi compadre Babay o que empieze la matazón de gobierno. Atte Rene 00”.

Y precisamente ese plazo de las 48 horas que se mencionaban en los narcomensajes se cumplía al mediodía del pasado lunes, día en que Abraham Cervantes Escareaga alias “El Babay”, tendría que ser trasladado a la ciudad de La Paz para ser presentado ante el Poder Judicial de la Federación y así declarar a raíz de su detención.

Pero la noche de ese lunes =recién pasado= se convirtió en noticia viral en redes sociales su liberación por parte de un Juez Federal tras no acreditarse uno de los tres los delitos por los que había sido consignado por parte de la Procuraduría General de la República, ello y a pesar de que había trascendido que al momento de su detención a “El Babay” se le decomisaron, aparte de las armas y la droga, la friolera cantidad de 19 millones 246 mil pesos, elementos de prueba que quedaron asentados en el expediente que consignó la PGR.

Derivado de ello el Juez Federal determinó solamente vincularlo a proceso por los delitos de portación de arma prohibida y por recursos de procedencia ilícita, no así por delitos contra la salud, aplicándole una medida cautelar de dos meses en su domicilio del puerto de Cabo San Lucas y firmar cada catorcena el libro de indiciados, así como también pagar una fianza para su liberación condicional de 50 mil pesos.

Pero cuando se daba por hecho su liberación, de nueva cuenta elementos de la Secretaría de Marina lo volvieron a recapturar a las afueras del Centro de Justicia Penal Federal, y en las subsecuentes horas fue enviado vía aérea a la capital del país para quedar a disposición de la Subprocuraduría Especializada en Investigaciones de Delincuencia Organizada.

Y la cosa no era para menos, pues fuentes de Inteligencia Federal revelaron que “El Babay” se encuentra entre los cien objetivos principales de las autoridades mexicanas y de los Estados Unidos, por lo que ahora desde la SEIDO se le procesará por los delitos de delincuencia organizada y tráfico de droga en la zona noroeste del país, de manera concreta en el destino turístico de Los Cabos.

El epílogo de esta trama surgiría cuando algunos paceños se vieron sorprendidos al ver desfilar en la penumbra de la noche a un convoy de más medio centenar de vehículos policiacos y militares por las arterias principales de la capital, llevando consigo a “El Babay” con rumbo al Aeropuerto Internacional “Mariano Márquez de León”, para desde ahí ser trasladado al Aeropuerto Internacional de l Ciudad de México.

Una vez realizada la maniobra, el vocero del Grupo de Coordinación de Seguridad Pública en la entidad y Secretario General de Gobierno, Álvaro de la Peña Angulo, señalaba que a reserva de la información oficial que pudieran emitir las autoridades federales sobre este asunto, al acusado, o sea a “El Babay”, se le ejecutó una nueva orden de aprehensión emitida desde los Juzgados Federales de la capital de Baja California Sur, y que por ese motivo Abraham Cervantes Escareaga quedó detenido por elementos de la Armada de México que lo custodiaron y lo llevaron hasta la aeronave trasladado durante la madrugada de este martes.

Ahora a esperar a que “cante el gallo”, y quizás su quiquiriquí podría decir cómo se mueven las aguas por estos lares, por lo que ya ven muchas caras largas y otras más de preocupación en altos mandos, autoridades judiciales y personajes de la política del pasado y actual gobierno, y sólo será cuestión de ver qué resultados arroja el traslado de “El Babay” a la Ciudad de México. Pero mientras algo sucede al respecto, mejor quien esto escribe seguirá Balconeando. . .