De periodistas y de represión

El próximo miércoles siete de junio se festeja la libertad de expresión. Ya escribí dos colaboraciones sobre ello. Apunté la tesis sabida por todos de que, la libertad de expresión para los medios de comunicación y para los periodistas de la entidad depende “de los ojos con que califique” esa libertad el gobierno de Carlos Mendoza, en el caso que nos ocupa. Entre mejor se escriba del gobierno y el gobernante mejor será “el convenio” que se logre con comunicación social o finanzas.  Obviamente el que no esté en esa línea no recibe dinero de Comunicación Social ni de Finanzas.

Luego apunté que “hay libertad para escribir” sin atacar la moral y la paz pública. Pero resulta que la moral también la califica el gobierno. Y sobre la paz pública basta recordar el Artículo 39 de la Constitución Mexicana que a la letra dice:  La soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo. Todo poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de éste. El pueblo tiene en todo tiempo el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su gobierno. Este artículo jamás ha sido respetado por el gobierno ya que el individuo o grupo que se manifiesta en escritos, plantones, marchas y se enfrenta públicamente al gobernador (en este caso) para reclamarle “equis” acción, es reprimido por la fuerza pública. Recientemente el gobierno reprimió el movimiento de los pescadores de Punta Lobos, y hace unos días metió a la cárcel al abogado que los representa. Luego el rompimiento del movimiento de mineros de Santa Rosalía. Los padres de los estudiantes de la Casa del Estudiante en la ciudad de México se enfrentaron a él en el desfile del año antepasado del día del trabajo, les echo sus esbirros, los dispersaron y los golpearon. Los movimientos que se han gestado han sido reprimidos siempre así como los movimientos armados. El del sub comandante Marcos el más emblemático. ¿Se podrá, queriendo hacer valer el postulado del artículo 39, tratar de alterar o modificar la forma de nuestro gobierno, por medios pacíficos sin utilizar las armas? ¿Y entonces, qué protege el gobierno? ¿La soberanía nacional que reside en el pueblo? ¿Cuando el gobierno asesinó a Pancho Villa, a Zapata, a Jaramillo, a Genaro Vázquez y Lucio Cabañas, defendía la soberanía nacional que reside en el pueblo? ¿O lo defiende porque el pueblo no quiere alterar o modificar la forma del gobierno y éste elimina a los enemigos del pueblo?

En esta entidad ¿a qué comunicadores sociales o periodistas han asesinado por defender la libertad de expresión y el postulado del artículo 39? En el país han asesinado a varios, y a luchadores sociales, casi, casi, con el sello inconfundible del crimen organizado, y varios por enfrentarse fuertemente a la “mafia del poder.” En BCS. se vive un clima tranquilo a pesar que hay algunos, como yo, que en colaboraciones y por las redes sociales fustigamos la política gubernamental del actual gobernador. El asesinato de Max Rodríguez sirvió –entre varios escenarios- para que los “comunicadores profesionales” exigieran al gobierno dar con los asesinos. Han ejecutado un millar de ciudadanos, algunos inocentes y niños, y los medios no exigieron esclarecerlos, como lo piden con el asesinato del comunicador; mil declaraciones dará el ejecutivo y su testaferro mayor, y NUNCA se aclarará el asesinato… y si apresan alguno, ¡ese será el asesino!

Carlos Mendoza fue a la reciente reunión de gobernadores: volvieron a “exigir” protección a los comunicadores, luchadores sociales y de derechos humanos. El gobernador, sobre esta reunión señaló:

“se establecieron tres acciones principales que son: investigar con resultados evaluables los homicidios perpetrados contra periodistas, defensores de derechos humanos o colaboradores de periodismo, crear u homologar fiscalías especializadas y prevención de los delitos cometidos contra periodistas y conformar mapas estatales de riesgo y agresión a periodistas con base en el mecanismo federal”.

Las tres famosas acciones que señaló el gobernador: investigar con resultados evaluables, homologar fiscalías especializadas y conformar mapas estatales. ¿Esta reunión nacional servirá de algo? De nada servirá porque estamos hartos de fiscalías y de resultados fallidos tal como ha sucedido desde que iniciaron las ejecuciones. Ayer escuché una opinión del “conductor profesional” que dicta las noticias a las ocho de la noche en Mega Canal. Hablaba precisamente sobre la protección a periodistas y de la reunión dirigida por Cuauhtémoc Morgan. En un instante dijo: “ojo, -y lo recalcó- ojo, profesionales de la comunicación, no de los que lo intentan.” ¿Con esa idea del periodismo se podrá avanzar? ¿Con su declaración “tirada” al aire concluimos que hay profesionales y aprendices? ¿Y estos, los segundos, no tienen derecho a protección? ¿Y quiénes son los profesionales y los aprendices si casi el cien por ciento forma en finanzas, visita Comunicación Social, cubículos de diputados y oficinas gubernamentales? ¿Y los que no hacemos eso, pero escribimos en diarios y digitales, seremos aprendices y pendejos? ¿Y los que arremetemos contra la antidemocracia del gobierno, en qué casilla estaremos?

Luego leí algo así: que hay campañas de descalificaciones por el trabajo de periodista que se realiza cotidianamente, y que, los que las orquestan son autoritarios e intolerantes. Mi correo: [email protected]

PASEMOS EL RUBICÓN: Y claro, en las redes el pueblo vuelca su coraje contra los que, en contra de la realidad diaria, publican mil alabanzas a todo lo que hace el gobernante y sus funcionarios. El pueblo repudia los artículos de “profesionales de la comunicación” que encuentran mil virtudes en el gobierno de Mendoza Davis, y nunca, pero nunca, opinan en contra de alguna acción del poder. Se fueron como canes rabiosos contra John Moreno, abogado de los pescadores de Punta Lobos, y festinaron la jurisprudencia que le negó el derecho a fianza. El meterlo a la cárcel por estar en contra del autoritarismo del gobernador, es un acto represivo digno de los tiempos cuando nos gobernaba la bota militar. Y si un “profesional de la comunicación” publica que la acción del gobernador, el meterlo a la cárcel, es acto de un tribuno justo, amante de la democracia,..¡¡claro que encabrona al pueblo que se vuelca en las redes sociales!! Y arremete contra el servilismo.

Pero no os preocupéis: mientras no se salgan del guacal todo seguirá marchando sobre ruedas y el “pan” estará asegurado. Alea Jacta Est.- 23-05-17.- Miembro de ESAC.-

Un saludo a los estudiantes, profesionales o no, que sudan el logo de su escuela.