DE LA HISTORIA DE SANTA ROSALIA, BCS. ( cuarta parte)

Continuamos con la difusión del contenido de un informe técnico relativo a las minas del Boleo, de Santa Rosalia BCS, fechado el 3 de Junio de 1931, elaborado por el ingeniero Salvador Peña, inspector del Dpto.Técnico de Minería, de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público. Y que fue elaborado después de una visita de inspección que realizó en la zona.

Es un valioso documento que nos permite conocer la evolución de este histórico pueblo y nos ilustra sobre su formas de organización y de vida de hace casi un siglo, noventa años para ser precisos.

Reseña Histórica

Los notables yacimientos del Boleo, fueron descubiertos en 1862 por el ranchero José Rosas Villavicencio, cuando trataba de encontrar un paso fácil del interior al puerto de Santa Águeda. El notó en uno de los varios cañones, que corren normalmente a la costa, bolitas de mineral de vivos colores, verde y azul de los cuales tomó algunas y envió a varias personas de Guaymas. En 1872, varias de esas personas vinieron a la región y dieron principio al laboreo de minas, sobre los yacimientos descubiertos por Villavicencio, en una forma muy rudimentaria. Los obreros eran indios Yaquis, traídos de Sonora, quienes extraían el mineral en sacos de cuero crudo y se alumbraban con mechas de aceite. Los labrados de las minas eran irregulares, estrechos y pésimamente ventilados. Los Yaquis ganaban 0.80 centavos de dólar y se les daba además la provisión de boca. El metal extraído fluctuaba entre 12 y 25 % de cobre.

Los primeros pueblos mineros estuvieron en los arroyos de Purgatorio y el Infierno. El agua era muy escasa, se extraía de algunas norias. El mineral se transportaba a Swansea, Inglaterra.

La ausencia de habitantes, la falta de recursos naturales y hasta del agua misma, hacía la explotación muy dificultosa. Cuando fue extraído el mineral rico, que no ofrecía obras muy costosas para su explotación, esto fue después de diez años. El campo minero de Santa Águeda vio paralizar sus actividades (1884-1885). Convencidos los pequeños explotadores que solo una empresa fuerte que pudiera afrontar los gastos que exigía lo inhospitalario del lugar y su carencia de medios, podía trabajar los yacimientos, se agruparon todos para formar una sociedad que ofrecería las propiedades del conjunto a una Compañía fuerte. Los propietarios formaron entonces, dos Compañías: El Huyar y Sontag, a la cabeza de las cuales están los señores Eustaquio Valle y Guillermo Eisemann respectivamente.

La Compañía del Boleo ha operado las minas desde el año 1885 hasta nuestros días, de una manera continua y ha tenido que crear una población completa en Santa Rosalía con toda clase de servicios, así como construir un puerto, abrir caminos, etc. De hacho la mina exclusivamente da vida a la región y en caso de paralizar esta, significaría la muerte de la región.

Desde la fecha en que comenzó a operar la compañía, ha extraído una cantidad de cobre de alrededor de 432.000 toneladas de cobre metálico. La raya mensual del Boleo es como de ¼ de millón de pesos. Continuará…..