¿Chivo expiatorio?

Ante los fuertes rumores en el sentido de que la Procuraduría de Justicia giraría una  orden de aprehensión en contra Francisco Javier Monroy Sánchez, fue que orilló al ex alcalde a interponer un recurso de amparo para evitar ser detenido. . .

Por Alejandro Barañano

 

El Ayuntamiento de La Paz que aún preside Armando Martínez Vega, emprendió una serie de denuncias penales en contra de connotados personajes de la pasada administración que encabezaron Esthela de Jesús Ponce Beltrán y Francisco Javier Monroy Sánchez, justificando la acción según el todavía alcalde por un desvío de recursos públicos de más de 33 millones de pesos.

Esas querellas dadas a conocer correspondieron por los desvíos encontrados en el Fondo de Ahorro del proyecto de la Fuente Danzante que se instalaría en el Jardín Velasco =en el corazón del centro de la ciudad capital= y la rehabilitación de fachadas de locales comerciales y el tan mencionado Mercado de Productores que por cierto, nunca llegó.

Además en las revisiones saltó a la vista varios puntos oscuros sobre todo con el pago a la proveedora Silvia Aguilar Baltazar, ello por montos superiores a los 33 millones 300 mil pesos, lo cual deja mucho a la imaginación por las cifras y carencias reales que se presentaron dentro de la pasada administración.

Como se podrá recordar, meses atrás el mismísimo alcalde de La Paz reconoció que derivado de la falta de entrega recepción entre ambas administraciones municipales, fue que determinó realizar una auditoría forense donde salieron a flote todas las irregularidades detectadas.

En el expediente señalado como Fondo de Ahorro, se encontró un manoteo por más de 431 mil pesos, esto bajo 379 cheques elaborados que delatan esa cantidad como pendiente por entregar, y en la cuenta respectiva solo se encontró un saldo en bancos de 8 mil 614 pesos, por lo que las cifras, obvio es, no concuerdan, pero si esto hubiera sido un error de sumatoria no lo sería de procedencia; por lo que las huestes de Armando Martínez Vega jalaron el hilo a la madeja para encontrar el camino de un presunto ilícito.

En algunas de las evidencias se señala directamente a la ex alcaldesa, Esthela de Jesús Ponce Beltrán; al ex síndico municipal, Francisco Javier Moreno Soria; al ex tesorero, Rosendo Castro Orantes; al ex director de Egresos, Roberto García Formentí; al ex subdirector de Contabilidad, Manuel Moisés Acevedo; al ex secretario general, Guillermo Valeriano Beltrán Rochín; y a la ex oficial mayor, Rosa María Montaño.

Acorde con los discursos del ya sofocado presidente municipal de La Paz, dentro del primer paquete de denuncias penales en contra de la pasada administración esperaban se proceda lo antes posible, además de que aseguró una y otra vez que éste no sería el único envío de demandas penales, pues sus sabuesos en contabilidad estaban detectado más desfalcos en las arcas del pueblo, y por ello se estaban integrando más acusaciones que se enviarían a la Procuraduría General de Justicia del Estado, esto aunado a los reclamos que se integraron para la Fiscalía Superior de la Federación y algunos documentos más que se mandaron al Congreso del Estado.

Pero ante los rumores de los últimos días en el sentido de que la Procuraduría de Justicia había girado una  orden de aprehensión en contra Francisco Javier Monroy Sánchez, fue que el ex munícipe interpuso un recurso de amparo para evitar ser detenido en caso de que efectivamente le hubieran regalado una orden de detención.

Sin disimulo alguno, “Nacho” Monroy aceptó que se protegió con fundamento en el derecho constitucional que le asiste, y tal y como se señaló renglones arriba, era un fuerte rumor lo de la orden de aprehensión en su contra y su reacción inmediata fue: “más vale cuidar el hollejo”.

Pero en el caso específico de Francisco Javier Monroy Sánchez se complica aún más por haber realizado compras y pagos a la susodicha proveedora, Silvia Aguilar Baltazar, esto por un monto superior a los 8 millones de pesos, y ahí es donde se le hace bolas el engrudo pues el todavía enfermo pero belicoso alcalde, Armando Martínez Vega, asentó ante medios de comunicación hace un par de días atrás que tenía pleno conocimiento del libramiento de más órdenes de aprehensión en contra de ex servidores públicos =sin proporcionar nombres= y que también estaban siendo investigados y que serían citados antes las instancias correspondientes para declarar, pero tal parece que será el “chivo expiatorio” de esta historia Francisco Javier Monroy Sánchez.

¿Les perdonarán a Esthela de Jesús Ponce Beltrán, Francisco Javier Moreno Soria, Rosendo Castro Orantes, Roberto García Formentí, Manuel Moisés Acevedo, Guillermo Valeriano Beltrán Rochín y a Rosa María Montaño tener que comparecer ante la Procuraduría de Justicia del Estado por lo que se les ha acusado, y resultará como hemos pronosticamos que sea “Nacho” Monroy quien pague las cuentas ajenas? La verdad, no lo sé, por lo que quien esto escribe mejor seguirá Balconeando. . .