BALCONEANDO / ¡TAIMADO SOCARRÓN!

Por Alejandro Barañano

Hay quienes cambian su vida solo para lograr poder y glamour, por lo que tarde que temprano son juzgados por su carencia de escrúpulos, pues por sus acciones perniciosas son señalados como malagradecidos y peor aún, detestados al consumar sus bajezas.

Todo esto viene a colación porque el recién ungido abanderado a la Presidencia Municipal de Los Cabos por el Movimiento de Regeneración Nacional, o sea, Oscar Leggs Castro, está mostrado su lado más ruin al convertirse en un despreciable desagradecido por voltearle la espalda a quien en su momento lo ayudó cuando más lo necesitaba.

Y lo digo porque a pesar de las pruebas contundentes que existen en su contra, esto por haber solicitado una suma millonaria en calidad de préstamo, el tipo ahora careciendo de toda humildad, modestia y vergüenza niega el hecho al grado que hasta le dio por desconocer el empréstito recibido, y para ello fue que se alteró e hicieron uso indebido del documento que el mismo suscribió.

Así pues queda claro que para Oscar Leggs Castro el honor y la palabra empeñada son especies en vías de extinción, por lo que cree y considera que en esta ocasión podrá salir airoso del atolladero judicial en que ya está inmerso.

Y es que parece que la suerte le está cambiando al “ahijado político” de Víctor Manuel Castro Cosío, pues primero tendrá que atender todo lo relativo a la demanda interpuesta en el Juzgado Segundo Civil de Primera Instancia -Expediente 231/2020- por la falta de pago del adeudo de 2 millones de pesos que de buena fe le otorgó el empresario Alejandro Rojas; y después tendrá que pasar muchos escalofríos por la denuncia penal fincada en su contra al haber falsificado firmas y varios documentos con la finalidad de zafarse del meollo en cuestión.

¿Qué de qué hablamos? Bueno, pues que derivado del seguimiento realizado a las demandas mercantiles interpuestas en contra de Oscar Leggs Castro, los abogados de Alejandro Rojas acudieron -el 7 de octubre del año pasado- a revisar el expediente en cuestión y se percataron de la existencia de un documento agregado al expediente con la firma apócrifa del jurisconsulto Raúl Chollet, buscando con tal marrullería aparentar que se desistía del juicio mercantil, lo cual evidentemente era falso.

Obvio que Oscar Leggs Castro –pecando de ingenuo por decir lo menos- creyó que se había safado del compromiso pero no fue así, pues tal situación se hizo del conocimiento al Juez de la causa y se dio vista al Agente del Ministerio Público en lo que en apariencia era un delito.

Eso fue lo que motivó que el mismo abogado Raúl Chollet presentara una denuncia formal en contra del hoy aspirante a alcalde de Los Cabos por Morena, esto por su posible participación en hechos constitutivos del delito de falsificación o alteración y uso indebido de documentos.

Luego entonces la suerte para Oscar Leggs Castro si cambió radicalmente, pues el ilícito cometido se encuentra previsto y sancionado por el artículo 359 del Código Penal en vigor en el Estado, el cual marca la penalidad de uno a 5 años de prisión y una multa de hasta de 100 días de salario, esto en el entendido de que dicho numeral no solo castiga la falsificación del documento sino también el uso que se le pueda dar al documento falsificado, ya sea por el falsificador o por una tercera persona. ¡Tómala barbón!

Todo ésta situación trajo como consecuencia que se abriera por ende una Carpeta de Investigación –CSL/3231/2020- en la Unidad de Delitos Diversos de la Subprocuraduría Zona Sur con residencia en Cabo San Lucas, y donde el Agente del Ministerio Publico se allegó de todos los datos de prueba necesarios para acreditar la existencia del ilícito así como la posible participación del imputado, o sea Oscar Leggs Castro, lo que podría desencadenar una sentencia condenatoria y con ello esfumarse los sueños guajiros de llegar a ser algún día alcalde. ¡Quihubole!

Pero este asunto se pondrá todavía más sabroso, pues vale la pena recordar que Alejandro Rojas será el candidato del Movimiento Ciudadano por la Presidencia Municipal de Los Cabos, misma posición por la que se asegura competirá Oscar Leggs Castro, pero bajo la franquicia de Morena.

Ahora bien, la diferencia entre ambos personajes es abismal, pues el primero de ellos es un empresario con vastos conocimientos académicos y una trayectoria personal a toda prueba, además de que se ha distinguido por ser un reconocido líder social que se ha solidarizado con los que menos tienen, y ha luchado hombro con hombro por las causas más sentidas de los habitantes de la zona austral del estado; mientras que al segundo solo se le recuerda por aquella conseja que tanto pregona: ¡Fuga para Migriño! No más, no menos.

Por eso hay quienes piensan que Alejandro Rojas no es merecedor de tan lamentable traición, pues le brindó su amistad sincera a Oscar Leggs Castro apoyándolo cuando más lo necesitaba, pero este cual víbora le lanzó toda su ponzoña con alevosía e infamia sin que Rojas se lo esperara.

Curiosamente el empresario y líder social nunca quiso creer lo que muchos le decían, y tal vez ese fue su error, pues confió ciegamente en el nativo de Migriño cerrando los ojos a lo que para los demás era evidente.

Ahora seguramente le quedará claro a más de uno que al malagradecido de Oscar Leggs Castro se le olvida fácilmente cuales son las manos que lo ayudaron a salir de donde se encontraba, por lo que la miseria seguro lo acompañará siempre y quizás le llegue su tiempo para aclarar la memoria dándose cuenta de su lastimoso actuar; por lo que mientras quien esto escribe mejor seguirá BALCONEANDO. . .