BALCONEANDO / ¡TAIMADO LADINO!

Por Alejandro Barañano

Resulta que fueron 429 casas las que se comprometió a entregar el alcalde de Comondú, Walter Valenzuela Acosta, y que estas serían destinadas para personas de escasos recursos, situación que se presumió al hacerle de gestor de la asociación denominada “Orientación Naciones Unidas de los Derechos Humanos y Desarrollo Social A.C”.

Ante esto –como se recordará– fueron los delegados municipales de comunidades de Villamorelos en el Ejido La Granada, Puerto San Carlos, López Mateos, Las Barrancas San Juanico, Villa Hidalgo, Benito Juarez, Santo Domingo y La Poza quienes operaron de manera rauda con los vecinos interesados, juntando así los primeros recursos en efectivo que les solicitaba el “taimado ladino” de Walter Valenzuela Acosta para que pudieran hacerse de un patrimonio.

Una vez que entregaban el peculio, la tramitología corría a cargo del director de Desarrollo Social del Ayuntamiento de Comondú, Alberto Domínguez, y posteriormente se les proporciono los números de unas cuentas bancarias para que ahí realizaran los depósitos sucesivos.

Originalmente se supo que el proyecto de las viviendas correspondía a 230 metros cuadrados de construcción, y en ese espacio se incluía un baño, cocina, sala, comedor y dos recamaras. Todo esto tan solo por 18 mil 500 pesos, lo que ha simple vista parecía una verdadera ganga, es decir, se venderían muy por debajo de su precio real.

Tan comenzó a llamar la atención el proyecto que Walter Valenzuela Acosta, esto como principal promotor para el acomodo de las viviendas, que fue entonces cuando solicito a todos sus funcionarios que comenzaran a realizar reuniones para la venta inmediata de las casas en diversas comunidades.

Tan es cierto esto, que una de las primeras tertulias realizadas para este asunto fue en el poblado de Villamorelos, esto en la casa Ejidal de la comunidad, donde Ricardo Flores Higuera, director de Asuntos Indígenas del Ayuntamiento, estuvo acompañado por Miriam Patricia Berber Holguín, quien aún es la Sindica Municipal, por Lorena Berber Holguínhermana de Miriam– que operó todo desde la Controlaría Municipal, así como por Juan Manuel García Amarillas, el afamado comisariado de Villamorelos  en el Ejido La Granada.

De todos esos enjuagues Walter Valenzuela Acosta recibía dos mil pesos por cada casa promocionada, y el director de Asuntos Indígenas y el secretario de Desarrollo Social Municipal obtenían como “moche” o “diezmo” mil pesos por cada vivienda vendida.

Pero tanto fue el cántaro al agua hasta que se rompió, por lo que se descubrió con el paso del tiempo que la famosa “Orientación Naciones Unidas de los Derechos Humanos y Desarrollo Social A.C” no era más que una burda asociación “patito” que venía estafando a las personas.

Ante tal situación varias personas –estafadas todas ellas– increparon al alcalde Walter Valenzuela Acosta exigiéndole la devolución de su dinero, cosa a la que accedió el “doitor” con tal de que no hicieran un mayor escándalo para que así no se alborotaran los demás incautos que habían caído en su trampa, por lo que serían más de 5 millones de pesos los que tendría que entregar y para desgracia del edil ya no cuenta con esos “centavitos”.

Por esa razón el alcalde de Comondú hoy en día posee una decena de procesos judiciales interpuestas en su contra por parte de las personas inconformes, y aunado a eso ha tenido que realizar más de 80 cancelaciones de contratos signados con antelación. 

Tan “taimado y ladino” resultó ser el presidente municipal comundeño, que les dijo a las personas que buscaban revocar los créditos de las viviendas, que ahora tendrán que pagar una penalización del 20 por ciento del depósito realizado, asegurando que “el proceso de las casas está inconcluso” y que seguirá trabajando en ello, por lo que hace unos días atrás anunció de manera pública el controvertido galeno que para lograrlo fue convertido en el representante de la “Orientación Naciones Unidas de los Derechos Humanos y Desarrollo Social A.C” en la entidad. En pocas palabras, que le compre este nuevo embuste quien no lo conoce, ya que todo indica que lo que quiere es ganar tiempo, dejar la alcaldía y poner pies en polvorosa; por lo que mejor quien esto escribe seguirá BALCONEANDO. . .