BALCONEANDO / ¡RETOS MUNICIPALES!

Por Alejandro Barañano

Hace unas semanas atrás se vivió una jornada de tomas de protesta en los cinco municipios sudcalifornianos, todas ellas marcadas por la “austeridad republicana” que implica hacer recortes tanto de personal como de sueldos.

Se supone que las alcaldesas de Mulegé, Loreto, Comondú y La Paz, así como el edil de Los Cabos, iniciarán sus gestiones con diversas auditorías para examinar el estado en que sus antecesores dejaron las arcas municipales, sobre todo porque la revisión de las finanzas ayudará a dar transparencia al pueblo, y a la par se podrían fincar responsabilidades en contra de quienes hayan cometido actos ilegales.

Iniciemos el recorrido en Mulegé con EDITH AGUILAR VILLAVICENCIO, quien asumió el cargo el pasado 24 de septiembre, y donde en su primer discurso anticipó que el Ayuntamiento que le entregó su antecesor FELIPE PRADO BAUTISTA, está en quiebra.

Además existe una empatía generalizada por un sentimiento común de engaño, sobre todo porque en los últimos meses los muleginos tuvieron que sufrir la falta de servicios públicos hasta llegar a un punto crítico, aunado a la carencia total de agua potable, sin obtener una recolección de basura adecuada y sin alumbrado público como debiera ser, provocando un colapso social.

Por eso y más, la ahora alcaldesa tendrá también que saldar una enorme deuda dejada en perjuicio de los trabajadores, –tanto sindicalizados como de confianza– pues han estado estos por meses esperando no solo el pago de sus prestaciones sino también de sus salarios.

En Loreto con PAOLA COTA DAVIS se puede decir que de una u otra manera comenzará con el pie derecho, ya que las finanzas hasta donde se sabe son sanas. No hay pago de salarios por liquidar, tampoco demandas laborales o adeudos por concepto de créditos contraídos, pero aún con eso existen varios pendientes que deben solucionarse tal y como es la creación de un nuevo relleno sanitario en la comunidad.

Además, la recién ungida alcaldesa loretana, ha reiterado que dentro de sus planes está catapultar al municipio como uno de las principales opciones turísticas, esto debido a que se encuentra en la mira de miles de viajeros y paseantes, aunado a que el sector empresarial no está dudando en invertir en el lugar.

Continuemos con ILIANA TALAMANTES HIGUERA, quien desde su toma de protesta como edil ha prometido al pueblo comundeño que trabajaría duro para terminar con la corrupción, ello y a pesar de que el camino en que se ubica hoy en día le es adverso, pues se sabe que existe una deuda cercana a los mil millones de pesos, herencia que le dejó el tristemente célebre JOSÉ WALTER VALENZUELA ACOSTA.

La alcaldesa en sus discursos también ha prometido que su gobierno será inclusivo y que acabará con la corrupción y pillerías dejadas por las administraciones de antaño; expresando que los valores de la CUARTA TRANSFORMACIÓN la empujan a no tolerar el tráfico de influencias y las viejas prácticas que laceran el recurso del erario público.

Otra alcaldesa que también está metida en problemas es MILENA QUIROGA ROMERO, pues se enfrenta al rezago económico que asciende a más de mil 800 millones de pesos, el cual pone en total crisis financiera a la capital del estado.

Ella, como alcaldesa, ha expuesto que evitará las fugas de recursos para redirigir las condiciones de las arcas municipales, pero no obstante para lograrlo, habrá que mermar la obra pública en el primer año de gobierno para así reencaminar la situación económica y regularizar los servicios públicos.

Sin embargo y a diferencia de las cuatro alcaldesas sudcalifornianas, OSCAR LEGGS CASTRO, el presidente municipal de Los Cabos, cabalga en “caballo de hacienda”, pues recibió la friolera de 270 millones de pesos en caja, lo que le permitirá iniciar su gestión sin muchos sobresaltos aunque si con muchos pendientes sociales por erradicar; por lo que quien esto escribe mejor seguirá BALCONEANDO. . .