BALCONEANDO / ¡QUE RENUNCIEN!

Por Alejandro Barañano

El surgimiento del Covid, hace ya más de un año, ha obligado a movilizar cuantiosos recursos humanos y materiales para hacer frente a la enfermedad.

A nivel nacional se ha puesto a un funcionario al frente de esos esfuerzos. Se llama Hugo López-Gatell. De manera entendible, él y otros funcionarios del Sector Salud están bajo la lupa, no sólo por la información que dan a conocer, sino también por su comportamiento durante la crisis.

El pasado fin de semana, López-Gatell fue blanco de críticas —a mi juicio, absolutamente justificadas— por haberse ido de vacaciones.

Primero, por el fondo. Pues el coordinador de la lucha contra el Covid no debió dejarse ver paseando y departiendo alegremente mientras que el personal de salud libra una lucha para salvar la vida de miles y miles de mexicanos contagiados con gran sacrificio y riesgo personal. Es, cuando menos de mal gusto. ¿O no?

Segundo, por la forma. Ya que haberse fotografiar con el rostro descubierto, hablando por celular mientras descendía de un avión comercial que lo llevó de la Ciudad de México a Huatulco, sobre todo cuando el uso del cubrebocas es indispensable y luego aparecer en un restaurante de la playa de Zipolite cuando ha aconsejado en reiteradas ocasiones no salir de casa, no tiene nombre.

Los defensores de López-Gatell ahora salen con que tiene derecho a descansar. Sin duda, como cualquier ser humano lo tiene, pero en la actual circunstancia y cuando muchos médicos de primera línea se han enfermado, han muerto o han pospuesto sus vacaciones, y cuando millones de mexicanos pasaron un triste fin de año, exhibirse como lo hizo López Gatell es una insensatez, por decir lo menos.

Pero aquí a nivel local también se cuecen habas, pues el delegado del Instituto Mexicano del Seguro Social, José Luis Ahuja Navarro, se ausentó cuan raudo y veloz pudo en la temporada navideña para irse a vacacionar sin importarle un ápice las condiciones en las que se encuentran “sus médicos y enfermeras” que enfrentan al Coronavirus y que luchan día con día por la salud de todos los sudcalifornianos.

Por si eso no fuera poco, el tipo con su poco liderazgo y su nula identidad con el personal del área médica, ordenó que solamente un galeno acudiera al llamado que hiciera el titular del IMSS en el país, o sea Zoe Robledo Aburto, enviando al Dr. Martín Eduardo Meza Martínez, adscrito a la Unidad Familiar No. 34, a participar en la llamada “Operación Chapultepec”. ¡Quihubole!

Con su actuar solo refleja la exigua comunicación que ha posee el llegado de tierras duranguenses con el personal médico y con quienes forman la parte esencial en el Instituto Mexicano del Seguro Social de Baja California Sur, pero sí en cambio se ha dedicado –y la queja es por parte de muchos- a sembrar terror, angustia, miedo e incertidumbre por sus constantes amenazas que profiere en contra de todo mundo.

Pruebas hay de que José Luis Ahuja Navarro llegó para dirigir el IMSS en base a la venganza y el agravio, por lo que es tiempo que tanto en Consejo Consultivo como las autoridades competentes investiguen y destituyan de inmediato a tan oscuro personaje que en nada le abona al buen devenir de tan importante y noble dependencia, más cuando estamos en tiempo de pandemia.

Así que los momentos complicados que sortean el subsecretario Hugo López Gatell y el delegado del IMSS en Baja California Sur no se pueden ocultar, pues las postales de su descanso alegre en las playas del Pacífico de uno, y las ambigüedades y el torpe actuar del otro han golpeado sus imágenes públicas, esas que tanto cuidan justo cuando se viene en retroceso por la amenaza del rebrote.

En lo que va de pandemia por Covid ya hubo dos ministros de estado que incurrieron en situaciones similares a las de López Gatell y Ahuja Navarro, y ambos tuvieron que renunciar de inmediato. ¿Qué esperan entonces estos dos para hacerlo?; por lo que mejor quien esto escribe seguirá BALCONEANDO. . .

COMO EN BOTICA

Sin lugar a dudas la ignorancia jurídica abunda entre las y los diputados que conforman la bancada de MORENA y el PARTIDO DEL TRABAJO y eso demuestra que han sido la peor Legislatura que se ha tenido en toda la historia.

Está visto que estos diputados de MORENA y del PARTIDO DEL TRABAJO carecen de OFICIO POLÍTICO además de que son SOBERBIOS, más aún al interpretar las leyes existentes a su reverendo antojo.

La CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE BAJA CALIFORNIA SUR en su Artículo 79, Fracción XI, señala como facultad y obligación del Gobernador ejercer el Derecho de Veto, el cual puede ser parcial o total como lo consagra el Artículo 60, Fracción I, del mismo ordenamiento jurídico.

Así que al no haber una LEY DE INGRESOS y un presupuesto general para el año fiscal 2021, los derechos de las y los ciudadanos sudcalifornianos quedan protegidos con el veto del Gobernador, ya que legalmente se aplicará lo que se hubiere aprobado y publicado con la fecha más reciente en el BOLETÍN OFICIAL DEL ESTADO DE BAJA CALIFORNIA SUR. . .  ¡HE DICHO!