BALCONEANDO / PRIMERAS REFLEXIONES

Por Alejandro Barañano

La jornada electoral del pasado domingo merece una mención especial por la participación ciudadana, la cual se registró por arriba del 50 por ciento a nivel nacional y en poco más del 47 por ciento aquí en la entidad, ello y a pesar del fantasma del Coronavirus y de las medidas sanitarias impuestas por el Instituto Estatal Electoral, las cuales hicieron lento el proceso de votación para quienes acudieron a las urnas.

El prietito en el arroz sin lugar a dudas fue la violencia que se registró en algunas regiones de México y que derivó en amenazas, homicidios y levantones de pretensos por parte de grupos del crimen organizado. Y también, que por motivos de renuncias e imposiciones, la autoridad electoral local haya tenido que sustituir a candidatos de últimas hora generando no solo confusión sino incluso frustración en varios de ellos.

Los datos preliminares obtenidos nos indican que Morena aventajaba en lo relativo a la gubernatura; así como en tres de los cinco municipios sudcalifornianos, y que también se llevó una docena de curules de los 16 espacios legislativos que estaban en juego.

A nivel nacional, Morena avanzó en estados administrados por el Partido Revolucionario Institucional, y Acción Nacional retuvo algunas de sus posiciones mientras que Movimiento Ciudadano avanzó como nunca antes con su estrategia esquirol por rescatar figuras de otros partidos, teniendo como ejemplo claro de ello a Nuevo León.

A la luz de los datos preliminares el Partido Acción Nacional logró buenos resultados al retener los estados que ya gobernaba como es el caso de Querétaro y Chihuahua; mientras que Morena por su parte aunque avanza, no pudo cumplir con las expectativas que se había planteado de adjudicarse 14 gubernaturas y la mayoría calificada en el Congreso de la Unión; y por su parte el Partido Revolucionario Institucional cedió la una parte de sus gubernaturas y finalmente el PRD con trasfusión de votos, apenitas y logró mantener su registro.

Todavía nos quedan muchas horas, días e incluso semanas para seguir analizando los resultados del proceso electoral del pasado domingo, y así conocer a ciencia cierta cuales serán las consecuencias que habrán de sufrir varios institutos políticos, –perdida de registros– pues aunque en principio la votación fue cerrada ya en algunos lugares se está considerando que los resultados se dirimirán en el mismísimo Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Así que habrá que esperar para obtener más reflexiones al respecto; por lo que mejor quien esto escribe seguirá BALCONEANDO. . .