BALCONEANDO / PREGUNTAS SIN RESPONDER

Por Alejandro Barañano

El Hospital General de Zona No 1 del Instituto Mexicano del Seguro Social junto con su personal médico, enfermería, trabajo social, áreas de limpieza y trabajadores administrativos se han enfocado –sin distingo alguno- a combatir día con día los estragos que ha venido dejando el Coronavirus en la sociedad,  aun bajo el riesgo de poder infectarse de una enfermedad que sin distingos no respeta a nadie.

Casos hay muchos, pues en el lapso de un año se ha presentado varios donde tanto médicos como enfermeras del IMSS han resultado contagiados por el virus, y por ende han requerido atención hospitalaria en esa misma unidad, incluso se han producido lamentables decesos.

Esto viene a colación porque no se puede entender las mostrencas y lerdas decisiones que viene tomando Jose Luis Ahuja Navarro, titular del Órgano de Operación Administrativa Desconcentrada del IMSS en Baja California Sur, al turnar a investigación administrativa a un grupo de 38 trabajadores de la salud del Hospital General de Zona con Medicina Familiar No 1 y de la Unidad Médica 34, simplemente por haber sido vacunados contra el Covid.

Al contrario, quien debería de estar bajo una minuciosa investigación es el tal José Luis Ahuja Navarro, que sabiendo lo que debe hace el personal de esas unidades -todos en conjunto- para atender a los pacientes Covid graves, les niega el derecho que les concedió el mismo Gobierno Federal a la protección de su salud mediante la vacunación. ¿Eso no es una decisión mezquina e irresponsable? ¿O me equivoco?

Y es que tal parece que el tipo tiene la autoridad legal para violentar la instrucción federal de inocularse en una segunda etapa de vacunación contra el Covid al personal administrativo y Cuerpo de Gobierno sin distinción, ello sin importarle que estén en contacto con pacientes contagiados. Luego entonces vuelvo a cuestionar: ¿No es mezquino e irresponsable lo que está haciendo?

¿O que acaso para José Luis Ahuja Navarro estos 38 trabajadores del IMSS que quiere “enjuiciar”, no son iguales que los otros 15 trabajadores de esas mismas unidades médicas que también fueron vacunados y a los cuales decidió no investigar?

¿Será acaso que se aplica con favoritismo? ¿O será quizá que esos puestos los requiere para que lo ocupen algunos esbirros suyos afines a su persona? Son simples y meras preguntas.

Lo preocupante de todo esto es que además José Luis Ahuja Navarro se erige como juez y parte, y por ello se da el lujo de decidir a quienes sí y a cuáles no podrán ser vacunados. Eso que es: ¿Inequidad o injusticia?

No hay duda que lo que está haciendo en la actualidad con estos trabajadores de la salud José Luis Ahuja Navarro lo hará mañana con otros igual, pues los 38 no son los primeros ni tampoco serán los últimos. Y al tiempo me remito.

Pero: ¿Y el Consejo Consultivo? Bien gracias, tal parece que forman parte de la corrupción existente en el IMSS. O sino: ¿Que han hecho con el asunto de los ventiladores volumétricos por lo que pidió 3 millones de pesos de mochada Ahuja Navarro? ¿O porque no le han puesto un alto con lo de la casa delegacional? ¿Y porque siguen permitiendo los gastos y vida de magnate que se está da el venido de tierras duranguenses? Nada, absolutamente nada, por ello forman parte de lo mismo que hoy se critica.

El temor a represalias por parte de José Luis Ahuja Navarro en perjuicio de los trabajadores de la salud ahí está. ¿Qué han hecho pues los magnánimos miembros del Consejo Consultivo? ¿Van  a seguir permitiendo que siga ejerciendo tanto abuso de autoridad José Luis Ahuja Navarro sobre los ordenamientos federales? Parece que sí, pues no les ha importado.

Hoy miércoles esos 38 trabajadores de salud serán enjuiciados simplemente porque fueron vacunados como es la orden del Presidente de la Republica; y como son trabajadores de confianza irán solos a responder a las acusaciones sin representante legal porque así lo decidió el patán de José Luis Ahuja Navarro.

¿No es acaso eso un abuso de autoridad, una flagrante violación a sus los derechos humanos, una violación a sus derechos civiles y una total y absurda discriminación laboral?

¿Cómo el mismo Instituto Mexicano del Seguro Social reconoce a todos su trabajadores como seres de alto riesgo exponencial al Covid, y porque entonces José Luis Ahuja Navarro no los reconoce como tal para ser protegidos con la vacunación?

Muchas dudas, muchas preguntas y muy pocas respuestas; por lo que mejor quien esto escribe seguirá BALCONEANDO. . .