BALCONEANDO / ¡NI EL CAFÉ LO LEVANTA!

Por Alejandro Barañano

La campaña de Víctor Manuel Castro Cosío no levanta por más que este quiera, pues no hay encuesta donde no se pueda apreciar que su imagen se deteriora cada día ante el electorado; y aunado a esto hay ciertos acontecimientos que lo están salpicando negativamente y poniéndolo en una posición donde ya no tiene para donde hacerse.

Y lo digo porque durante el foro organizado por la Asociación de Autoridades Locales de México en Playa del Carmen, la alcaldesa de Los Cabos, Armida Castro Guzmán, confirmó que el Movimiento de Regeneración Nacional ya no será su partido, y que ante ello comenzará una nueva historia.

De forma contundente, sostuvo también ante propios y extraños, que los últimos en reconocerla fueron los de casa, y que fue amenazada por la dirigencia de Morena para que no se le ocurriera buscar y lanzarse en pos de alguna candidatura por otro partido político, expresión que dejó perplejos a más de cuatro.

Y es que tanta presión han ejercido en contra de ella, que el mismo Tribunal Estatal Electoral de Baja California Sur determinó recientemente que Alberto Arnoldo Rentería Santana si había ejercido violencia política de género en contra de la alcaldesa cabeña, y por ello el acapulqueño no solo fue multado sino también obligado a pedir una disculpa pública a la propia Armida Castro Guzmán, –cosa que a la fecha no ha sucedido- además de quien se dice líder de Morena en la entidad no podrá estar presente por una década en ninguna boleta electoral. ¡Quihubole!

También en ese espacio, la edil expuso que muy a su estilo de ser, Alberto Arnoldo Rentería Santanaobvio que por instrucciones de Víctor Manuel Castro Cosío– realizó una encuesta “patito” para medir a los aspirantes de la coalición Morena- Partido del Trabajo, justo para poder levantarle la mano a Oscar Leggs Castro, obligando con ello que el grupo comanda el diputado federal Alfredo Porras Domínguez exigiera la realización de una auditoría que arrojó que los encuestadores de la empresa oficial que realizaría el ejercicio nunca llegaron, y ante esto fue que validaron como bueno el resultado obtenido por la empresa contratada por el ahora monigote de “El Puchas”.

Una parte del mensaje acotado por Armida Castro Guzmán arrancó fuertes aplausos de quienes se encontraban presentes en el foro realizado en Playa del Carmen, Campeche, esto cuando dijo que ella fue quien alguna vez le pudo levantar la mano a Andrés Manuel López Obrador, y que en esa ocasión le garantizó fidelidad al ideal que el hoy Presidente de México tiene trazado, por lo que seguirá trabajando para construir gobierno ciudadanos y así aportar su esfuerzo en bien de la Cuarta Transformación.

El otro asunto totalmente perjudicial para Víctor Manuel Castro Cosío es el caso de Félix Salgado Macedonio, pues por donde se le mire ha resultado ser un candidato sumamente tóxico para Morena y hay quienes aún lo defienden a pesar de que muchos lo consideran impresentable y eso le está rebotando al maestro jubilado.

Y lo digo, porque dudo mucho que Andrés Manuel López Obrador, Mario Delgado o quien sea que esté impulsando a Félix Salgado Macedonio al interior de Morena, no haya ponderado los pros y contras de apoyarlo. Y también sospecho que dentro de este cálculo, fue que consideraron que el todavía senador es un mal necesario para ganar la elección en Guerrero.

Pero una decisión de tal naturaleza se explica por la propia debilidad de Morena, pues no olvidemos que el viejo PRI era un partido corporativo, con una estructura paralela de organizaciones sociales y sindicatos con presencia en todo el país.

Con lo anterior se propiciaba cierta disciplina y le permitía al Revolucionario Institucional prescindir de liderazgos demasiado cuestionables. Hasta ahora, ni Morena ni ningún otro partido ha podido reconstruir esa estructura, mucho menos reemplazarla con un esquema moderno de formación de militancia y cuadros.

Ante esto, tal parece que el resultado seguirá siendo que el principal mecanismo para ganar las contiendas estatales y municipales es recurrir a los cacicazgos de siempre; personajes que tienen las relaciones necesarias para movilizar el voto en los pequeños feudos locales que integran la geografía electoral, sobre todo en un estado como Guerrero.

No cabe duda que lo sabremos pronto, pues estamos a escasos días de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer y a las manifestaciones violentas que ya se vivieron en años recientes ahora sumen otras, incluso más impredecibles, pues en Guerrero y en otras entidades –sin dejar afuera a Baja California Sur-  grupos feministas estarán luchando bajo el lema “Que arda lo que tenga que arder”.

Por eso al inicio de este espacio dijimos que la campaña de Víctor Manuel Castro Cosío no levanta por más que este quiera, ya que no hay encuesta donde se pueda apreciar que su imagen se deteriora cada día más ante el electorado, ciertos acontecimientos lo están salpicando negativamente y por más que brinque y brinque ya no tiene ni para donde hacerse; por lo que mejor quien esto escribe seguirá BALCONEANDO. . .