BALCONEANDO / ¿MILENA O MILANA?

Por Alejandro Barañano

Creo que es momento de apelar aquel día –martes 10 de septiembre del 2019- cuando en el interior del Congreso del Estado se caldearon los ánimos a tal grado que Elizabeth Rocha Torres tuvo que responder de manera directa y sin aspavientos a su homóloga del Movimiento de Regeneración Nacional, Milena Paola Quiroga Romero.

Y lo digo porque ello se derivó ya que la protegida de Víctor Manuel Castro Cosío hablaba y hablaba cada vez que se agenciaba del micrófono de la supuesta corrupción y de los corruptos, y a la par –curiosamente- callada ante los ojos de los demás venía gozando de privilegios y de componendas tal y como fueron los gastos de representación que se embolsó por más de 150 mil pesos, aunado a los gastos de fondos revolventes por la cantidad de 12 mil pesos semanales y otros 24 mil pesos que se adjudicó en vales de gasolina mes a mes.

También para quien ya no lo recuerde, Milena Paola Quiroga Romero jamás refirió públicamente que cuando estuvo al frente de la Junta de Gobierno del Poder Legislativo mantuvo otros lucrativos emolumentos, tal y como fueron los 444 mil pesos que se llevaba a su casa tranquilamente, o bien la bolsa diferente a la de todos los demás diputados por la cantidad de poco más de 102 mil pesos mensuales. Así quedaba demostrado que para la “ahijada política” de El Puchas es muy fácil hablar de dientes para afuera con aquello que deberían bajarse los sueldos para sostener los preceptos de la mal llamada Cuarta Transformación. ¿O a poco no?

Pese a todo ello nacen varias interrogantes: ¿Qué pasó con los cientos de miles de pesos que se llevó a su bolsa?  ¿Esos no contaban? ¿O que pasó con su vecino de curul Esteban Ojeda Ramírez, que simplemente fue dispensado e indultado por ser de Movimiento de Regeneración Nacional a pesar de que se le descubrió que estaba metido hasta el cuajo junto con su cuñada facturando computadoras, suministros y equipo de oficina a sobreprecio? ¿Acaso eso no es corrupción o una burda traición al pueblo? ¡Por favor!

A nueve meses de distancia de aquel día –martes 10 de septiembre del 2019-  quien al parecer gusta de ver las pajas en los ojos ajenos no ha querido reconocer que cuando estuvo al frente de la Junta de Gobierno realizó también contrataciones masivas, duplicando por ende funciones y favoreciendo simplemente a personas allegadas a ella. ¿O ahora nos dirá que eso es mentira? ¡No señora, esa es una tremenda viga que trae consigo en su ojo y que difícilmente podrá desprenderse!

Además, se debe evocar que fue Milena Paola Quiroga Romero quien le mintió descaradamente al pueblo sudcaliforniano con el asunto de los 8 millones de pesos que se suponía estaban resguardados, pues una de las legisladoras de la pandilla de la mal llamada Cuarta Transformación pidió que se le reintegrara lo ya descontado, y esto lo sabía pero lo ocultó siendo presidenta de la Junta de Gobierno. ¿O también nos saldrá que eso es falso de toda falsedad?

Por si todo lo anterior no fuera suficiente, ahora nos enteramos por boca de la diputada suspendida Lorenia Lineth Montaño Ruíz, que el pago de los salarios de los 21 diputados en funciones que conforman la actual Legislatura se han puesto a su disposición a tiempo, y que si no lo han cobrado es porque se niegan a reconocer la legalidad del procedimiento mediante el cual se les entrega esa remuneración.

Pero ojo, porque mayúscula fue la sorpresa ante lo antes revelado, pues la única del grupo de legisladores inconformes que ha pasado ha recibido religiosamente y con puntualidad suestipendio–vía transferencia- es ni más ni menos que la mismísima “ahijada política” de El Puchas, o sea, Milena Paola Quiroga Romero. ¡Quihubole!

Ahora sí que ni para donde hacerse, pues ante varios medios de comunicación advirtió Lorena Lineth Montaño Ruíz que quizás los diputados en funciones no reciben su salario debido a que los cheques vienen firmados por la hasta hoy directora de Finanzas, María Francisca Covarrubias, y también por Rigoberto Murillo Aguilar, ese vivales que se hizo famoso por la “misteriosa” desaparición de los 337 mil pesos. ¿Lo recuerda usted?

Pero volviendo al asunto de Milena Paola Quiroga Romero, se podría repasar con su lastimoso actuar una parábola -Lucas 6, 41-42- que reza: “¿Por qué miras la paja que hay en el ojo de tu hermano y no ves la viga que está en el tuyo? ¿Cómo puedes decir: Hermano, deja que te saque la paja de tu ojo, tú que no ves la viga que tienes en el tuyo? ¡Hipócrita!, saca primero la viga de tu ojo y entonces verás claro para sacar la paja del ojo de tu prójimo”; por lo que mejor quien esto escribe seguirá BALCONEANDO. . .